Revilla, sobre la pandemia en Cantabria: "La situación es mala y no podemos garantizar que no vayamos a estar peor"

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha calificado de "mala" y "preocupante" la situación de la pandemia en la comunidad, aunque espera que las medidas restrictivas comiencen a tener efecto estos próximos días. Concretamente, ha dicho que podrían empezar a verse los resultados "mañana o pasado", dado que suelen aparecer una semana después de implantarse las medidas, y teniendo en cuenta la fecha en la que se decretó el estado de alarma y el toque de queda.

En su comparecencia en el Parlamento regional a petición propia para informar sobre las últimas medidas adoptadas para frenar la expansión del virus, Revilla ha reconocido que, aunque la situación es "mala", es "un poco mejor" que en el conjunto del país, lo que a su juicio "no es un consuelo" y "no quiere decir que no cambie" en cuestión de días. "No podemos garantizar que en unos días no vayamos a estar peor", ha reconocido.

Por ello, aunque ha señalado que Cantabria es una de las comunidades menos afectadas en cuanto a varios indicadores, ha insistido en "que no se entienda como algo triunfalista", porque "lo que hoy está bien, mañana puede estar mal". En concreto, ha indicado que es la quinta comunidad con menor incidencia acumulada, de 357 casos por cada 100.000 habitantes, una tasa "muy alta" pero un 30% inferior que la media nacional, que se sitúa en 485 casos.

Aunque "lo que verdaderamente nos debe preocupar", ha dicho, es la presión hospitalaria, siendo Cantabria la cuarta comunidad menos afectada después de Canarias, Baleares y Galicia, con una ocupación de camas por pacientes COVID del 7,06% (frente al 14,73% nacional), y la menos afectada en la ocupación de las UCI, con un 9.40% (la media española es del 26,59%).

No obstante, Revilla ha explicado que Cantabria se mantiene en el nivel 2 de alerta por indicadores como el de la presión hospitalaria, pero hay otros, como los epidemiológicos, que están en "nivel alto". A día de hoy se estima que en torno al 10% de la población cántabra tiene la COVID y el acumulado de contagios desde que se inició la pandemia es de 11.110, de los que 8.577 (el 77%) ya se han recuperado, 252 (el 2,3%) han fallecido y 2.281 (21%) son casos activos.

De estos últimos, 2.137 están en cuarentena domiciliaria y el resto, 114, están hospitalizados en Valdecilla (97), Sierrallana (17), Laredo (13) y Tres Mares (3). De ellos, 16 (el 11%) se encuentran en la UCI, con datos actualizados hasta las 20.00 horas de ayer.

Revilla ha destacado que el número de contagios se ha incrementado "considerablemente" en las dos últimas semanas. En concreto, del 5 al 11 de octubre se registraron 318 casos; del 12 al 18, 562; del 19 al 25, 1.095; y del 26 de octubre al 1 de noviembre, 1.124. El mayor número de casos nuevos se produjo el 21 de octubre, con 214, la cifra más elevada desde el inicio de la pandemia, ya que en la primera ola el mayor fue de 180 y se registró el 25 de marzo.

Más del 60% asintomáticos y menores de 45 años

En cuanto al perfil de contagiados, ha incidido en que, como novedad con respecto a la primera ola, el 60,7% son asintomáticos, que es "la característica más peligrosa" del virus. También como novedad en relación a marzo y abril, la mayoría de las personas que se contagian son menores de 45 años (56%), seguidas por el grupo de personas de 45 a 59 años (22%), de 60 a 74 (14%), de 75 a 89 (7%) y de más de 89 (1%).

En Cantabria se han realizado hasta el momento 238.000 pruebas a 144.143 personas, lo que supone 409 por cada 100.000 habitantes, la quinta comunidad que más test ha realizado. En concreto, han sido 206.000 PCR, 19.330 serológicos y 12.433 test rápidos. En la primera oleada se hacían 5.000 pruebas semanales y ahora 11.000 de media, estando el récord en la semana del 19 al 25 de octubre con 11.570.

En cuanto a la evolución hospitalaria, en los últimos 14 días el numero de ingresados sobre el total de diagnosticados con coronavirus es del 8,6%. El número de hospitalizados ha ido creciendo desde el 18 de octubre. El balance entre ingresos y altas sigue siendo negativo. En la semana del 5 al 11 de octubre hubo 27 ingresos y 19 altas; en la del 12 al 18, 44 ingresos y 21 altas; del 19 al 25, 60 y 24. Esta última semana ha sido aún "más dramática" porque se ha hospitalizado a 131 personas y solo se ha dado el alta a 46, ha dicho el presidente.

En cuanto al perfil de los hospitalizados, hay ligeramente más hombres que mujeres, 55% al 44%, respectivamente, y la edad media es de 75 años. Por eso ha hecho de nuevo un llamamiento a los jóvenes para cumplir las medidas de prevención, ya que aunque su riesgo es bajo la transmisión en el entorno familiar "es muy grande".

Así, los ingresados por Covid de menos de 45 años solo suponen el 5,5%; los de 45 a 59 son el 16%; los de 60 a 74 un 26%; de 75 a 89 el 41% y por encima de 89 el 10%. De ellos, el 60% ingresan con diagnóstico de neumonía, el 21% infección respiratoria no neumónica, el 14% no tienen síntomas respiratorios y el 3% tienen diagnóstico desconocido.

Residencias

Revilla también ha destacado que los casos en residencias de mayores, que preocupan por la elevada edad y las patologías de sus usuarios, son "mucho menores" que en la primera ola. A día de hoy hay 89 casos activos en estos centros, de entre 5.600 residentes en Cantabria (el 1,59%), de los cuales 19 están hospitalizados. En cuanto a los trabajadores, hay 27 casos de un total de 4.022 profesionales (el 0,67%).

En cuanto a los fallecidos en Cantabria, ha destacado que es la comunidad con menor número porcentualmente, un dato que según Revilla "dice bastante de la Sanidad" de la región. No obstante, ha considerado que el dato de mortalidad del virus, del 2,3% (252 fallecidos), es "dramático", especialmente porque ha supuesto a los afectados no poder despedirse de familiares y tener que celebrar entierros "casi clandestinos".

La media de edad de los fallecidos es de 84 años, ligeramente superior en mujeres que en hombres (52% y 48%, respectivamente), y la mayor parte de decesos se han producido en el ámbito hospitalario. El 0,8% de víctimas eran menores de 45 años; el 1,9% tenían entre 45 y 59; el 5% entre 60 y 69; el 18% de 70 a 79; de 80 a 89 el 44%; de 90 a 99 el 26% y por encima de 99 el 1%.

Atención primaria

Finalmente, en el turno de preguntas, y en respuesta a una del grupo mixto-Vox sobre la situación de la Atención Primaria en Cantabria, el presidente ha admitido que es "preocupante" y ha resaltado que se trata de un servicio "fundamental" para el Gobierno, al ser el "primer parachoques" a la hora de evitar la presión hospitalaria.

Por eso, el objetivo del Ejecutivo es, según Revilla, "potenciar" esta asistencia sanitaria por su "papel imprescindible" en los presupuestos regionales de 2021, a pesar -ha puntualizado- de la "dificultad" de encontrar profesionales debido a la "carencia" de personal que hay para todos los centros de salud. Se trata de médicos, enfermeras, matronas o efectivos del 061, ha citado, que son "vitales" para la sanidad regional y para que los datos del coronavirus sean "un poco mejor" en esta Comunidad Autónoma que en el resto de España, ha concluido Revilla.

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2020 - 18:50 h

Descubre nuestras apps

stats