Absuelta por falta de pruebas la primera alcaldesa catalana juzgada por facilitar el referéndum del 1-O

La alcaldesa, en el banquillo

Primera alcaldesa catalana absuelta de organizar el referéndum del 1 de octubre de 2017. Un juzgado de Figueres (Girona) ha absuelto a la alcaldesa de Roses (Girona), Montserrat Mindan, de JxCat, del delito de desobediencia al Tribunal Constitucional del que la acusaba la Fiscalía, en el primer caso que llegó a juicio por el apoyo municipal a la votación.

Mindan, que afrontaba una pena de inhabilitación, fue la primera edil catalana que se sentó en el banquillo a raíz de la instrucción que, en vísperas del 1-O, dictó el entonces fiscal general del Estado José Manuel Maza para investigar a cerca de 700 alcaldes que apoyaban el referéndum.

En su sentencia, que no es firme, el juzgado de lo Penal número 1 de Figueres concluye que no hay suficientes pruebas para considerar que la alcaldesa diera "órdenes expresas ni tácitas" para contravenir la resolución del Tribunal Constitucional que le ordenaba impedir el referéndum, ni facilitó las llaves o los espacios para llevar a cabo la votación.

Ni el Ayuntamiento ni la acusada, concluye la sentencia, "elaboraron órdenes directas o indirectas para facilitar las votaciones del 1 de octubre desde la institución pública". Tampoco ha quedado probado, agrega la jueza, que Mindan "tolerara o permitiera" las votaciones ni que facilitara la apertura de locales para votar, pues no sabía quién los tenía que abrir.

"Lo único probado", a criterio de la magistrada, es que Mindan "conoció" las votaciones "una vez se estaban llevando a cabo", pues el apoyo que el consistorio había dado a la votación a principios de septiembre a través de un decreto era una mera "declaración política sin contenido ejecutivo".

Es más, con las votaciones ya en marcha solo las fuerzas de seguridad "podían accionar la fuerza" para impedir el referéndum ya que la alcaldesa, según la sentencia, "no podía pudiera vaciar por sí sola los colegios electorales y salas de plenos sin la ayuda de los agentes de policía" que estaban en el lugar de hechos. "Si no se les puede exigir acción concreta para vaciar los locales de votaciones a los agentes, difícilmente se puede exigir lo mismo a la acusada", remacha la magistrada.

De la ofensiva que lanzó la Fiscalía General del Estado antes del 1-O para impedir el referéndum y que comportó la apertura de investigaciones contra más de 700 alcaldes soberanistas que apoyaban la consulta solo quedan abiertas, tres años después, causas contra una decena de alcaldes. La de Mindan es la primera sentenciada, mientras que el actual conseller de Exteriores y exprimer edil de Agramunt, Bernat Solé, espera el veredicto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). A la espera de juicio están los alcaldes o exalcaldes de Roquetes y Amposta (Tarragona), Alcarràs (Lleida), Castelló d’Empúries y Figueres (Girona) y Collbató y Molins de Rei (Barcelona).

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2020 - 14:50 h

Descubre nuestras apps

stats