Media docena de agentes privados se suman a la vigilancia del Puerto de Santander para detectar migrantes

Puerto de Santander.

El Puerto de Santander ya ha seleccionado a la empresa que colaborará con Guardia Civil y Policía Portuaria a la hora de impedir la penetración de migrantes en sus instalaciones. I-Sec Aviation Security ha sido la empresa seleccionada por un precio anual de 606.200 euros anuales, 1,2 millones en total, ya que se trata de un contrato de un año, prorrogable otro.

La empresa pondrá a disposición del puerto media docena de agentes a diario, con más efectivos cuando operen barcos con destino al Reino Unido, como es el caso de cementeros y ferries. Aparte de competir en precio, el adjudicatario ha ofrecido un tiempo de respuesta bajo a la hora de cambiar el dispositivo según indicaciones que pueda recibir de la Autoridad Portuaria de Santander (APS). Dicho tiempo mínimo de respuesta es de 16 minutos.

A la licitación han acudido ocho empresas, entre las que se encontraban Prosegur, Securitas y Coviar. Finalmente, el precio ofertado ha sido determinante, resultando seleccionada I-Sec Aviation Security al obtener en total 83,44 puntos. En segundo lugar, ha quedado la empresa Invico; y tercera ha sido Clece.

El Puerto considera que necesita un refuerzo de seguridad permanente y en horario nocturno cada día. Asimismo, considera que debe disponer de un vigilante más por las noches cuando esté amarrado un barco cementero con destino al Reino Unido (entre 1 y 3 noches a la semana); y entre uno y tres guardas más por el día cuando haga escala el buque de Brittany Ferries, incluidos los fines de semana.

El contrato adjudicado pretende también acabar con el rosario de pequeñas contrataciones que se venían realizando hasta ahora, por lo que se establece un complemento estable y amplio a la labor de la Policía del Puerto, que por su parte está ampliando efectivos.

De origen albanés

En una entrevista concedida a la revista Cantabria Económica, el presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Martín, ha responsabilizado al Ministerio del Interior de no hacer todo lo que está en su mano para evitar la penetración en el puerto de migrantes, principalmente de origen albanés.

De este modo, por la imposibilidad de disponer de más agentes de la Guardia Civil, ha justificado la contratación de seguridad privada, además de pedir equipos a otras empresas y puertos. También por ello ha justificado el mantenimiento del elemento disuasorio más agresivo y con mayor contestación social: las concertinas, es decir, alambre con cuchillas.

De la instalación de concertinas, ha señalado que hay un kilómetro de ellas colocadas en el vallado, “porque hay zonas que podríamos llamar 'sacrosantas', en las que si entra un intruso, perjudica la carga, que es devuelta al llegar a su destino y eso da lugar a que el operador se cambie a otro puerto”.

Aunque el proceso de nuevas compras de concertinas se ha detenido, las que están se mantienen y se mantendrán hasta que el Ministerio del Interior no aporte más medios de vigilancia, según el presidente de la APS.

“El día que quien es responsable, el Ministerio del Interior, garantice que no va a haber intrusos porque va a haber suficiente dotación humana o cualquier otra medida que lo evite, el Puerto retirará las concertinas”, ha concluido Martin, quien por lo demás ha lamentado que el Puerto sea noticia “por externalidades que nada tienen que ver con la propia operativa portuaria.”

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats