El Gobierno de Aragón lucha por sobreponerse al mazazo provocado por la enfermedad de Lambán y de su vicepresidente

Aliaga y Lambán conversan en un pleno  en presencia del alcalde de Alcañiz

Dos semanas después de que anunciara de forma tajante y sin rodeos que padece cáncer de colon, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha demostrado que no quiere  que la enfermedad altere sus apariciones públicas y que tampoco limite su gestión al frente del Ejecutivo autonómico.

El dirigente socialista ha mantenido en este breve plazo de tiempo una intensísima agenda de actos públicos, que ha incluido el viaje del rey Felipe a Zaragoza a la V Cumbre Empresarial por la Competitividad de la comunidad; la reunión del comité regional socialista; la presencia en la capital aragonesa de los ministros de Ciencia, Pedro Duque, y de Economía, Nadia Calviño; además de una visita relámpago a los suelos que ocupará en breve el gigante de comercio electrónico Amazon en la Plataforma Logística de Zaragoza. 

Lambán, que ha recibido numerosos mensajes de apoyo y de ánimo de todos los partidos con representación parlamentaria además de los agentes sociales y otros colectivos, ha querido restar trascendencia a su estado de salud en sus declaraciones públicas llegando incluso a bromear con su enfermedad. El pasado miércoles, empezó el tratamiento de quimioterapia en el Hospital Miguel Servet, que previsiblemente durará unos dos meses, y hoy responderá a las preguntas parlamentarias de la oposición en el pleno de las Cortes de Aragón.

Un inicio de 2021 'horribilis'

El arranque de este 2021 será recordado no solo porque se haya disparado el número de casos de coronavirus en la comunidad -incremento que ya se ha logrado frenar  en los últimos días-, sino también por la difícil situación que está atravesando el Gobierno de Aragón, sensiblemente mermado como consecuencia del estado de salud de sus dos caras visibles, Lambán y su vicepresidente Arturo Aliaga, que se han visto obligados a ingresar en el Hospital Miguel Servet por enfermedad. El presidente aragonés apenas estuvo unos días en observación hasta que le fue diagnosticado el cáncer. 

Por contra, Aliaga se reincorporó el lunes pasado al trabajo, aunque de forma telemática desde su domicilio. El vicepresidente aragonés y líder del PAR ha permanecido varias semanas en el hospital tras someterse a una intervención para extirparle un tumor en la vejiga, una operación que, al parecer, se complicó, por lo que tuvo que pasar de nuevo por el quirófano. La hospitalización de Aliaga, que el pasado año necesitó ser ingresado a causa del covid y arrastra, además, patologías de corazón, obligó a la consejera de Presidencia a asumir de forma provisional las competencias del número dos del Ejecutivo. La vuelta a la actividad de Aliaga hizo que el presidente aragonés dejara sin efecto el lunes el decreto de sustitución "por razón de enfermedad" con el que se quiso evitar la parálisis administrativa del departamento. 

Personas de su entorno destacan que Aliaga se encuentra lleno de "vitalidad" y va "como una moto" sin parar de enviar mensajes desde su ordenador de casa. "Hoy ya me ha enviado cinco mensajes, el primero a las ocho de la mañana", comenta el portavoz del PAR y hombre de confianza de Aliaga, Jesús Gerrero, quien destaca la "rápida" recuperación experimentada por el número dos del Gobierno. Todavía se desconoce cuándo se reincorporará a su despacho en el Pignatelli. Está por ver también si la evolución  de su estado de salud va a condicionar su deseo de optar a la reelección al frente del partido en el congreso regional de junio. El sector crítico a su gestión parece dispuesto a mantener el pulso por el liderazgo del partido. El dirigente aragonesista ha dejado claro en sus primeras entrevistas que no se plantea dejar la Vicepresidencia del Gobierno y ha asegurado que se siente con fuerzas para seguir.

Lambán vuelve a las Cortes

Hoy, en la sesión de control al Gobierno que celebran las Cortes no se ha incluido ninguna pregunta dirigida al vicepresidente. Por contra, Lambán volverá esta mañana a las Cortes, por primera vez desde que anunció que padece cáncer, para responder a cuatro preguntas de la oposición. El dirigente socialista ha transmitido a su grupo parlamentario su deseo de seguir su labor "con absoluta normalidad", por lo que la Mesa y Junta de Portavoces de la pasada semana acordaron incluir las preguntas al presidente en el orden del día de la sesión de esta mañana.  

Lo mismo que sucede con Aliaga, también se ciernen numerosos interrogantes sobre el futuro político de Lambán, dependerá de cómo evolucione su enfermedad. En el PSOE existe unanimidad a la hora de cerrar filas en estos momentos en torno al líder socialista, si bien todos son conscientes de que a finales de año o principios del próximo se celebra el congreso regional y se pueden disparar las tensiones internas si Lambán se ve obligado finalmente a no optar a la reelección por el liderazgo del partido en Aragón y a renunciar a presentar su candidatura a un tercer mandato en la Diputación General de Aragón. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats