eldiario.es

9

La familia del fallecido en el Ave a la Meca denuncia que Abengoa oculta cómo ocurrió el accidente

Solo una semana después del accidente que acabó con la vida de Sergio Rivera, granadino de 30 años, los familiares reciben un certificado de defunción en inglés traducido del árabe.

“Nos enviaron un documento diciendo que renunciábamos a la autopsia y que eximíamos de responsabilidad a la empresa”, aseguran los familiares.

Nadie de Inabensa, la filial de Abengoa, ha relatado los pormenores de la tragedia a los allegados de la víctima, que se han puesto en contacto con la embajada para hacer los trámites sin apoyarse en la empresa

El primer tren del AVE Medina-La Meca llegará a Arabia Saudí a finales de año

Imagen de archivo de las obras del AVE de La Meca. EFE

Una semana después de la muerte del español Sergio Rivera Moles, de 30 años, el pasado miércoles 3 de febrero en accidente laboral en las obras del AVE a La Meca, los familiares de la víctima siguen sin saber realmente qué ocurrió. eldiario.es adelantó la primera muerte de un español en las obras del mayor contrato jamás conseguido por empresas nacionales en el extranjero (más de 6.500 millones de euros) y los allegados de Sergio, oriundo de Granada y trabajador de Inabensa -filial de Abengoa- ni saben cómo se produjo la tragedia ni qué sucede con la repatriación del cuerpo.

Así lo relatan personas próximas a la familia del fallecido, natural de la localidad de Jayena, a este medio. “Al principio decidimos hacer todo a través de la empresa”, explican guardando el anonimato. “Para empezar, disuadieron a los familiares directos de viajar a Arabia Saudí en un primer momento, alegando que los trámites para conseguir el visado eran muy complicados”. Abengoa contactó con ellos para, teóricamente, facilitarles información mientras les iba diciendo que todo avanzaba dentro de lo previsto.

La familia recibió un parte de defunción del hospital saudí el día 4 de febrero, al día siguiente del siniestro. “Pero estaba en árabe y, evidentemente, no lo firmamos. Supuestamente lo iban a traducir inmediatamente al inglés” por lo que la familia contrató un traductor cualificado para entender su contenido (ver nota al pie).

eldiario.es ha tratado de ponerse en contacto con Abengoa, sin respuesta de la multinacional con sede en Sevilla. El 6 de febrero, cuando este periódico reveló el accidente, Abengoa se limitó a decir que el trabajador “estaba desempeñando tareas de mantenimiento de la línea ferroviaria AVE Medina-La Meca” rechazando aportar cualquier información extra.

“Mientras que en un principio alegaron que el retraso del certificado de defunción se debía a cuestiones relacionadas con la autopsia, ahora nos han hecho llegar un documento para firmar por el que renunciamos a dicha autopsia y por el que eximimos a la empresa de toda responsabilidad”, prosiguen los familiares, a los que dieron a entender que ese documento era necesario para la solicitud del cuerpo.

Los allegados de la víctima no han firmado este último documento y han decidido, a la vista de la actitud de Abengoa, contactar directamente con la embajada para repatriar el cuerpo. “No sabemos ni en qué depósito está”.

“Tampoco han facilitado los contactos de las personas que estaban presentes en el momento de la tragedia y que fueron testigos de ella”, señalan los familiares, que temen que la empresa quiera acusar al fallecido de actuar erróneamente ante la opacidad manifiesta de Abengoa. Según el Ideal de Granada, el sindicato CCOO denunciará a la firma andaluza por este caso, una versión que este medio no ha podido corroborar.

La única versión del accidente es que habría una bobina mal fijada que habría caído sobre Sergio Rivera, poniendo fin a su vida. Pero también había trabajadores españoles destinados temporalmente a las obras del tren de alta velocidad que denuncian la precaria situación de algunos operarios en Arabia Saudí.

Este blog, que supuestamente cita a amigos de la víctima, remacha la denuncia de la dureza de los trabajos: “Él nunca nos contaba demasiado. Sólo que las jornadas eran interminables, que llegaban a trabajar 12 y hasta 14 horas diarias. Pero nunca se quejaba, no quería preocupar a sus padres ni a su hermano”.

NOTA: Al cierre de esta edición la familia ha contactado a este diario para advertir que les ha llegado la traducción en inglés del parte pero que aún no conocen su contenido

eldiario.es ha tenido acceso a esta información gracias a material recibido en pistas@eldiario.es. Si tú también tienes documentación o información relevante que desvelar, usa nuestros buzones seguros.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha