eldiario.es

9

La plataforma CIEs No envía las imágenes sobre el "deplorable estado de las instalaciones" de València al juez que vigila el recinto

La secretaria autonómica de Salud Pública visita Zapadores con la pareja del interno venezolano con VIH para asegurar la medicación y el tratamiento

La Delegación del Gobierno declina pronunciarse y recuerda que en enero cerrará el recinto para hacer reformas

Dentro del CIE: las "inhumanas" condiciones del centro de extranjeros de València grabadas por un interno

Varios reclusos en una de las celdas del CIE de Zapadores.

Varios reclusos en una de las celdas del CIE de Zapadores.

El juez encargado del control y vigilancia del CIE de Zapadores ya tiene en sus manos las imágenes publicadas por eldiario.es del interior del recinto que muestran el estado de baños y duchas y el ambiente carcelario de las instalaciones.

Un portavoz de la campaña CIEs No, que agrupa a ONG y activistas por el cierre de los centros de internamiento de extranjeros, ha presentado este martes un escrito ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de València, encargado del control del recinto, en el que detalla el "deplorable estado de las instalaciones" y las "filtraciones, desperfectos, suciedad y falta de intimidad y privacidad" de los baños y las duchas, así como el "mal aspecto de la comida" y el "hacinamiento en las celdas". El escrito alude también al "régimen penitenciario" del CIE de Zapadores. 

El recinto cerrará el próximo mes de enero por reformas, recuerdan fuentes oficiales de la Delegación del Gobierno, que han declinado pronunciarse sobre el estado del centro. Compromís pidió, tras la publicación de las imágenes, un informe sobre las condiciones de los internos en Zapadores.

Los videos fueron grabadas por R. Y., un venezolano de 33 años y con VIH que a punto estuvo de ser deportado el pasado viernes, para denunciar que el CIE de Zapadores "es una cárcel". El hombre se negó a subir al avión que lo iba a deportar a Venezuela desde el aeropuerto de Barajas y fue devuelto al CIE de València, tal como informó este diario. El Defensor del Pueblo admitió a trámite una queja sobre la situación de R. Y. y presentó un escrito ante el Ministerio del Interior recomendando la paralización de la expulsión.

El hombre fue llevado este lunes al hospital y obtuvo la medicación que, durante el primer mes de encierro, le proporcionó su pareja, un ciudadano español. La Policía, según fuentes cercanas al interno, ha pedido una prórroga de 20 días de reclusión en Zapadores.

La secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, se ha reunido este lunes con la pareja del interno y lo ha acompañado al CIE, donde también se ha entrevistado con el director del centro para tratar sobre las condiciones de alimentación y de atención sanitaria que el recinto presta a los inmigrantes recluidos.

La alto cargo de Compromís, a raíz del suicidio de un joven marroquí en una celda de aislamiento que investiga el Juzgado de Instrucción número 10 de València, intentó el pasado 1 de agosto acceder al CIE en una visita oficial que fue anulada por los responsables del recinto pocas horas antes.

Isaura Navarro, a la derecha, y la directora general Ofèlia Gimeno, en la entrada del recinto de Zapadores momentos antes de su visita a R. Y.

Isaura Navarro, a la derecha, y la directora general Ofèlia Gimeno, en la entrada del recinto de Zapadores momentos antes de su visita a R. Y.

Este martes, tras la publicación de los videos, la secretaria autonómica de la Conselleria de Sanitat, acompañada por la directora general de Salud Pública, Ofèlia Gimeno, y por la pareja del interno, ha acudido a Zapadores a visitar a R. Y. e interesarse por la atención sanitaria que recibe. 

Navarro ha constatado que la zona de visitas cuenta con una suerte de mampara que separa a los internos de sus familiares, amigos o parejas con un agujero para que puedan tocarse al menos las manos. El juez de vigilancia del CIE ya advirtió hace casi nueve años, que "tal separación conforma una característica de locutorio carcelario" e impide que interno y visitantes "puedan estar hablando dándose la mano o acariciándose". El juez, en un auto del 26 de abril del 2011, acordó que los internos pudieran recibir visitas "sin obstáculo que les separe" aunque en la parte dispositiva pide que sea como "regla general". 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha