eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Todo era normal... hasta que dejó de serlo

El respeto lo concede la gente que vota, no los medios de comunicación, no los think tanks, no el oligarca, no el poder financiero ni el político

Si se acepta que sea el emperador quien asigne categorías de respetabilidad, obtendremos de él nuestra "normalización" a cambio de un elevado precio: tratarle como si de nuevo estuviera vestido

37 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Soraya Saénz de Santamaría, en el debate de Atresmedia

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Soraya Saénz de Santamaría, en el debate de Atresmedia

Todo era normal. Un partido se financiaba ilegalmente y era normal. Nos recortaban derechos y servicios públicos y era normal. Nos decían que no había alternativa posible y era normal. Una elite se enriquecía más y más y era normal. La llamada clase media perdía poder adquisitivo y era normal. Cada vez más gente vivía de forma precaria y no llegaba a fin de mes y era normal. La brecha entre los que tienen muchísimo y el resto crecía, y era normal.

Los responsables de todo eso hablaban en televisión con normalidad. Sus interlocutores se dirigían a ellos con normalidad. Incluso con respeto. De usted, de presidente, de excelencia, de alcalde. Normal y respetable.

Luego pasaron cosas. Manifestaciones, indignaciones, movimientos sociales, ruptura de la respetabilidad. Ada Colau llamó criminales a los criminales, el 15M llamó ladrones a los ladrones, Juventud sin Futuro llamó impresentables a los impresentables.

Incluso en los medios se admitió el aumento de la desigualdad, la precariedad y cierto déficit en la representatividad democrática. Se rompió el 'mátrix' del discurso dominante, de la normalización, del “aquí todo va bien” e irrumpieron otros discursos, enormemente descriptivos, sobre la pérdida de bienestar y derechos de la gente. Quedó claro que lo que había pasado no era normal, a pesar de haber sido vivido como tal.

Los 'respetables' se quedaron sin credibilidad, aunque mantuvieron su poder. La estafa fue detectada con más claridad y nitidez. Por mucho que insistieron en que el emperador llevaba el más sofisticado de los trajes, lo cierto es que cada vez eran más los que lo veían como realmente estaba: completamente desnudo.

Aquel a quien todos señalaron y del que todos se rieron porque estaba en pelotas amenaza con regresar vestido con clámide, corona, cetro e incluso espada y cimera

Luego llegó la contraofensiva. Las leyes mordaza, las multas por manifestarse o por intentar parar desahucios, los ataques contra quienes señalaban al emperador desnudo. La lucha por la respetabilidad. Por el adjetivo “normal”.

Todo un establishment deseoso de mantener las cosas como estaban quiso erigirse como concesionario del título de “respetable”: este es respetable, este no, este es un perroflauta, este es un antisistema, este es peligroso, este nos llevaría a la ruina. La maquinaria propagandística operó a pleno rendimiento.

Después vino la campaña electoral, con algunas cosas iguales a las de siempre, incluida la normalización de políticos cuyas actuaciones jamás deberían ser tratadas como normales. Ni como respetables.

La respetabilidad debe estar vinculada a la decencia. La respetabilidad la concede la gente, no los medios de comunicación, no los think tanks, no el oligarca, no el poder financiero ni el político. Conviene recordarlo. Si se asume que el carné de "respetabilidad" lo otorgan los representantes del statu quo, se puede terminar legitimando a aquellos que dicen respetarnos pero que jamás permitirán un gobierno al servicio de la mayoría.

Si se busca ser normalizado por los mismos que nos atacan en esta guerra sin balas, terminaremos abatidos por sus armas. Si se acepta que sea el emperador quien asigne categorías de respetabilidad, obtendremos de él nuestra 'normalización' a cambio de un elevado precio: tratarle como si de nuevo estuviera vestido.

Aquel a quien todos señalaron y del que todos se rieron porque estaba en pelotas amenaza con regresar vestido con clámide, corona, cetro e incluso espada y cimera. Como ha sido siempre. Precisamente eso contestó la vicepresidenta cuando le preguntaron por Mariano: “Tendrá un debate con el líder de la oposición, como ha sido siempre”.

Pero esta vez nada debería ser como ha sido siempre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha