La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

La Fiscalía denuncia al Hospital de Medina del Campo por los abusos de un traumatólogo a una menor anestesiada

Hospital Comarcal de Medina del Campo.

La Fiscalía de Valladolid ha denunciado los directores de servicios del Hospital de Medina del Campo por presuntos abusos a una niña anestesiada por parte de un traumatólogo fallecido en accidente de tráfico el mismo día en que se le suspendía de empleo por la denuncia pública que realizaron 26 trabajadores del hospital.

Según informa la acusación pública en un comunicado, tras estudiar los hechos, ha remitido al Juzgado Decano de Medina del Campo las actuaciones realizadas a raíz de la comunicación por parte de la Consejería de Sanidad de la denuncia firmada por los trabajadores en los que se relataban abusos a mujeres, tanto en consulta como en quirófano.

Por el momento, la investigación sí ha detectado posibles contactos físicos inadecuados del médico fallecido a algunas mujeres en ese hospital, sin embargo, el presunto delito no tiene recorrido judicial, ya que el presunto autor ya ha muerto. Sin embargo, la Fiscalía sí considera necesario que se investigue judicialmente la falta de remisión a esta misma Fiscalía o al Juzgado de la comunicación reflejada en el sistema del propio hospital de fecha 30 de septiembre de 2019 en la que se relataba y describía un presunto abuso a una menor de edad, de la que tampoco fueron informados los padres de la paciente, por lo que ha formulado denuncia frente a los responsables del hospital y directores de servicios que tuvieron conocimiento de tales hechos, pues tal inactividad pudiera ser constitutiva de un delito de omisión. Tal y como relató elDiario.es, los abusos se producían desde al menos hace más de dos años. Tras la denuncia de los trabajadores, la Junta abrió una información reservada y el inspector halló una denuncia efectuada en 2019 a través del sistema Sisnot, el sistema de notificación de incidentes sin daño en los centros del Servicio Regional de Salud de Castilla y León. Se trata de una aplicación informática desde la que los profesionales informan de incidentes de manera anónima. La notificación llega a los gestores del centro donde se ha dado esa incidencia y se buscan soluciones para que no vuelva a ocurrir.

En este caso, una enfermera informó de que mientras se encontraba con el médico en quirófano junto a una niña anestesiada, observó como tenía sus manos "fuera del mapa quirúrgico" (zona descubierta en la que se interviene) y por debajo de la sábana. La trabajadora relataba en el texto que fue desplazándose en el quirófano hasta "interponer" su cuerpo entre las manos del médico y la pequeña. Esta denuncia no sólo no trajo consecuencias, es que tal y como señala la Fiscalía, ni se investigó, ni se informó a los padres de la niña.

Hasta que el pasado mes de junio los 26 trabajadores no remitieron a la dirección del hospital un escrito denunciando "tocamientos inadecuados" y "libidinosos" a mujeres por parte del traumatólogo, el asunto no salió del centro. A.M.P., una enfermera jubilada recientemente y que trabajó durante 30 años en el Hospital de Medina del Campo, aseguraba a este diario que había sido testigo.

Sin embargo, una vez que el caso trascendió sus paredes, y la Gerencia Regional de Salud anunció la apertura de una información reservada a la vez que comunicaba la denuncia a la Fiscalía, se produjo un goteo de dimisiones que comenzó con la del director gerente del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y del propio Hospital de Medina, José Manuel Vicente. Le siguieron en días posteriores la directora médica, Laura Gil, la directora de Enfermería, Teresa Sánchez, el jefe del área de Traumatología, José Ángel Sanz, y el de Anestesia, Juan Carlos Álvarez.

Un día antes de que la Junta abriese la información reservada, el traumatólogo aludido murió al colisionar frontalmente el coche que conducía con un camión en la carretera de León, a la altura del municipio de Ceinos de Campos.

La investigación de presuntos abusos sexuales, la dimisión de parte del equipo directivo del hospital y la muerte del médico, convirtió el pequeño hospital comarcal en una olla a presión. Mientras que el escrito de denuncia estaba firmado por enfermeras, auxiliares y celadores, presuntos testigos de los hechos, un segundo escrito en apoyo del fallecido y pidiendo la presunción de inocencia, salió a la luz, esta vez, lo firmaban una mayoría de médicos. Negaban los abusos y aseguraban que nadie los habría ocultado.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats