La portada de mañana
Acceder
Madrid, ante su mayor desafío con un gobierno partido
El mapa de los contagios por provincias sigue registrando fuertes incrementos
Opinión - Y Ayuso sigue en el cargo, ¿por qué?, por Rosa María Artal

Santander destina más dinero al FIS que a la convocatoria de ayudas por la COVID-19 a familias y entidades sin ánimo de lucro en Servicios Sociales e Igualdad

Grandes orquestas como la BBC Philharmonic Orchestra han pasado por el Festival Internacional de Santander.

0

La nueva realidad se está pareciendo bastante a la antigua. Este es el caso de la capital de Cantabria, cuyo Ayuntamiento va a destinar estos meses más dinero a financiar las actividades del Festival Internacional de Santander (FIS) que a la convocatoria de ayudas de Servicios Sociales e Igualdad a instituciones y familias sin ánimo de lucro. Y eso que el Consistorio acaba de duplicar con ello las subvenciones de Servicios Sociales e Igualdad que destinaba a favorecer la creación de programas que ayuden a las familias y fomenten la igualdad de género en la ciudad tras la crisis desatada por la COVID-19.

Cantabria plantea un reajuste presupuestario para afrontar los casi 50 millones de gasto sanitario de la COVID-19

Cantabria plantea un reajuste para afrontar los casi 50 millones de gasto sanitario de la COVID-19

Este pasado lunes, la Junta de Gobierno Local de Santander aprobó conceder 325.000 euros como aportación anual a la financiación del FIS, cuyas actividades comienzan este viernes. La cantidad es 25.000 euros superior a la partida aprobada en la misma Junta para la convocatoria de subvenciones de Servicios Sociales (200.000 euros) e Igualdad (100.000 euros), incluida dentro de las medidas especiales del Plan de Choque, cuyo fin es paliar los efectos económicos y sociales de la COVID-19.

Dicho Plan de Choque contiene ayudas de otro tipo de contenido social, como las relativas al Fondo de Emergencia Social: 2,5 millones de euros; ayudas al Banco de Alimentos: 56.500 euros: ayudas para familias que precisan alimentos: 50.000 euros; bonos de alimentos para la compra en comercios de Santander: 600.000 euros; ayudas pago alquileres viviendas: 93.227 euros; ayudas para incorporar viviendas al parque de alquiler social: 400.000 euros; ayudas para reforzar la atención psicológica y psicosocial: 5.000 euros; ayudas para el plan de conciliación: 649.000 euros; y becas de guardería: 300.000 euros.

FIS

El Festival Internacional de Santander finalmente se celebrará este año, tanto en la sede del Palacio de Festivales como en los Marcos Históricos de la comunidad. El presupuesto de la Fundación FIS se ha reducido de manera importante, dada la singularidad de esta 69 edición del Festival, pasando de los 2,2 millones de 2019 a 1,4 millones. El Festival no sería posible sin las aportaciones públicas y los patronos privados ya que se autofinancia en una tercera parte con la venta de localidades, como ocurrió el pasado año, cuando recaudó en taquilla 700.000 euros (un 8% más que el año precedente).

Tres son los grandes socios públicos del FIS: el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Santander y el INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música), dependiente del Estado. La aportación de este último no se ha hecho pública pero sí la del Ayuntamiento y el Gobierno de Cantabria: el primero aporta 325.000 euros; y la Consejería de Cultura, 390.000, en ambos casos el 65% de lo previsto en circunstancias normales. La Consejería de Cultura, a este respecto, eliminó la partida de 600.000 presupuestada este año para el FIS y la reconvirtió a un 65% dentro del Plan de Choque del Ejecutivo bipartito. La cantidad que destina el Gobierno al FIS dentro del Plan de Choque es, por ejemplo, ostensiblemente superior a lo que se destina a Rehabilitación de Patrimonio Cultural: 80.000 euros.

Entre Ayuntamiento y Gobierno cántabro prácticamente la mitad del presupuesto del FIS está cubierto pase lo que pase en taquilla. Esto es algo habitual en la historia del Festival, en donde los patronos públicos han sido un soporte esencial, máxime cuando el Festival tuvo que apretarse el cinturón entre 2012 y 2017 para cuadrar los dos millones de euros de deuda con que se saldó abruptamente la etapa del anterior director José Luis Ocejo.

Una vez amortizada la deuda, el FIS sigue necesitando la muleta del dinero público, algo por lo demás habitual en los festivales de esta envergadura, cuya recaudación no financia el alto coste de una programación que incluye óperas, grandes orquestas y artistas de reconocido prestigio internacional. Si se repercutiera por espectador el presupuesto, el precio de la localidad saldría a una media de 73 euros (2,2 millones de presupuesto y 30.000 asistentes en 2019), lejos de los 23,3 euros de media por espectador que se ingresaron en taquilla (700.000 euros y 30.000 localidades en 2019).

Etiquetas
Publicado el
5 de agosto de 2020 - 14:20 h

Descubre nuestras apps

stats