El Consejo Escolar de Andalucía insta a la Junta a desdoblar las clases y contratar a más maestros para corregir el parón educativo

El consejero andaluz de Educación Javier Imbroda.

Desdoble en los grupos, más profesores, menor ratio de alumnos por clase, reutilización de los espacios comunes para convertirlos en "aulas provisionales", evaluaciones y planes de refuerzo individualizados. En definitiva, más presupuesto educativo. El Consejo Escolar de Andalucía recopilado en un informe 12 propuestas dirigidas a la Consejería de Educación encaminadas a ampliar los recursos y el personal docente para paliar los efectos de la pandemia del conoravirus de cara al próximo curso escolar (2020-2021).

El informe no es vinculante, pero sirve para orientar la hoja de ruta del departamento que dirige Javier Imbroda, que por ahora no ha aclarado qué medidas adoptará para retomar las clases a partir de septiembre. La comisión permanente de este órgano de consulta y asesoramiento ha acordado por unanimidad proponer esas 12 medidas al Gobierno andaluz, empezando por "realizar exhaustivas evaluaciones iniciales en septiembre para detectar las lagunas del alumnado y responder con planes de refuerzo individuales".

El informe del Consejo Escolar, al que ha tenido acceso este periódico, plantea tres escenarios posibles para el próximo curso académico: la vuelta a una cierta normalidad si se encuentra respuesta sanitaria a la pandemia; un regreso condicionado por rigurosas medidas de prevención y, como tercera opción y "la menos deseable", la vuelta en algún momento del curso a un confinamiento severo.

La interrupción del curso académico a mitad de marzo, como consecuencia del estado de alarma y la crisis sanitaria, alteró el ritmo de aprendizaje de casi dos millones de alumnos en Andalucía durante el tercer trimestre del año. Los profesores y las administraciones educativas han tratado de amortiguar ese frenazo con propuestas de educación a distancia, usando plataformas tecnológicas como móviles inteligentes y tablets, pero la brecha digital ha dejado a muchas familias y sus hijos en el camino.

El Ministerio de Educación calcula que alrededor del 10% de los estudiantes no ha podido engancharse al curso desde sus casas por falta de dispositivos electrónicos o conocimientos informáticos, y ese porcentaje es siete puntos superior en Andalucía. El coronavirus ha tenido su impacto particular en la escuela, con un incremento de unas tasas de fracaso y abandono escolar ya muy abultadas en esta comunidad (en torno al 25%).

Las 12 propuestas remitidas a la Consejería de Educación no vienen acompañadas de una memoria económica, pero el coste estimado que ha hecho la Junta es "excesivo". Se plantea, por ejemplo, iniciar el curso con pruebas individuales para detectar las "lagunas" en el aprendizaje durante el tercer trimestre del curso anterior -suspendido por el coronavirus- y responder con planes de refuerzo individualizados. "Este plan de refuerzo debería llevarse a cabo especialmente durante el primer trimestre del curso 2020/2021, con los oportunos apoyos y desdobles, contando con la plantilla suficiente, y concediendo a los equipos educativos y centros docentes la mayor autonomía posible", reza el informe.

Esta propuesta implica contratar a más profesores para reducir la ratio y organizar clases de refuerzo más individualizadas, sobre todo para aquellos alumnos que quedaron más descolgados de sus estudios al final de este curso, al no contar con herramientas tecnológicas para seguir sus clases a distancia. Imbroda ya ha mostrado su disconformidad con el desdoble de grupos y la reducción de ratio generalizada, por el elevado coste que tendría para las arcas públicas. La ratio mínima por ley es de 25 alumnos por aula en Infantil y Primaria y 30 en Secundaria, aunque en los centros educativos de ciudades con mayor demanda este tope suele rebasarse cada año.

El Consejo Escolar propone también reforzar la coordinación entre centros para supervisar la promoción de los alumnos, el cambio de ciclo, etapa o centro; también sugiere "revisar y aplicar con flexibilidad el currículo", esto es, poner más énfasis en el "fortalecimiento de las materias instrumentales" (Matemáticas, Lengua, Ciencias, Inglés...). Se plantea una reorganización de los grupos atendiendo a "prescripciones de las autoridades sanitarias", en caso de que se detecten contagios o sospechosos positivos entre los estudiantes.

También la realización de un plan específico para el alumnado con necesidades educativas especiales, con mayor empeño en la "educación digital a distancia", y para ello reclaman "mejorar las dotaciones tecnológicas de los centros para cubrir de forma suficiente las exigencias de la educación digital". El Consejo Escolar propone un sistema de préstamo de tablets o portátiles a los alumnos que no puedan permitírselos, así como un mejor acceso a internet. Como último punto se habla de reforzar las tutorías con las familias y "potenciar procesos de autoaprendizaje, trabajos por proyectos y aprendizaje tutelado".

En cuanto a la organización de los centros para preservar el distanciamiento físico del alumnado, se propone "escalonar las entradas y salidas, la reducción de ratios (número de estudiantes por aula), horarios docentes más flexibles, reorganizar los recreos, y convertir algunos espacios comunes de las escuelas en "aulas provisionales". "Instamos a las administraciones competentes a la suficiente dotación presupuestaria", concluye el documento. El informe también otorga un papel especial de apoyo a los CEP (Centros del Profesorado) y a las asociaciones de padres de alumnos.

Para el presidente del Consejo Escolar de Andalucía, el ex diputado de Ciudadanos José Antonio Funes, "la situación sufrida ha obligado a la administración, docentes, familias y de manera singular al alumnado a un significativo esfuerzo frente una situación con la que nunca nos habíamos encontrado y que exige la máxima colaboración entre todas las Administraciones".

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2020 - 18:48 h

Descubre nuestras apps

stats