Así será el curso escolar en Castilla y León: adiós a los juguetes y los deportes en el recreo y las puertas abiertas durante las clases

Un profesor con mascarilla enseña a un grupo reducido de niños en Champ l'Eveque School, en Bruz, Francia

La Consejería de Educación de Castilla y León ha publicado este lunes cuáles serán las normas para el nuevo curso escolar que comenzará el 9 de septiembre. La titular del ramo, Rocío Lucas, espera mantener la "presencialidad segura" para que el curso se desarrolle de la forma "más parecida a la normalidad".

Para implantar y controlar todas estas normas, la Junta ha calculado que necesitará contratar a unos 600 docentes en los centros públicos "para responder a las necesidades derivadas de la COVID-19". Habrá 'grupos burbujas' para los más pequeños y se escalonarán los accesos al entro escolar, cuando todas las puertas deberán mantenerse abiertas. Se procurará que las puertas de las aulas permanezcan abiertas durante la jornada. Si no fuera posible, el docente deberá abrir y cerrar la puerta con una posterior desinfección de manos.

Los pasillos y escaleras deberán tener indicado un sentido de circulación y, en la medida de lo posible, las escaleras deberán ser de un solo sentido. Si es preciso, se diferenciará entre el sentido a la hora de entrada, salida y recreo y el resto del horario lectivo.

En Educación Infantil y el primer curso de Primaria, se constituirán grupos estables de convivencia, con un máximo de entre 22 y 25 alumnos que no necesitarán usar mascarilla ni guardar las distancias de seguridad. Eso sí, estos grupos no interactuarán con el resto y no compartirán espacios "en la medida de lo posible".

'Clases burbuja' y Educación Infantil

Todos los alumnos de Infantil y del primer ciclo de Primaria integrarán 'clases burbuja' y no necesitarán ni la mascarilla ni una distancia de 1,5 metros entre estudiante. Sin embargo, estos grupos estables de convivencia deberán utilizar "específicamente los espacios asignados para su uso exclusivo y el establecimiento de horarios para el uso de espacios comunes" como el patio del colegio. En educación Infantil, los alumnos no deben acudir al centro con objetos o juguetes de casa

El movimiento dentro del aula será libre, pero los estudiantes deberán respetar la distancia mínima de seguridad con compañeros de otros grupos, con los que no habrá interacción. Los profesores de estas clases podrán utilizar, si quieren, la mascarillas, pero será voluntario.

En el comedor, estos 'niños burbuja' podrán utilizar medios físicos de separación si no se pudiera mantener la distancia de 1,5 m de distanciamiento y se recomienda la posibilidad de establecer varios turnos para comer. Si fuera posible, cada 'clase burbuja' debe tener asignado su acceso, zonas de paso, de recreo, comedor, aseos, etc., "procurando no utilizar los espacios designados a otro grupo en ningún momento". Las 'clases burbujas' evitarán la interacción entre sí. 

Además, la Junta obligará a los colegios a solicitar a las familias que "potencien la autonomía de los alumnos a la hora de ponerse o quitarse parte de su ropa, para minimizar los contactos entre docente y alumno". Los alumnos deberán llevar el chándal cuando vayan a realizar deporte y se retirarán los muñecos o juegos de construcción que puedan ser manipulados por varios niños. "Si no fuera posible en su totalidad", la Consejería ordena que se establezca una desinfección previa y posterior. También se tendrá que prever espacios individuales de almacenaje para el material como pinturas, rotuladores o tijeras.

Resto de alumnos

Se procurará mantener la distancia de 1,5 metros entre los alumnos y, si no fuera posuble, deberán utilizar mascarillas para prevenir la expansión del virus. Se deberá minimizar "al máximo" el flujo de personas y el intercambio de aulas dentro del mismo, y evitar los cambios del alumnado o el profesorado, salvo circunstancias muy puntuales como un especialista o un profesor de apoyo.

Se limitará el movimiento en el aula y el acercamiento entre el profesor y el el alumno. Se deberá ventilar las aulas 10-15 minutos antes de que lleguen los estudiantes: al final de cada periodo lectivo, durante el recreo y al acabar la jornada.

Recreo, aseos y comedor

Se escalonará, en la medida de las posibilidades, las salidas y regresos del recreo. También se minimizará el cruce en los pasillos, se reforzará la vigilancia de los estudiantes y, si es preciso, se adaptará o reducirá el tiempo de recreo. Además, se deberá limitar "en todo lo posible" los juegos de contacto o aquellos que impliquen intercambios de objetos. Es decir, adió a deportes como el fútbol o el baloncesto.

Los responsables de la limpieza deberán desinfectar y ventilar los baños al menos tres veces al días. Además, se recomienda que las papeleras tengan una tapa accionada por un pedal para evitar que los niños toquen la papelera al limpiarse las manos con papel, nada de toallas para secarse.

Durante todo el curso 2020-2021, los estudiantes deberán mantener la higiene de manos y la distancia de 1,5 metros. Si fuera necesario, se planteará organizar diferentes turnos para comer, con la posibilidad de que los alumnos de Infantil tengan un turno inicial. Se definirán los recorridos de entradas y salidas, señalizándolos y colocando barreras físicas donde sea preciso. Se debe adaptar el uso de material colectivo (bandejas, cubiertos, jarras de agua, etc.) para limitar al máximo los contactos. Se deberá organizar el lavado de manos de los alumnos antes y después de las comidas y se aconseja la recogida "escalonada" para evitar aglomeraciones. Si hubiera varios turnos para comer, se deberá ventilar y desinfectar la sala entre cada turno.

Profesores y otro personal del centro

Es obligatorio el uso de mascarillas en todas aquellas situaciones en las que no se puedan respetar el distanciamiento de 1,5 metros y la Junta considera "especialmente recomendable" su uso con los alumnos más pequeños 'no burbuja' y alumnado con necesidades educativas especiales, en desplazamientos interiores, todos los tiempos de entrada y salida y cuidado de recreos. Las personas de riesgo podrán volver al trabajo "si su condición clínica lo permite".

En los espacios comunes como las salas de profesores, hay que procurar ocupar siempre el mismo lugar y si no, desinfectar el espacio cuando se abandone. Se recomienda no compartir el material. Las salas de profesores deberán mantener una distancia de 1,5 metros entre sillas y evitar sentarse de frente si no existe esta distancia. Los mandos a distancia, rotuladores y otro tipo de objetos que utilicen varios profesores deberán ser desinfectados antes y después de su uso. En los despachos, se deberá suprimir el material decorativo de las estanterías "que entorpezca las labores de limpieza diarias". 

Transporte

Las mascarillas serán obligatorias para los mayores de seis años, puesto que el aforo de los autobuses o autocares no estará limitado. Los colegios deberán tener en cuenta que será necesario un 'tiempo extra' para que los niños suban y bajen del autobús. Cada vehículo deberá contar con un dispensador de gel hidroalcohólico y, si se realizan viajes en diferentes turnos, los autobuses deberán limpiarse, desinfectarse y ventilarse.

Protocolo ante los síntomas

Todo aquel que tenga síntomas o esté en cuarentena no podrá acceder a la escuela o instituto. Cuando un alumno presente síntomas durante la clase, se le llevará a una sala para uso individual, elegida previamente, que cuente con ventilación adecuada y con una papelera de pedal con bolsa, donde tirar la mascarilla y pañuelos desechables. Esta sala deberá limpiarse y desinfectarse "en profundidad" tras cada uso.

Se pondrá en conocimiento del equipo directivo y se facilitará una mascarilla, tanto para el alumno como para la persona que le cuide. Se avisará a la familia para que venga a recogerle y se le informará de que debe contactar con su centro de salud. En caso de gravedad, el centro educativo contactará con el 112 para que se evalúe su caso.

Si alguno de los trabajadores presenta síntomas, lo pondrá en conocimiento del equipo directivo y abandonará el centro educativo. Contactarán con su centro de salud y seguirán sus instrucciones. El centro educativo o el propio afectado deberán poner la situación en conocimiento del servicio de prevención correspondiente. Ni el alumno ni el trabajador podrá volver al centro educativo hasta que reciba el alta médica.

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2020 - 18:57 h

Descubre nuestras apps

stats