eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE recula y acepta que un colegio público siga llevando el nombre de José Antonio

El Ayuntamiento de Fuente Álamo (Murcia) se niega a asumir el cambio de denominación aprobado por el Consejo Escolar

El alcalde socialista ha variado su posición tras las presiones y amenazas de la extrema derecha

En los dos intentos anteriores, el PP y Ciudadanos evitaron el cambio de denominación

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Fachada del colegio público José Antonio, en Fuente Álamo (Murcia).

Fachada del colegio público José Antonio, en Fuente Álamo (Murcia).

La campaña de miedo e intimidación desarrollada durante estos últimos meses por La Falange y otros grupos ultraderechistas, así como las presiones de los concejales del PP y de Ciudadanos ha dado sus frutos. El alcalde socialista de Fuente Álamo (Murcia), Antonio Jesús García Conesa, ha dado marcha atrás en su intención de cumplir la Ley de Memoria Histórica y acepta que el colegio público de su municipio  siga llamándose Jose Antonio rindiendo homenaje al fundador del fascismo español.

García Conesa ha anunciado de forma casi clandestina, sin tan siquiera comunicárselo a su propio partido, que renuncia a llevar al pleno municipal la propuesta aprobada por el consejo escolar del centro educativo. Dicha propuesta pedía rebautizar el edificio con el nombre de Vía Verde y que, por tanto, dejara de llamarse José Antonio.

El argumento utilizado por el alcalde ha sido el de la "falta de consenso" en el municipio sobre esa medida y la negativa del Consejo Jurídico de la Región de Murcia a emitir un dictamen sobre la conveniencia o no de llevarla a cabo. Estas explicación son solo una excusa para no asumir su responsabilidad, según afirman los profesores y los padres de alumnos que defienden el cambio de nombre.

José Martínez, antiguo maestro en el centro educativo, resume este sentimiento a eldiario.es: "El alcalde no ha cumplido con el consejo escolar. Es una vergüenza. Tenemos razón, tenemos la ley de nuestra parte, pero, a la hora de la verdad, nos da miedo tomar una medida como esta". Martínez recuerda, además, que el alcalde se había comprometido a que, tras el verano, llevaría el tema a debate y votación en el pleno municipal.

Lo cierto es que el pasado mes de mayo, tras la petición mayoritaria del consejo escolar, el concejal de Educación de Fuente Álamo declaró a eldiario.es que el tema "irá a votación en el próximo pleno". Juan Lorenzo Mendoza no podía ser más claro en sus declaraciones: "La legislación educativa establece que el consejo escolar es el competente para tomar estas decisiones y que el ayuntamiento debe ratificarlo salvo en casos de enorme excepcionalidad. Igualmente está vigente la Ley de Memoria Histórica. Se trata, por tanto, de cumplir las leyes".

Argumentos al cajón

Todos estos argumentos parecen haber quedado en un cajón. De hecho, el alcalde no ha querido hoy atender a las repetidas llamadas de Eldiario. Quien sí ha dado explicaciones ha sido, nuevamente, Juan Lorenzo Mendoza que niega que las amenazas de la extrema derecha hayan tenido algo que ver en su cambio de posición. El concejal de Educación mantiene que "No estamos incumpliendo la ley de Memoria Histórica porque nosotros hemos intentado buscar el consenso y no lo hemos encontrado. El tema queda aparcado hasta que podamos encontrar ese consenso. El pueblo está muy dividido y la comunidad educativa también". Presiones y amenazas

¿Qué es lo que ha pasado en estos meses para que los socialistas hayan dado un giro de 180 grados en su posición? Solo unos días después de que García Conesa anunciara su intención de llevar a pleno el cambio de nombre del colegio, la Falange y otros grupos ultraderechistas llenaron el pueblo de carteles alabando a José Antonio Primo de Rivera y amenazando al alcalde.

Profesores y padres de alumnos, partidarios de mantener la actual denominación, iniciaron una recogida de firmas para presionar al consistorio. Incluso, según fuentes municipales, los concejales de Ciudadanos que apoyan al PSOE en el consistorio, amenazaron con presentar una moción de censura junto al PP si la propuesta seguía adelante.

Dichas fuentes afirman que la dirección nacional de Ciudadanos había ordenado a sus concejales votar a favor del cambio de nombre, pero que estos estaban dispuestos a abandonar el partido antes que permitir que el colegio dejara de rendir tributo a José Antonio Primo de Rivera.

Es la tercera vez que ocurre. En 2013 el consejo escolar aprobó rebautizar el colegio con el nombre de Adolfo Suárez, pero la entonces alcaldesa del PP ni siquiera llevó la propuesta al pleno municipal. En 2015, ya con García Conesa en la alcaldía, el consejo escolar propuso un nuevo nombre, el de la poetisa Carmen Conde. En esa ocasión la iniciativa sí fue debatida en pleno, pero resultó rechazada con los votos del PP y Ciudadanos. Todo indicaba que a la tercera iría la vencida, pero, al menos de momento, los escolares de Fuente Álamo tendrán que seguir dando clase en un centro educativo que rinde tributo al fundador de La Falange.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha