eldiario.es

9

La Policía no entrega los atestados a los detenidos por propaganda electoral

Ayer informó verbalmente a los arrestados, que fueron puestos en libertad a última hora de la tarde, de que les atribuiría un delito electoral

Los tres detenidos en Torre del Mar (Málaga) por vestir camisetas de Stop Desahucios y portar supuesta propaganda electoral de Podemos fueron puestos en libertad a última hora de la tarde. Con el tiempo justo para ejercer su derecho al voto, Antonio, que acababa de abandonar el hospital y aún se ayuda de muletas para caminar, abandonó la comisaría a las 19.30, se montó en un coche y se marchó a su colegio. No se explicaba su detención: "En mi vida había estado en un calabozo. Yo solo llevaba la camiseta de Stop Desahucios. Y las muletas, que también son verdes". Poco después salieron Fernando Carnerero, padre e hijo, ambos apoderados de Podemos. Antonio ha sido desahuciado recientemente y desde que fue dado de alta se aloja con los Carnerero. A los tres se les atribuye un delito electoral, según informó la abogada de la plataforma, pero no se les entregó el atestado. En las dependencias policiales quedaron como prueba las camisetas y el cartel de Podemos, que era, en realidad, la identificación de apoderados, donde supuestamente se podía leer En Andalucía Podemos. Según ellos, las dos primeras palabras estaban tachadas.

"Es la primera vez que salgo de votar y me meten en la cárcel ¡Vaya domingo!", exclamó Fernando Carnerero padre al salir de la comisaría. Allí le esperaban unos 30 activistas de Stop Desahucios que se habían ido concentrando desde la hora de la detención, la una del mediodía. Entre que los tres hombres fueron detenidos y se les tomó declaración pasaron unas siete horas. Hubo en momento de la tarde en que alguien que dijo haber hablado con la Policía pidió a los concentrados que se retiraran, pues de esa forma, según aseguró, los detenidos saldrían sin cargos. No fue así. La Policía informó a los tres de que podrían haber cometido un delito electoral, pero en comisaría no les aclararon por qué. Ysabel Torralbo, la abogada de Stop Desahucios y PAH que les asistió, asegura que la policía se negó a entregarles el atestado.

Antonio S., justo después de su salida de comisaría / N.C.

Antonio S., justo después de su salida de comisaría / N.C.

Según el relato de los detenidos y de otras personas presentes, los tres llevaban las camisetas verdes de Stop Desahucios, con el lema "sí se puede". El lema estaba sobre la espalda y todos llevaban chaqueta. "El lema no se veía, y aparte, es que lo usa hasta Obama. Es apartidista", opina Fernando Carnerero, el portavoz de Stop Desahucios en Vélez-Málaga.  La acción había sido coordinada a nivel provincial, y en Málaga muchos acudieron a votar con idéntica camiseta. El primer encontronazo lo tuvieron en el IES María Zambrano, donde fueron advertidos por la Policía. Los dos apoderados de Podemos en el María Zambrano, Beatriz Ros y Alberto Pendón, explican que después de verles hablando con los tres detenidos, un apoderado del PSOE se acercó a ellos para advertirles de que el PP había puesto una reclamación por las camisetas. Después, fue la interventora del PP en ese colegio electoral, que además es la mujer del alcalde, quien les dijo que no podían llevarla porque la Junta Electoral de Zona lo había prohibido a instancias del PSOE. "Nos dijo: "La policía sabrá lo que tiene que hacer". Yo le dije que no entendía lo que me decía, que eso era algo apolítico y no hacía propaganda. Fernando saludó a los policías y se fue, así que pensé que no pasaba nada", relata Ros.

De allí, los tres se dirigieron al centro de mayores, donde les pidieron que se identificasen. Les rodearon unos 20 policías, incluyendo varios de paisano, según asegura Fernando Carnerero. "Nos dejaron ir y nos marchamos al Custodio Puga. Yo me fui a fumar un cigarrillo, y entonces volvieron los policías y les dijeron que estaban cometiendo un delito", explicaba ayer por la tarde Brad, hijo y nieto de dos de los detenidos. Según los activistas, los motivos que alegó la policía para justificar la detención variaron conforme pasaban las horas: "Primero nos dijeron que eran las camisetas. Luego el cartel [en realidad, las credenciales de identificación de apoderados], pero estaba tachado; finalmente dijeron que los habían insultado".

Los detenidos estuvieron cerca de siete horas en el calabozo hasta que empezaron a tomarles declaración y por momentos la abogada de Stop Desahucios barajó la posibilidad de interponer un Habeas Corpus para denunciar la irregularidad de la detención. El mayor de ellos, Fernando Carnerero padre, fue trasladado durante un par de horas al centro de salud. Fernando Carnerero sólo se explica la actuación policial porque "lo tenían planeado". Según relata al día siguiente, el alcalde, Francisco Delgado Bonilla (PP) le ha puesto "en el punto de mira". "Hace un par de semanas me advirtieron personas de su entorno. Yo denuncio todas las tropelías que hace". Hace un par de meses mantuvieron un enfrentamiento en el Pleno municipal a cuenta del número de desahucios en la localidad.

A la mañana siguiente, Carnerero hacía la siguiente reflexión: "Hemos estado siete horas en comisaría, no sabemos por qué, y no nos han entregado ni un solo papel. Ni siquiera tenemos una copia de la denuncia. Va a quedar en nada: si las pruebas son una camiseta y el escapulario…".

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha