eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Trump amenaza a China: dice que EEUU estudia cortar relaciones comerciales con quienes hagan negocios con Corea del Norte

El líder norteamericano ya había señalado a China en un mensaje previo, en el que afirmaba "que está tratando de ayudar" en el conflicto "con poco éxito"

Ha calificado a Corea del Norte como "una nación deshonesta" que se ha convertido en "una gran amenaza y vergüenza para China"

A preguntas de los periodistas sobre un posible ataque estadounidense contra Corea del Norte, ha respondido con un escueto "ya veremos"

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Donald Trump, el evangelista de los enojados

Donald Trump, presidente de Estados Unidos EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha respondido a la prueba nuclear de Corea del Norte con un tono belicista, en un mensaje en el que recuerda a Corea del Sur que el diálogo con el régimen de Kim Jong-un no es posible: "Corea del Sur se está dando cuenta, tal y como les advertí, de que sus conversaciones para apaciguar a Corea del Norte no funcionan, ¡ellos (los norcoreanos) solo entienden una cosa!".

Horas después de su primera reacción, Trump ha afirmado que Estados Unidos estudia cortar las relaciones comerciales con "cualquier país que haga negocios con Corea del Norte". Las palabras se dirigen especialmente a China, ya señalada por el presidente estadounidense en un mensaje previo publicado en Twitter: según él, el país asiático "está tratando de ayudar" en el conflicto, pero "con poco éxito". De forma anterior, calificó a Corea del Norte como "una nación deshonesta" que se ha convertido en "una gran amenaza y vergüenza para China".

Además, comenta que las "palabras y acciones" del régimen norcoreano son "muy hostiles y peligrosas para los Estados Unidos". Preguntado por los periodistas por un posible ataque al país, ha respondido con un escueto  "ya veremos".

Así, Trump reacciona al sexto ensayo nuclear de Pyongyang, que habría probado con "total éxito" una bomba de Hidrógeno que sería capaz de instalar en uno de sus misiles balísticos intercontinentales. El régimen ha conseguido una potencia estimada de unos 100 kilotones, quintuplicando el anterior test llevado acabo hace un año, según asegura el propio Gobierno. La explosión ha provocado un seísmo de entre 5,8 y 6,3 puntos en la escala de Richter, una magnitud más fuerte que en los anteriores ocasiones.

La nueva prueba nuclear se ha producido en medio de las recientes tensiones y amenazas entre Corea del Norte y Estados Unidos, especialmente entre los presidentes de ambos países, que incluso han intercambiado mensajes cruzados con provocaciones. El propio Trump advirtió el mes pasado a Corea del Norte que podría responder a sus amenazas con "un fuego y una furia nunca vistos en el mundo". El último conflicto se produjo a raíz de la amenaza del país asiático sobre las bases militares de Estados Unidos en la isla de Guam

Poco después de que las autoridades de Pyongyang confirmaran la realización de su sexta prueba nuclear, el responsable de la Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, y su homólogo estadounidense, el teniente general H.R. McMaster, trataron durante más de veinte minutos por teléfono la respuesta al ensayo.

Rechazo de la comunidad internacional

China juega un papel importante en el conflicto entre el país americano y el asiático: el presidente chino, Xi Jinping, es uno de los pocos interlocutores a los que escucha Pyongyang, y su labor para rebajar las tensiones es clave. Sin embargo, China también ha querido marcar distancias con el régimen de Kim Jong-un: el Ministerio de Asuntos Exteriores ha recalcado que China "condena enérgicamente y denuncia firmemente" el nuevo ensayo nuclear que realizó hoy Corea del Norte.

Por su parte, Japón, que vio recientemente cómo un misil norcoreano sobrevoló su espacio aéreo y caía en el Pacífico, también ha querido condenar la actitud del régimen norcoreano. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, consideró "intolerable" el nuevo test nuclear, que supone "una grave e inmediata amenaza de seguridad" que "incrementa aún más el peligro del régimen" y "menoscaba seriamente a la paz y a la seguridad en la región".

Tanto Japón como Corea del Sur han mostrado su intención de solicitar junto a Washington una nueva reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Desde Seúl han afirmado que "nunca se permitirá a Corea del Norte continuar avanzando con sus tecnologías nuclear y de misiles", según el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

La OTAN, a su vez, ha recordado al líder norcoreano que la prueba nuclear supone "otra flagrante violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", según el secretario general, Jens Stoltenberg. Este también ha "condenado enérgicamente" el sexto ensayo nuclear y ha exigido al régimen de Kim Jong-un poner fin "de inmediato" a todas sus actividades nucleares y de misiles balísticos "de forma completa, verificable e irreversible".

A las críticas generalizadas se han unido Francia, Rusia y la Unión Europea. El presidente francés Emmanuel Macron ha reclamado una respuesta "rápida", mientras que el Ministerio de Exteriores ruso considera el test norcoreano es una "seria amenaza para el mundo", a la vez que pide "mantener la sangre fría y evitar cualquier acción que continúe con la escalada de tensión". La UE habla de "una grave amenaza para la paz y estabilidad internacional".

Nuevas sanciones para Corea del Norte

Macron ha mentenido después sendas conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, en las que defendieron endurecer las sanciones de la Unión Europea contra Pyongyang: "Nuestros socios comparten la postura de Francia sobre la necesidad de una reacción internacional fuerte frente a lo que potencialmente constituye un avance importante del programa nuclear norcoreano", indicaron fuentes del Elíseo.

Esa respuesta, según las mismas, "debe tener lugar principalmente en el Consejo Seguridad y en la UE, que deberá tomar nuevas medidas de sanciones contra Pyongyang".

Macron habló sobre las consecuencias de la prueba nuclear norcoreana primero con Merkel y posteriormente con Gentiloni, explicó el Elíseo, según el cual el presidente y los otros dos líderes acordaron seguir en contacto en las próximas horas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha