eldiario.es

9
Menú

Cubiertas vegetales: hacia la recuperación de la biodiversidad en olivos

La asociación Tierra Verde, de Alcaraz en Albacete, es pionera en la recuperación de las cubiertas vegetales en la gestión de sus olivares

Se llama así a las plantas que crecen entre las hileras de viñedo o los olivos, para atraer organismos beneficiosos a los cultivos

- PUBLICIDAD -
Ejemplo de cubiertas vegetales en olivos de Alcaraz, Albacete. Foto: Lourdes Cifuentes.

Ejemplo de cubiertas vegetales en olivos de Alcaraz, Albacete. Foto: Lourdes Cifuentes.

La pérdida de biordiversidad (especies animales y vegetales) es uno de los mayores retos en un momento en el que el declive de especies causado por la actividad humana es 1.000 veces más rápido que en condiciones naturales. La agricultura es un elemento fundamental para proveer de alimentos saludables, seguros y de manera estable a una población en constante crecimiento y que demanda, por consiguiente, más producción. Pero también se beneficia de ella: la biodiversidad juega un papel fundamental en la formación del suelo, el mantenimiento del ciclo hidrológico, el ciclo de nutrientes, el control de la erosión, el control de plagas y enfermedades, la regulación del clima, la polinización o el secuestro de carbono.

Hoy por hoy, la realidad ha llevado a un sistema de producción intensiva provocando que la agricultura, de la que depende el 50% de las especies europeas, sea ahora una de las principales causas de su desaparición y lo que ello conlleva: contaminación de agua y suelos, invasión de especies exóticas e, incluso, pérdida de variedades de razas ganaderas y variedades de cultivo. La solución para frenar la pérdida de biodiversidad, y que el sistema agrario vuelva a convertirse en el hogar de las especies, está en transformar los procesos que han llevado un estado cercano al colapso. ¿Cómo? Integrando la conservación de la biodiversidad en el proceso y que ésto sirva a su vez que que el producto tenga un valor añadido en un mercado cada vez más concienciado con el respeto al entorno y el medio ambiente.

Encuentro organizados por Fundación Global Nature en Alcaraz. Foto: Lourdes Cifuentes.

Encuentro organizados por Fundación Global Nature en Alcaraz. Foto: Lourdes Cifuentes.

Es ahí donde entra el proyecto LIFE Food & Biodiversity que se desarrolla en Alemania, España, Francia y Portugal por agoodforgood, Auf!, Bodensee-Stiftung, Fundación Global Nature, Global Nature Fund, Instituto Superior Técnico de Lisboa y Solagro. El proyecto cuenta con el apoyo del programa LIFE de la Unión Europea y el Ministerio de Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad. El objetivo del proyecto es introducir estándares, normas y protocolos en empresas para que añadan estos criterios en su proceso de producción, haciendo que ese producto final tenga un valor añadido.

Una de las prácticas que ayudan a la recuperación de la biodiversidad son las cubiertas vegetales, esas plantas (naturales o sembrada) que crecen entre las hileras de viñedo y entre los olivos y que atraen organismos beneficiosos que se alimentan de plagas (reduciendo la necesidad de fitosanitarios), mejoran la estructura del suelo y el contenido de materia orgánica, reducen la erosión y, además, mejoran el comportamiento hídrico.

Tierra Verde, un ejemplo a seguir

La asociación Tierra Verde, ubicada en Alcaraz (Albacete), es pionera en la provincia de Albacete al "recuperar" esas cubiertas vegetales en la gestión de sus olivares, todos ellos ecológicos. Las instalaciones de esta asociación han sido el punto de encuentro de una actividad para intercambiar buenas prácticas de conservación de biodiversidad en la que han participado explotaciones piloto del proyecto LIFE Food & Biodiversity: Viver y Al Alma del Olivo. Todos tienen un objetivo común: trabajan por la calidad del aceite y para ello exploran nuevas técnicas en la parte ambiental.

El proceso que ha seguido Luis Fernández, presidente de Tierra Verde y agricultor, le ha llevado de la reconversión a ecológico de todos sus olivares a devolver biodiversidad con las cubiertas vegetales, en este caso, naturales y que le han servido, a su vez, para integrar ganadería y agricultura.

Todo encaja: la cubierta sale sola, protegiendo a la tierra, promoviendo la diversidad de flora y fauna, y aportando nutrientes a esa tierra de la que se alimentan tanto el olivo como el ganado (ovejas y caballos en el caso de Luís Fernández). Además, con estas cubiertas Luis ha conseguido mejorar la fertilización del suelo, en buena parte por el paso del ganado y los caballos, también aumenta la infiltración del agua, y en este caso se secan en verano, por lo que no compiten por el agua con los olivos.

Pero no es la única forma. Y así se planteó en el encuentro organizado por Fundación Global Nature. Las cubiertas verdes pueden sembrarse y las leguminosas son una opción porque además fijan nitrógeno atmosférico. Pero otro de sus beneficios, probado en las cubiertas vegetales en viñedos, ha sido la vuelta de especies en declive como las avutardas.

Compartir experiencias abre posibilidades

El objetivo del encuentro en Alcaraz ha servido para que los productores compartan sus experiencias y sepan de boca de otros que ya lo han hecho cómo poner en marcha prácticas beneficiosas para la recuperación de la biodiversidad y para el rendimiento de la cosecha y el producto. El ejemplo de Tierra Verde muestra que en términos de rendimiento y calidad, las prácticas en biodiversidad, aumentan en sus aceites y disminuyen los costes. Esto les lleva a tener una posición aventajada en un mercado que demanda un "plus" o distintivo, además de un valor añadido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha