La portada de mañana
Acceder
Empresas españolas entrenan a militares saudíes en dependencias del Ejército
Arranca la vacunación de las personas entre 50 y 59 años con el impulso de Janssen
Opinión - El topo y la serpiente (Historias de riders), por Elisa Beni

Así ha vuelto el Cine Club de Toledo tras un gran parón por la pandemia en el año en el que celebra su 40 aniversario

Gabriel Castaño de la Rosa, director del Cine Club Toledo

Al igual como ocurrió con tantas cosas en nuestra vida, la pandemia se llevó por delante el Cine Club municipal de Toledo, una institución cultural que este año cumple 40 años de vida. Las sesiones quedaron interrumpidas hasta este martes 6 de abril, cuando por fin se pudo retomar algún tipo de normalidad con el nuevo ciclo que se denomina 'Valientes'. La primera película fue 'Nuestros mejores años', y al igual que ocurre con la próxima 'Agente topo', las entradas se agotaron.

El espiritu del Cine Club se mantuvo todo lo vivo que se pudo mientras duraba. Durante los días más duros del confinamiento se proyectaron películas y se organizaron pases presenciales con motivo de la celebración del Festival de Cine Social. Hubo de hecho otros dos intentos para traer de vuelta esta institución, explica el organizador Gabriel Castaño de la Rosa. A la tercera va la vencida. "Desde el primer momento, el Ayuntamiento quiso lanzarlo en cuanto se pudiese, al igual que se hizo con el Teatro de Rojas y el resto de las actividades culturales", explicó

Pero hubo mala suerte. Las dos primera veces se enfrentó al aumento de casos y también a la tormenta 'Filomena'. "Ha sido un éxito lograr sacarlo, esperemos que esto no se corte con las subidas de casos que parece que están habiendo", recalca. El regreso ha venido con menos salas y menos pases. Por una parte, porque el auditorio Liberbank está trabajando en adaptaciones para atender al público en las condiciones que requiere la situación sanitaria, y por otro lado un segundo pase en el Teatro de Rojas es imposibel, debido a la descontaminación que necesita la sala tras el pase de las 19.00 horas. "Necesita mínimo dos horas entre que la gente salga, para airear y descontaminar la sala. Por lo tanto, es inviable. Por ahora", recalca.

Ahora las entradas sólo se pueden adquirir por internet, lo que ha resultado un problema, concede, pero están trabajando también en facilitar estas condiciones. Sobre todo para el público de más edad, que es también el más asiduo, en muchos de los casos. Y es que hay personas que llevan siendo parte de la programación del Cine Club desde sus inicios, hace ya cuatro décadas. "Estamos haciendo tutoriales para que la gente pueda comprar, vamos a mandar un vídeo explicando cómo se hace la compra de entradas. Entendemos que hay gente que no tiene la habilidad y por eso queremos ayudarlos a adaptarse", explica de la Rosa.

 

El primer pase, "una gozada"

Pero, insite, el futuro por ahora es la venta electrónica, porque hay que evitar "a toda costa que la gente se congregue comprando las entradas en la puerta". Por otro lado, celebra el éxito que han tenido estos primeros dos pases, en los que se ha quedado gente fuera, aunque reconoce que es también porque se ha bajado el aforo, hasta sólo el 30%. En este sentido, de la Rosa explica que las entradas se sacan con 15 días de antelación, para que quienes quieran asistir no pierdan la oportunidad. 

Y es que las entradas se acaban "sin control". "Hay gente que las coge directamente desde la misma sala, 15 días antes; hay que ser rápidos para acceder a ellas", explica. A pesar de todos los contratiempos, reocnoce que el primer pase fue "una gozada" tanto para la organización como para el público "Se nota detrás de la mascarilla la sonrisa de la gente. Y es que al final el Cine Club no deja de ser un centro de reunión, en el que la gente socializa. Por eso ha sido una gozada ver a la gente, aunque tenemos penilla porque sabemos que hay gente que no volverá tras la pandemia", recuerda de la Rosa.

El reto, asegura, es hacer que la gente siga viniendo. "Que se mantenga el público y también que se abra a uno más joven. Es esa nuestra intención, que la gente se vaya incorporando. Pero estamos contentos, sólo es una lástima que no podemos quedarnos hablando al final. Pero sobre todo, tenemos que seguir demostrando que la cultura es segura, porque estamos haciendo todos los esfuerzos y queremos que la gente lo sepa", concluye el director del Cine Club.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats