La portada de mañana
Acceder
La inmunidad salva a Juan Carlos I de fraude fiscal, blanqueo y amenazas
Las montañas submarinas son parte de los océanos que necesitan protección
"Este artículo no lo puede escribir una Inteligencia Artificial", por Isaac Rosa

Seis meses de cárcel y 330 euros, la condena al anciano de Cádiz que se hizo viral en la huelga del metal

Vicente Reyes intentó probar con un vídeo que había sido agredido por los antidisturbios.

Durante la huelga del metal del mes de noviembre de 2021 se viralizaron algunas imágenes. Una muy recordada es la de un anciano que era golpeado por la policía a la finalización de la manifestación que se celebró en Cádiz y que concluyó con cargas de las fuerzas del orden. Vicente Reyes, de 67 años, se hizo famoso de la noche a la mañana.

Denuncian ante la Fiscalía la "desproporcionada" actuación policial en la huelga del metal de Cádiz

Denuncian ante la Fiscalía la "desproporcionada" actuación policial en la huelga del metal de Cádiz

Según se veía en algunos vídeos que circularon por las redes sociales, Reyes había reaccionado contra un agente de la policía antidisturbios para proteger a una mujer que había sido golpeada previamente. El anciano mostraba posteriormente las heridas que le había ocasionado el incidente, pero en pocos días pasaría de víctima a culpable. El 16 de diciembre era detenido junto a otros trabajadores por su vinculación con los disturbios.

El juzgado de lo Penal nº 1 de Cádiz ha sido el escenario del juicio contra Vicente Reyes, acusado de un atentado contra la autoridad. Había intentado probar con un vídeo que fue la policía la que cargó contra él, pero finalmente se le ha impuesto una multa de 330 euros y una condena de seis meses de prisión que no tendrá que cumplir si en el plazo de dos años no incurre en otro delito.

A la conclusión del juicio atendió a este periódico y valoró la pena que le fue impuesta. “Las sensación es que vivimos en un país con mucha resaca fascista. Hemos llegado a un acuerdo y como yo ya había pagado 150 euros para la celebración del juicio por los daños que pedía el policía, me quedan por pagar 180 euros”.

“Aquello fue tremendo, no hay más que verlo en el vídeo. Estábamos hablando unos compañeros y le dijimos al tipo que ya nos íbamos, pero empezó a pegarnos. Mi reacción fue la de rebelarme porque un agente de la autoridad debe dar ejemplo, de saber estar. Éramos varias personas mayores que habíamos ido a la manifestación. Me dieron varios latigazos en el muslo”, recuerda.

Representantes de la Coordinadora de Trabajadores del Metal han estado apoyando a Vicente en el juicio. “Yo agradezco el apoyo de los compañeros. Hay que decir que en la clase obrera estamos muy desprotegidos, vamos para atrás. Yo he sido trabajador de Astilleros y fui a la manifestación en solidaridad con los trabajadores. Empezaron a decir que yo tenía antecedentes penales, pero nunca he robado”.

Para el día 11 de octubre está previsto el juicio contra Raquel Rodríguez, que en los mismos disturbios de la huelga del metal se puso delante de la tanqueta que recorrió el barrio obrero del Río San Pedro. Ya tuvo que declarar en el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Cádiz por incumplimiento de la Ley de Seguridad Ciudadana y por difundir imágenes de policías mientras trabajaban. “Yo estoy pagando los platos rotos por haber compartido la brutalidad policial. Resulta que yo soy la mala de la película”, dijo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats