Nueva vía para los hermanos Pou en la cara norte del Cashan

Iker en Bizirik.

0

Los hermanos alaveses siguen haciendo historia en la Cordillera Blanca del Perú. Su motivación parece no conocer fin. Tras recuperarse física y mentalmente (tanto del cansancio como del accidente que sufrió Eneko durante la escalada en los Urus), vuelven a la carga firmando una línea espectacular, en la cara norte del Cashan (5.716 m.). Bautizan la nueva vía como Bizirik (“Vivos”, en castellano) en clara referencia al sentimiento de plenitud conseguido durante la ascensión y al mal rato que sin querer le hicieron pasar a su cámara Alex Estrada “Burrito” cuando después de conseguir la cumbre, tras casi ocho horas de escalada ininterrumpida desde que abandonaron el refugio de su pequeña tienda a 5.000 metros de altura, decidieron descender por el lado contrario de la montaña y, por lo tanto, se quedaron sin comunicación durante varias horas, que al cámara se le hicieron eternas pensando que los dos hermanos habían sufrido un accidente.

“Cuando llegamos a la cima todo está muy escarpado. Miramos hacia los lados y nos damos cuenta de que el descenso va a ser muy difícil. Descartamos automáticamente hacerlo por donde hemos subido: demasiados rápeles y además peligrosos. Nos están fallando los walkie-talkies y la comunicación con Alex cada vez es mas difícil, pero conseguimos informarle que hemos llegado a la cumbre. El problema es que a partir de ahí se nos corta totalmente la conversación, justo antes de que decidamos tirarnos hacia el otro lado… Ya no hay contacto visual tampoco, y el descenso resulta penoso, cansado, y alternando destrepes en nieve con rápeles de fortuna sobre muros verticales de roca.

Tenemos que poner toda nuestra experiencia para bajar sin sufrir ningún percance. Es lo que tiene este alpinismo de exploración y de vanguardia. Ahí arriba eres totalmente autónomo y cuando te adentras en un terreno agreste, alto, difícil y desconocido, solo tú, y tu habilidad y experiencia acumulada en muchos años de montañas, te pueden sacar sano y salvo del atolladero…Casi cinco horas después de iniciado el descenso, y cuando ya se estaba haciendo de noche, logramos llegar de vuelta a la tienda. Allí nos esta esperando Alex, que se funde con nosotros en un largo abrazo, mientras durante más de media hora no puede contener las lagrimas…“.

— “¡Cojudos!, pensaba que ya nunca bajaban…no me pueden hacer esto.”

“Lo sentimos mucho ”Burrito“, han fallado los talkies — le contestamos nosotros

abrazándole fuerte e intentando calmarle.

— “No sabia que hacer, aquí solo, sin cobertura… Si bajar un montón de horas para pedir ayuda o esperarles por si a caso regresaban… Nunca lo había pasado tan

mal…“.

Y así fue como tras tomar dos sopas, los tres nos quedamos dormidos al abrigo de nuestra tienda. Estábamos exhaustos física y mentalmente.

La ruta tiene un recorrido de 980 metros y unas dificultades de M.6 y 85º. es muy elegante y surca de una manera muy directa la cara norte de esta gran montaña de la cordillera blanca.

Fueron en total 13 horas y media ininterrumpidas de escalada desde el campo base hasta la cumbre para volver al punto de partida, quitando la hora comiendo y descansando en la cima.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats