eldiario.es

9

DESALAMBRE

“Nos gusta que el barco sea un oasis donde la gente pueda descansar y recuperarse de la barbarie que han vivido”

Así valora Marc Reig, el capitán del 'Open Arms', los intentos de la tripulación por suavizar la travesía a las 310 personas rescatadas a bordo

La embarcación tiene previsto llegar al puerto de Algeciras el 28 de diciembre

De las 313 personas rescatadas inicialmente, han sido evacuados un menor no acompañadoun bebé y su madre

Un ayudante del Open Arms junto con unos rescatados

Marc, capitán del Open Arms durante la misión 57 de la ONG, hace pompas de jabón para distraer a algunos de los niños rescatados / Olmo Calvo

Un mar de mantas, en el que poco a poco empiezan a asomar las cabezas de los primeros en despertar, es la imagen que se ve en la cubierta del Open Arms, con los primeros rayos de luz. La camerunesa Pirrette es de las más madrugadoras. Lo primero que hace es coger en brazos a su hijo, Latifa, de tres años. Se sienta y, con mimo, lo acuna en sus piernas. Mientras tanto continúa su plegaria con los brazos en alto y la mirada en el cielo. Con su canto suave rompe la monotonía de la mañana.

Poco a poco, comienzan a levantarse el resto de personas. Se forman algunas filas para ir al baño o asearse. Muchos padres y madres abrazan a sus críos, aún envueltos en las mantas que los protegen del frío de la mañana. Otros se entretienen observando el baile de las olas.

Una de las personas rescatadas se cubre del viento frío con una manta en la popa del barco Open Arms / Olmo Calvo

Una de las personas rescatadas se cubre del viento frío con una manta en la popa del barco Open Arms / Olmo Calvo

Una armonía que se corta cuando los doctores se dirigen apresurados a atender a una de las mujeres embarazadas, en una frenética mañana de consultas médicas. "La mayoría están estables, pero arrastran consecuencias del viaje, de todo su proyecto migratorio. El agotamiento, la debilidad o síntomas de haber vivido durante mucho tiempo en condiciones de hacinamiento, es lo más habitual", explica la doctora.

Sin embargo, aquel punto de estrés se esfuma con el paso del tiempo. Basta un micrófono y música para despertar el ánimo. Niños, mujeres, hombres, tripulación; todos se dejan llevar por la música y el baile, envolviendo el ambiente en un momento de alegría compartida.

Un grupo de mujeres cantando con un altavoz instalado por los voluntarios de Proactiva Open Arms en la cubierta del barco. Decenas de mujeres, niños y hombres se animaron a participar en la actividad / Olmo Calvo

Un grupo de mujeres cantando con un altavoz instalado por los voluntarios de Proactiva Open Arms en la cubierta del barco. Decenas de mujeres, niños y hombres se animaron a participar en la actividad / Olmo Calvo

Los voluntarios y trabajadores de Proactiva Open Arms, que conforman la tripulación, son una pieza fundamental para suavizar las duras condiciones que supone navegar más de 1.100 millas rumbo a Algeciras. Y es que cada uno de ellos da al máximo para que, como dice la jerga marítima, todo vaya viento en popa. Por el momento, Algeciras es el puerto más probable para el desembarco de las 310 personas rescatadas el pasado 21 de diciembre en el Mediterráneo central. 

"Nos gusta que el barco sea un oasis donde la gente pueda descansar de la barbarie que ha estado viviendo y que puedan tener tiempo de recuperarse poco a poco", valora el capitán, Marc Reig, después de bajar a cubierta, equipado con lápices de colores, folios y un bote de jabón para hacer burbujas y compartir un rato de entretenimiento con Sami, Luga, Cristo, Melisa, Mohamed o Sarah... los niños del Open Arms.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha