eldiario.es

Menú

El Tribunal de Estrasburgo mantiene a Otegi en prisión

El Tribunal Europeo da la razón a la actuación del Tribunal Constitucional y solo analizará si los jueces de la Audiencia Nacional fueron imparciales en el juicio

Otegi saldrá de prisión el 28 de marzo de 2016, según la nueva liquidación de condena que le ha hecho la Audiencia Nacional

- PUBLICIDAD -
Miles de personas piden en San Sebastián la liberación de Otegi y Rafa Díez

Miles de personas piden en San Sebastián la liberación de Otegi y Rafa Díez EFE

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha acordado aplazar su resolución sobre si el juicio al que fue sometido el que fuera portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, en prisión desde 2009, por el denominado 'caso Bateragune', vulneró sus derechos fundamentales. El tribunal europeo ha rechazado el resto de motivos por los que la defensa de Otegi recurrió a Estrasburgo, después de que el Tribunal Constitucional acordara mantenerle en prisión. El Constitucional desestimó en su momento el recurso que Otegi había presentado contra la decisión del Tribunal Supremo de rebajar de diez a seis años y medio su condena por un delito de pertenencia a organización terrorista, por el intento de reconstrucción de la formación ilegalizada bajo las órdenes de la banda terrorista ETA.

El recurso fue presentado por la abogada de Otegi, Jone Goirizelaia, que alegó que la decisión del Tribunal Constitucional de denegar el amparo a Otegi y al resto de recurrentes -Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Miren Zabaleta- vulneró la Convención Europea de Derechos Humanos. Alegaron concretamente vulneración de sus derechos a la imparcialidad judicial y a la presunción de inocencia.

La sentencia del caso Bateragune que dictó la Audiencia Nacional fue rectificada por el Tribunal Supremo. Si la primera había condenado a Otegi a ocho años de prisión como dirigente de ETA, el Alto Tribunal rebajó la pena a 6 años y medio por un delito de integración, pero como miembro de su dirección. Los abogados fueron hasta el Constitucional, que avaló el fallo del Supremo en una decisión muy ajustada, de siete votos a favor y cinco en contra.

La abogada Jone Gorizelaia aducía cuatro motivos ante Estrasburgo para solicitar la condena a España. El primero de ellos está relacionado con la vulneración del principio acusatorio. Agumenta Gorizelaia que Otegi que los hechos por los que se condenaron a Otegi y el resto no están relacionados con otros por los que habían sido acusados, la estructura denominada erróneamente Bateragune.

El tribunal que condenó en la Audiencia Nacional estaba presidido por Ángela Murillo, la misma magistrada que en otro proceso preguntó a Otegi si condenaba a ETA y, después de que el político eludiera responder, afirmó: "Ya sabía yo que no me iba a contestar esta pregunta". Aquel incidente motivó la repetición del juicio. Sin embargo, Murillo presidió después el juicio del caso Bateragune.

Condena por indicios

Asimismo, la abogada de Otegi considera que su defendido fue condenado en base a indicios, no a pruebas. Se trata de las reuniones del grupo que encabezaba en la sede del sindicato LAB, sus viajes a Francia -a pesar de la prohibición que pesaba sobre él de abandonar España- para reunirse con la dirección de ETA, o el uso compartido de la terminología con la organización terrorista.

La defensa del político también considera que se vulneró su derecho de defensa al negar el tribunal que declararán durante la vista políticos y periodistas que iban a respaldar la defensa de Otegi de las vías exclusivamente políticas en el proceso independentista.

La detención que terminó llevando a Otegi a prisión se produjo en octubre de 2009. En aquel momento, el político lideraba una estrategia para conducir a la izquierda abertzale a reclamar sus objetivos políticos por vías pacíficas, una vez fracasado en 2007 el último intento de negociación con el Estado por el empecinamiento de ETA en exigir la autodeterminación y tutelar el proceso. 

Su arresto precipitó los acontecimientos. En el seno de la izquierda abertzale se libraba una batalla entre los partidarios de la violencia y del tutelaje de ETA y los de Otegi, con dos ponencias contrarias que pugnaban por imponerse en el debate interno. Los contrarios a Otegi y los suyos intentaron aprovechar los arrestos para imponerse, pero no lo lograron. Con el trabajo de los colaboradores de Arnaldo Otegi que seguían en libertad, posible gracias a una debilidad de la banda propiciada por los éxitos de los servicios de Inteligencia y las Fuerzas de Seguridad, la banda anunció el 20 de octubre de 2011 que dejaba de matar para siempre.

Salida de prisión

Otegi saldrá de prisión el 28 de marzo de 2016, según la nueva liquidación de condena que le ha hecho la Audiencia Nacional al estimar el recurso que interpuso para que le descontaran de la pena de 10 años por el caso Bateragune las comparecencias apud acta (ante el juzgado), aunque no podrá tener ningún cargo público hasta 2021.

La salida de prisión de Otegi estaba prevista para el próximo 8 de abril, pero con esta nueva liquidación -basada en la nueva doctrina del Supremo sobre el cómputo de las comparecencias periódicas en el juzgado como periodo en prisión preventiva-, se adelanta once días su excarcelación definitiva.

Mientras tanto, la pena de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para empleo o cargo público se prolonga hasta febrero de 2021, según han informado hoy fuentes jurídicas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha