Juan Espadas abre una brecha en el PSOE de Sevilla al pedir el adelanto de primarias a la Junta de Andalucía

Susana Díaz, líder del PSOE andaluz, con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, detrás de ella.

La ejecutiva del PSOE de Sevilla, la agrupación más numerosa y con más poder de Andalucía, rechazó por amplia mayoría este lunes el adelanto de las primarias a la presidencia de la Junta de Andalucía, cerrando filas con la secretaria general, Susana Díaz. Cuatro horas de tenso debate que se cerró con una votación sobre algo que, en teoría, no estaba sobre la mesa. Es lo que se esperaba de la agrupación más susanista, pilotada por Verónica Pérez, persona de máxima confianza y amiga íntima de la ex presidenta de la Junta.

El presidente andaluz afirma que va a "intentar culminar la legislatura" salvo que "las cosas cambien"

El presidente andaluz afirma que va a "intentar culminar la legislatura" salvo que "las cosas cambien"

Las filas se cerraron, pero el alcalde de Sevilla y virtual candidato a disputar el liderazgo del PSOE andaluz a Susana Díaz abrió una brecha en esta fortaleza visibilizando un sector crítico ya consolidado que hace sólo dos años era impensable. Juan Espadas tomó la palabra y pidió adelantar las primarias a la Junta de Andalucía, en la misma línea que lo han hecho las ejecutivas provinciales más contestatarias con la actual dirección: Jaén, Cádiz, Huelva, una parte de Málaga, una parte de Córdoba... Pérez propuso votar la propuesta del regidor para visibilizar su minoría, y así fue. Hubo 51 miembros de la ejecutiva que votaron en contra, 14 a favor y tres abstenciones.

Un 75% susanista, que posterga las primarias a la Junta para después del Congreso federal del PSOE, en el mes de octubre, y próximo al cónclave del PSOE andaluz, a final de año. No hay elecciones convocadas y el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, insiste machaconamente que no las adelantará: la fecha oficial está fijada a finales de noviembre de 2022 en el calendario. El 25% restante de miembros de la ejecutiva de Pérez se ha desmarcado de Susana Díaz, apoya el adelanto de las primarias o se mantiene al margen. En ambos casos indica una disidencia en una agrupación que ya no es el bastión susanista de antaño. La propuesta de Espadas recabó un 20% de votos, un "rotundo fracaso", según la dirección provincial, que impulsó la votación precisamente para constatar la posición clara de la ejecutiva.

El PSOE de Sevilla, motor del socialismo en España, cuenta con más de 10.000 afiliados -de los 45.759 militantes según el último censo válido- y su fractura anticipa que habrá una pelea reñida por el liderazgo entre susanistas y los que se hacen llamar renovadores. Estos salieron ayer "satisfechos" de la ejecutiva. Aun cosechando pocos votos a favor de la propuesta de Espadas, aseguran que ese 25% de la ejecutiva representa a las agrupaciones de Sevilla con más militantes, es decir, que "menos es más".

El alcalde de la capital andaluza aún no ha confirmado oficialmente su candidatura a liderar el PSOE, pero en su entorno lo dan por hecho. Es el hombre tanteado, convencido y elegido por Ferraz y por el propio Pedro Sánchez. En la reunión del lunes dio un paso más hacia su candidatura al abrir el debate de las primarias a la Presidencia de la Junta, sumándose a esa lluvia fina de críticos por toda Andalucía que presionan a Díaz para que abra el melón de su sucesión.

No se esperan bicefalias

Nadie espera que el cartel electoral del PSOE en las próximas andaluzas sea distinto al que ocupe el sillón de mando en San Vicente: las bicefalias en el socialismo andaluz son explosivas, como demostró el corto año que duró la convivencia entre Manuel Chaves (líder del PSOE-A) y José Antonio Griñán (presidente de la Junta), hasta que éste último forzó un congreso extraordinario, consciente de que sin controlar el poder orgánico no podía ejercer cómodamente el poder institucional.

La convocatoria de las primarias para elegir el cartel electoral de las andaluzas depende del comité federal, máximo órgano de decisión entre congresos, que en teoría debería consensuarlo primero con la ejecutiva regional. Los estatutos del PSOE permiten a la dirección federal adoptar esta medida de manera "excepcional" si las circunstancias políticas lo aconsejan, aunque esto sería asumir que existe un riesgo de adelanto electoral inminente que Moreno Bonilla ha descartado insistentemente.

El presidente andaluz y su vicepresidente y líder regional de Cs, Juan Marín, firmaron hace un mes una addenda a su acuerdo de Gobierno comprometiéndose a finalizar el mandato. La legislatura es estable y el apoyo de su socio externo, Vox, es continuo, pese a los zarandeos que realiza cada equis tiempo. Las encuestas pronostican un avance del bloque conservador -singularmente por el aumento de apoyos al PP y a Vox-, un estancamiento del PSOE y una dispersión de voto del resto de fuerzas de izquierdas, peleadas entre sí. Ciudadanos aparece prácticamente en descomposición, aunque Marín está convencido de que se recuperarán antes de los comicios y que el estado de salud de su partido en Andalucía es mejor que en el resto de España.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2021 - 08:46 h

Descubre nuestras apps