De salvar vidas en la comarca del Guadiato a exportar el invento a 200 países

La experiencia de nueve años trabajando como técnico

sanitario en una UVI móvil ha llevado a Francisco Javier Gil Vizuete no sólo a

salvar vidas en la comarca cordobesa del Guadiato donde trabaja sino a aportar

a la comunidad sanitaria mundial una nueva herramienta para ello.

Así puede sintetizarse el trabajo en el que, a partir de su

experiencia profesional desarrollada en el entorno del Hospital Comarcal del

Valle del Guadiato (Peñarroya), está inmerso Gil Vizuete desde que inventó y

patentó un innovador dispositivo para el rescate de personas accidentadas con

el fin de lograr una perfecta inmovilización cervical de éstas y evitar así

cualquier complicación o secuela por la acción de los sanitarios.

Sólo con "mis ahorros y mi cabeza", cuenta este técnico de

UVI móvil a eldiario.es/andalucia que comenzó en 2009 a desarrollar el

prototipo casero de lo que finalmente se ha denominado técnicamente Dispositivo

de Extracción de Personas en Emergencia Vital (DEPEV): una herramienta conocida entre los profesionales como "la boa", que se

utiliza en la extracción de víctimas con politraumatismos en accidentes de

tráfico o de otra índole y que evita fracturas vertebrales al mover al paciente y sus peores consecuencias

.

Hasta ahora, cuando

una persona sufre un accidente en el que su vida corre peligro, "suelen darse

riesgos que dificultan el control de la situación" y se viene utilizando una

técnica denominada 'maniobra de Reutex' para rescatar a los accidentados, una técnica

convencional de rescate que presenta inconvenientes como una insuficiente

inmovilización cervical del accidentado, además de una gran incomodidad para el

rescatador y un alto riesgo de contagio de enfermedades.

Años de investigación y pruebas científicas

Años de investigación y pruebas científicas

Por eso, a partir de su idea y su prototipo del DEPEV, Gil Vizuete

comenzó a investigar materiales y datos para poder homologar su invento. Entró

en contacto con un ingeniero industrial para llevar a cabo esa tarea y,

finalmente, en 2010, obtuvo la patente de su dispositivo en España. Y de ahí, a

otros 199 países. Porque hasta entonces, a nivel internacional, "no existía realmente una herramienta útil y

con plenas garantías" para realizar los movimientos de las personas

accidentadas.

Su inquietud

profesional y la identificación durante sus años de trayectoria laboral de la

necesidad de mejorar las tareas de extracción de personas en accidentes, es lo

que le ha llevado a seguir trabajando en este proyecto. "Mi responsabilidad

profesional de mejorar la calidad asistencial sanitaria es lo que me ha

impulsado a seguir con esta idea", cuenta, "para que se convierta en un futuro

en un bien público al servicio de los ciudadanos y profesionales

sanitarios".

Este técnico sanitario, de apenas 30 años de edad, se

encuentra ahora inmerso en plena fase de comercialización del DEVEP, por el que

se han interesado varias empresas a nivel internacional. Con ellas espera

cerrar un acuerdo en los próximos meses y que, en el próximo año 2014, su

dispositivo sea ya utilizado en el rescate de personas.

Reconocimientos y un futuro empresarial

Reconocimientos y un futuro empresarial

Hasta el momento, Gil Vizuete ha conseguido el reconocimiento de diversas

universidades, con las que ha trabajado en el desarrollo de pruebas científicas

sobre su invento para acreditar su uso, así como de la comunidad sanitaria,

instituciones y científicos, con el apoyo expreso de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes).

Fuera del ámbito

científico, Francisco Javier Gil Vizuete ha recibido la Medalla de Andalucía como

reconocimiento de la Junta a su investigación, así como el Premio AJE 2010 de

la Asociación de Jóvenes Empresarios de Andalucía.

Y es que esa, la de

empresario, es otra faceta que este técnico sanitario ha desarrollado a partir

de su trabajo con el invento del DEPEV. Gil ha constituido su propia

empresa, ITG Investigaciones y Tecnologías del Guadiato, que se define como una

compañía de servicios especializada en la creación, desarrollo de patentes y en

la implantación de proyectos sanitarios en mercados especializados. Gil Vizuete, desde el mundo rural en el que trabaja, ha logrado llegar a todo el mundo.

Etiquetas
Publicado el
6 de noviembre de 2013 - 19:54 h

Descubre nuestras apps