Condenados cuatro directivos de los ferrocarriles valencianos por 43 homicidios imprudentes por el accidente del metro de València en 2006

Los acusados por la falta de seguridad del accidente del metro de València en 2006.

El juicio del accidente del metro de València el 3 de julio de 2006 ha finalizado. La titular del juzgado de lo Penal número 6 de Valencia ha condenado por 43 homicidios imprudentes a Juan José Gimeno Barberá, Vicente Antonio Contreras, Francisco García Sigüenza y Sebastián Argente, todos directivos de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) cuando sucedieron los hechos. El tribunal ha absuelto a la exgerente de la empresa pública Marisa Gracia y a los otros directivos Manuel Sansano, Luis Miguel Domingo Alepuz, Salvador Orts Pardo y a la propia FGV.

Los acusados se han declarado culpables de un delito contra los derechos de los trabajadores en concurso ideal con 43 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional y 36 delitos de lesiones también por imprudencia grave profesional.

El juicio iba a durar seis meses, pero se ha solventado en menos de una hora tras el acuerdo alcanzado entre las partes y la Fiscalía una semana antes de la vista oral. La Asociación de Víctimas del Metro 3 J, que ha ejercido la acusación particular así como la Fiscalía, han renunciado a pedir la entrada en prisión. Las penas para los condenados son de hasta 22 meses.

Los cuatro acusados han reconocido los hechos que han determinado que no se pusieron todas las medidas de seguridad necesarias, lo que provocó y agravó el accidente en el que perecieron 43 personas. La sentencia aclara y revierte la instrucción inicial que culpaba al conductor del tren y achacaba el descarrilamiento a un exceso de velocidad. Esta era la argumentación que defendió la jueza instructora y la primera comisión de investigación, amañada por la mayoría absoluta que el PP de Francisco Camps tenía en 2006 en el Parlamento valenciano.

La intervención del abogado de las víctimas del metro ha sido la más extensa y emotiva de todos los letrados. "Estos son hechos demoledores y probados", ha sentenciado el letrado. "A los cuatro condenados se les reprocha que no cumplieran con su trabajo. Eran funcionarios y no cumplieron con su trabajo por lo que se les pagaba", ha explicado en referencia a la importancia de la sentencia.

Según el letrado, Vicente Baeza, "la asociación de víctimas nunca ha querido venganza. Solo pidió que se investigase y después de un período larguísimo por la contumacia de una instructora nos encontramos aquí", ha explicado. "No hemos querido venganza, sino justicia. Pero esa nobleza también obliga a los condenados", ha argumentado en referencia a su inhabilitación y a que hayan aceptado que no entren en prisión pese a los 22 meses de condena.

El abogado de las víctimas ha criticado a la jueza instructora, que cerró la causa a los pocos meses del accidente y que la intentó archivar en otras ocasiones cuando la Fiscalía obligó a su reapertura. Finalmente fue la Audiencia Provincial de València la que forzó a finalizar la instrucción y a abrir el juicio oral.

"Si ha habido instrucción ha sido a pesar de la instructora. Y con la ayuda de la Fiscalía esa fe en que la verdad tenía que salir a pesar de la continua oposición de la instructora"", ha criticado. "La pena se cumplirá, pero no en prisión. Y como la prisión no iba a devolver a las víctimas este letrado informa a favor de que no entren en la cárcel", ha sentenciado.

Etiquetas
Publicado el
27 de enero de 2020 - 10:31 h

Descubre nuestras apps

stats