Juana Rivas vuelve a entrar en prisión

Archivo - Juana Rivas en la vista oral

Juana Rivas ha vuelto a prisión solo un mes después de abandonarla. La mujer, condenada a 2 años y medio de cárcel por la sustracción ilegal de sus hijos en la primavera de 2016 y no devolverlos a su progenitor en el verano de 2017, ha tenido que regresar al CIS “Matilde Cantos” de Granada después de que el juez de vigilancia le haya anulado el tercer grado penitenciario del que disfrutaba desde hacía un mes. Según han anunciado los letrados de Rivas, la comunicación se ha producido esta misma mañana por teléfono y Juana tendrá derecho a salir de la cárcel dos fines de semana al mes.

El juez que condenó a Juana Rivas no ve motivo para el indulto ni cree que se haya "arrepentido"

El juez que condenó a Juana Rivas no ve motivo para el indulto ni cree que se haya "arrepentido"

La granadina entró en la cárcel el pasado 11 de junio para cumplir la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada, pero solo estuvo cuatro días entre rejas. Al ser considerada una "delincuente primaria", la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias le concedió el tercer grado para que siguiera cumpliendo su condena desde su domicilio gracias a una pulsera telemática. Sin embargo, la Fiscalía solicitó a principios de julio que se le retirase ese beneficio porque asume que Juana no ha mostrado "arrepentimiento" por haberse ido con sus hijos sin el permiso del padre de ellos, el italiano Francesco Arcuri, condenado por un delito de lesiones en 2009. Así, la Justicia ha aceptado parcialmente el recurso de la Fiscalía.

Juana, que siempre ha dicho que se marchó del domicilio que tenía con Arcuri en Italia porque "corría peligro de muerte", decidió quedarse en Maracena (Granada) asesorada por el Centro de la Mujer de Maracena, desoyendo hasta dos órdenes judiciales que le obligaban a que los niños regresasen a suelo italiano con su padre. Por ello, fue condenada en primaria instancia a cinco años de cárcel (2,5 por hijo) y a la pérdida de la patria potestad durante seis años, aunque el Tribunal Supremo acabó rebajando la pena de prisión a la mitad.

Ahora, mientras los letrados de Juana Rivas tratan de conseguir el indulto por parte del Gobierno central, que ya ha manifestado su intención de llevarlo a cabo, la mujer tendrá que volver a prisión, perdiendo así el tercer grado penitenciario al que había accedido. De hecho, su internamiento en el CIS Matilde Cantos se produjo porque es un establecimiento penitenciario para delincuentes primarios considerado "semiabierto" porque en él se interna a reos con menor peligrosidad que en otras cárceles. Pese a ello, y a que no había delinquido con anterioridad, la justicia le obliga a volver a estar entre rejas.

"Como hemos venido haciendo hasta ahora, utilizaremos todas las vías legales a nuestra disposición para corregir una situación, que con el mayor respeto a los Tribunales de Justicia, nos parece enormemente injusta", sentencian los letrados de Juana Rivas. A partir de ahora, la granadina tendrá derecho a salir de la cárcel dos fines de semana de cada mes y tendrá que hacer un curso de concienciación de la "necesidad de respetar las decisiones judiciales".

Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2021 - 12:50 h

Descubre nuestras apps