Puigdemont reúne a 2.000 cargos públicos para impulsar un organismo paralelo al Govern y al Parlament

Puigdemont llama a "retomar la iniciativa" al margen del Estado.

Dos semanas después de la sentencia del Tribunal Supremo (TS), el independentismo ha conseguido este miércoles pactar una respuesta conjunta al veredicto. La réplica ha llegado tras la primera reunión de la llamada Asamblea de Cargos Electos, que ha congregado en Barcelona a 2.000 responsables públicos independentistas: desde alcaldes hasta concejales, pasando por diputados y senadores. También estaba el president de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresident, Pere Aragonès, así como el president del Parlament, Roger Torrent y varios consellers del Govern.

Oriol Junqueras: "Violencia es condenar a un siglo de cárcel a demócratas por poner urnas"

Oriol Junqueras: "Violencia es condenar a un siglo de cárcel a demócratas por poner urnas"

Los 2.000 cargos fueron convocados la semana pasada por el expresident Carles Puigdemont con la intención de crear un nuevo órgano que, al margen del Govern y del Parlament, articule una respuesta a la sentencia y trabaje para intentar conseguir la autodeterminación. La idea del expresident es crear una entidad "liberada de servitudes y censuras" que no esté bajo la amenaza de la justicia o las inhabilitaciones.

Hasta la fecha, los partidos secesionistas habían condenado y criticado ampliamente el fallo del TS pero la réplica había quedado de momento en manos de la calle, espoleada por entidades sin liderazgo visible como el Tsunami Democràtic o los CDR. La reunión de este miércoles supone el primer intento para responder de manera conjunta al veredicto que ha condenado a prisión a nueve líderes del independentismo. 

El encuentro ha estado dirigido por una mesa “plural y coral” provisional, que contaba con miembros de ERC, de JxCat, de la CUP así como la exalcaldesa de Badalona, Dolors Sabaté, perteneciente al sector soberanista de los comuns. La intención es que esta Asamblea sea “estable, permanente y con continuidad” y durante la reunión de este miércoles se ha constituido el grupo que gestionará este ente.

Los miembros congregados, llegados desde toda Catalunya, han aprobado por unanimidad un manifiesto que rechaza la sentencia porque considera que “vulnera los derechos civiles y políticos”. A su vez, pide la amnistía para los presos y el “fin de la represión social y política” y muestra su apoyo a la “movilización popular”. También exige “diálogo” al Gobierno central y apela a la mediación internacional para poder ejercer el derecho de autodeterminación.

A pesar de los esfuerzos por proyectar una imagen unitaria, las distintas almas que integran el independentismo han sobrevolado el encuentro en todo momento. Las primeras divergencias se han visto durante los primeros discursos: uno en directo de Puigdemont desde Waterloo y una carta de Carme Forcadell leída a continuación. Mientras Puigdemont ha desplegado un mensaje mucho más beligerante, Forcadell ha pedido empatía y ha insistido en la necesidad de mantenerse en la vía pacífica.

“Hoy constatamos que no conseguiremos nada que no consigamos por nuestros propios medios”, ha declarado el expresident por videoconferencia. “Nada nos llegará ni de fuera ni regalado”. El expresident ha defendido la asamblea creada hoy como un espacio “para tomar nuestras propias decisiones” y "caminar con agenda propia”. También ha asegurado que el independentismo “reemprende” su camino hacia la República.

Forcadell, en cambio, ha recordado que el camino es “largo y difícil” y ha pedido a los reunidos que no permitan que el independentismo “se aparte de la no violencia”.

Los reunidos no han conseguido concretar cómo se llevarán a cabo los objetivos fijados y, durante el turno abierto de palabra, se han evidenciado las diferencias que siguen latentes en el secesionismo. De momento, la llamada "comisión gestora" formada por miembros de los tres partidos independentistas se ha comprometido a pensar cómo se estructurará este organismo y a debatirlo en la siguiente reunión.

Tras la aprobación del manifiesto, distintos cargos públicos han tomado la palabra y la mayoría ha aprovechado para defender a los jóvenes que, mientras se desarrollaba el acto, ocupaban la plaza Universidad para iniciar una “acampada indefinida”. Ha sido entonces cuando se han lanzado los mensajes más duros contra los  miembros del Govern, que han tenido que escuchar en varios momentos los gritos que pedían la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch, y la demanda de unidad en el independentismo. “No podemos hacer más discursos vacíos, tenemos que generar una nueva institucionalidad y que no nos vuelva a pasar como el 1 de octubre”, ha espetado una de las intervinientes.

La mayoría de los discursos defendía las movilizaciones de los últimos días en Catalunya, sin que se haya escuchado una sola condena a los disturbios ocurridos en Barcelona y otras ciudades del territorio. “Pertenezco a una generación a la que le prometisteis todo sin pagar nada”, ha afirmado un joven de 24 años. “Al final pertenezco a la generación que lo ha pagado todo sin conseguir nada”. La sala se ha levantado para aplaudirle.

Continuando con el chaparrón de reproches al Govern,  un joven concejal de Viladrau ha instado al president Torra a no hablar más de infiltrados en los disturbios. "No éramos infiltrados. Éramos vuestros hijos que intentábamos demostrar nuestra indignación”, le ha dicho antes de que un sonoro aplauso retumbara en la sala.

Al acabar la asamblea, unas 600 personas presentes en la reunión han salido fuera del auditorio y han cortado la Diagonal.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2019 - 21:45 h

Descubre nuestras apps

stats