La iglesia del poblado de Fraguas entra en la Lista Roja de Patrimonio por "pérdida ante sentencia judicial de derribo"

Hispania Nostra

La Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, ubicada en el poblado de Fraguas, ha entrado en la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra, debido a su "deterioro y pérdida ante sentencia judicial de derribo". Además, señalan que se encuentra en un estado de "ruina sin consolidar" y que no cuenta con ninguna figura de protección.

Fraguas, entre la demolición y el patrimonio: se encalla el conflicto entre repobladores y Administración

Fraguas, entre la demolición y el patrimonio: se encalla el conflicto entre repobladores y Administración

Se trata de una iglesia que data del siglo XII, y que, explican desde la asociación, concuerda con la ocupación general que hicieron las poblaciones cristianas en lo que se denominó "Marca Media en el Medievo". "Fraguas es producto de un proceso de población del lugar a raíz del repliegue de los reinos musulmanes en el centro peninsular. Proceso de población desarrollado de manera desordenada y sin ningún esquema concreto", recalcan.

Y es que la población se levantó por la "propia necesidad" de los habitantes de explotar las tierras abandonadas por los reinos musulmanes. Junto a Fraguas, también se hallan otros núcleos urbanos como son Santotís o Jócar, despoblados actualmente, y Arbancón y Monasterio, que sí conservan población permanente.

La iglesia pertenece al llamado “románico de repoblación”, construida bajo los cánones típicos de este estilo arquitectónico; es decir, ausencia de vanos, muros gruesos y con poca ornamentación. Además, en el caso de que existan dichos adornos se localizarán en el interior de la iglesia. Junto con ello, emplea materiales constructivos propios de la denominada “arquitectura negra”. De esta forma, se emplea la pizarra como elemento constructivo, algo único en el país.

Actualmente, se pueden vislumbrar distintos elementos de su estructura: una única nave, un arco de medio punto con piedra labrada que separa el ábside y la sacristía del espacio para el público, plano en crucero y suelo hidraúlico.

Desde 'Fraguas revive' señalan que esta "intervención" se produce en un momento "muy difícil" para la Junta de Comunidades. "Se trata de la segunda intervención de un organismo especializado en materia patrimonial pidiendo protección para los elementos arquitectónicos que se encuentran en Fraguas", afirman. De este modo, recuerdan que la primera intervención fue un escrito en nombre del CSIC, en el que se pedía la paralización del derribo por encontrarse "elementos susceptibles de ser protegidos por la Ley de Patrimonio de Castilla- La Mancha en las categorías de patrimonio histórico y patrimonio etnográfico, como la arquitectura negra".

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps