Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Amnistía, semana I: incendio en la Fiscalía y maniobras de dejar fuera a Puigdemont
Felipe VI, diez años del rey que no ha recuperado la imagen de la monarquía
Opinión - Un muro de impunidad. Por Rosa María Artal

Riglos en braille

Manuel Cepero y Ricardo Pérez en Riglos.

FEDME

Manuel Cepero Gutiérrez, escalador invidente del Club Medio Natural y Discapacidad (Federación Aragonesa de Montaña), y Ricardo Pérez Amado, escalador con baja visión de Fuenfria (Federación Madrileña de Montaña); ambos miembros de de Paraescalada; guiados por Germán López Cadena, segundo mánager de de Paraescalada, vocal de montaña y discapacidad de de Montaña y miembro del Grupo Militar de Alta Montaña, han escalado este pasado fin de semana algunas de las vías más emblemáticas de Riglos.

Para Manuel fue la primera vez que probaba estas verticales paredes donde el ambiente está garantizado, no así para Ricardo, que incluso ya había realizado la normal del Puro en el año 2006, guiado en aquella ocasión por Agustín Abarca.

El sábado por la mañana, para que Manuel tomase contacto con este tipo de roca, se eligió vez cogida confianza con los bolos típicos de Riglos, se probaron los primeros largos de un par de vías del Circo de Verano: “Mi padre tiene sed” y “Tiempos nuevos tiempos salvajes”. Después de desenvolverse con facilidad en la pared y con la moral alta, se sintieron preparados para escalar el Puro. Este monolito les resonaba en su cabeza desde hacía tiempo y aprovecharon el poder escalarlo juntos, coincidiendo en el espléndido momento de forma que atraviesan en su preparación para los Campeonatos de Paraescalada, tanto del Mundo y como de España, que se celebrarán en septiembre y octubre respectivamente.

Los primeros largos de travesía eran los más peligrosos para ellos, ya que una caída supondría un largo péndulo y un buen porrazo. Cuando la vía se endereza, subieron más cómodos. Tanto la cueva como las panzas cimeras les parecieron bastante duras. “Si no encuentras las presas precisas con rapidez te desfondas en el techo y en los extraplomos y la rapidez precisamente no es nuestro fuerte”, comenta Manuel. Al final lograron la cima, el esfuerzo mereció los rápeles con cariño, ya que el viento elevaba las cuerdas hasta la horizontal y celebraron el logro con una sonrisa dibujada en sus rostros. Destacaron el trabajo y esfuerzo realizado por Germán, liderando esta cordada.

Los días 13 y 14 de julio pasado se cumplieron 61 años de la apertura de esta vía por los míticos escaladores Alberto Rabadá, Manuel Bescós y Angel López “Cintero”, seguramente nunca imaginarían que una cordada compuesta por una persona invidente y otra con baja visión, sin olvidar a su guía, llegarían a realizarla.

Etiquetas
stats