eldiario.es

Menú

El compromiso de Euskadi con la cooperación al desarrollo... al mismo nivel que el de Grecia

Las políticas de cooperación siguen estancadas y sin dar síntomas de recuperación, señal del poco compromiso institucional y la falta de voluntad política

“La respuesta del próximo Gobierno vasco debe estar a la altura y afrontar su política de solidaridad internacional desde una perspectiva global”, reclama la Coordinadora de ONG

- PUBLICIDAD -
La ONG desarrolla varios proyectos de cooperación en África. Alboan

Las ONG desarrollan varios proyectos de cooperación en África.

“Las cantidades que las instituciones destinan a la cooperación al desarrollo  siguen estancadas y, lo que resulta más grave, sin síntomas de recuperación”. Este balance tan pesimista corresponde a la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi, que agrupa a 79 ONG vascas que trabajan en el ámbito de la cooperación internacional. El Ayuntamiento de Vitoria es la única institución vasca que alcanza, incluso supera, el compromiso del 0,7% sobre su presupuesto. La Ley Vasca de Cooperación, aprobada en 2007, establece que el Gobierno vasco en 2012 debía destinar a cooperación el 0,7% del presupuesto general de la administración de la comunidad autónoma. Sin perjuicio de avanzar en el cumplimiento del 0,7% sobre el Producto Interior Bruto (PIB) en coordinación con el resto de las administraciones públicas vascas. Sin embargo, la realidad es muy distinta. En 2014, Euskadi destinó a cooperación  en torno al 0,15% de su PIB, un nivel “similar al del resto de España y Grecia”, se lamentan desde la Coordinadora. Y en 2016, el Gobierno vasco apenas ha apartado el 0,4% de su presupuesto para la cooperación

“Aún estamos muy lejos de cumplir con los compromisos adoptados a nivel internacional en 1970 en Naciones Unidas que señalaban la necesidad de destinar el 0,7 % del PIB a cooperación”, recuerdan. La esperanza de la Coordinadora es que en 2016 se recuperase la aportación. Sobre todo, atendiendo a los mensajes que constantemente trasladan las instituciones de que parece ser el año de la recuperación de la crisis. “Sin embargo, esta cuestión no se ve reflejada en los presupuestos analizados, por lo que comprobamos que el compromiso institucional no está a la altura”.

El paso del tiempo hay demostrado que el frenazo histórico producido por los recortes en ejercicios anteriores no ha sido puntual ni ocasional. “Las políticas de cooperación tienen una traducción humana, una clara repercusión en materia de educación, salud, promoción de la equidad entre mujeres y hombres, participación en los asuntos públicos, acceso al agua potable y sistemas de saneamiento, lucha contra el hambre y sus causas... en cientos de personas que viven en situación de pobreza extrema y desigualdad en los países empobrecidos. También tienen su reflejo en nuestro entorno a través de acciones que buscan la sensibilización de la ciudadanía vasca para lograr un mundo más justo y solidario. En momentos de crisis las personas deben ser la prioridad absoluta de todas las políticas, por encima de otro tipo de intereses”, recalcan desde la Coordinadora.

Cumplir la legalidad

Con motivo de las elecciones, la Coordinadora se ha reunido con los representantes de los partidos políticos para pedirles un compromiso expreso con la Ley Vasca de Cooperación y con la Carta de Solidaridad y Justicia con los Países Empobrecidos, ambas iniciativas aprobadas en el Parlamento vasco en 2007 y que siguen sin cumplirse. La Coordinadora ha instado a los partidos a que incluyan el compromiso de destinar a cooperación internacional el 0,7% del presupuesto total del Gobierno vasco y que asuman la política de cooperación internacional como una política pública consolidada y estable.

Además, se les demanda una apuesta clara por facilitar la participación de la sociedad civil vasca a través del fortalecimiento del Consejo Vasco de Cooperación al Desarrollo, así como un compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas, de manera que los datos de la política de cooperación sean accesibles y comprensibles para la ciudadanía.

“Pretendemos que en las elecciones la ciudadanía conozca las propuestas y el grado de compromiso de cada partido en materia de cooperación al desarrollo y educación para la transformación social, y que exija que pongan a las personas en el centro de sus políticas, cumpliendo los compromisos asumidos” señalan desde la

Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi.  “El contexto internacional ha cambiado, los problemas a los que debemos hacer frente son globales y compartidos en gran parte por países enriquecidos y empobrecidos. Así, la respuesta del próximo Gobierno vasco debe estar a la altura y afrontar su política de solidaridad internacional desde una perspectiva global, que vaya más allá de la propia acción de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha