Grandes empresas fichan a más de una decena de expolíticos y altos cargos durante la pandemia

Fátima Bañez e Isabel García Tejerina, en una imagen de archivo.

Más de una decena de expolíticos y antiguos altos cargos en España han fichado como consejeros o asesores de grandes empresas desde el estallido de la crisis del coronavirus en marzo pasado. La tendencia se agudizó en mayo y ha tomado nuevo brío en las últimas semanas, en paralelo a la segunda ola de la pandemia. El recuento solo toma en cuenta a antiguos ministros o secretarios de Estado y no a cargos inferiores, como directores generales.

El último fichaje se conoció el viernes, cuando el grupo tecnológico Amper anunció el nombramiento como presidente de su consejo de administración de Pedro Morenés, ex ministro de Defensa con Mariano Rajoy, que ya en noviembre pasado había recibido el visto bueno de la Oficina de Conflictos de Interés para convertirse en presidente de una filial de esa misma firma, Amper Ingenio. 

También el viernes, Hispasat formalizaba el nombramiento, a propuesta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), del ex alcalde socialista de Barcelona Jordi Hereu como nuevo presidente. El operador de satélites, que es filial de Red Eléctrica y está participado por la SEPI (a su vez, principal accionista del grupo energético), había propuesto nombrar a Hereu a finales de septiembre.

El mes pasado, la eléctrica Iberdrola nombró consejeras de dos de sus filiales en Latinoamérica a otras dos exministras de Rajoy: la extitular de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina (como vocal de su filial brasileña Neoenergia), y la de Empleo, Fátima Báñez, para su filial en México. En julio, Iberdrola ya fichó como asesor de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, al ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán en pleno escándalo Villarejo.

Tejerina, que dejó su escaño en julio, ya recibió permiso en marzo para convertirse en asesora de la consultora EY. Por su parte, Báñez preside desde julio la Fundación CEOE y es desde diciembre de 2019 consejera de Rovi, la farmacéutica madrileña que ha cerrado un acuerdo con la estadounidense Moderna para fabricar en España los viales de la vacuna del coronavirus que está desarrollando esa biotecnológica.

También el mes pasado, Talgo anunció el nombramiento como consejera independiente de María Luisa Poncela, ex secretaria de Estado de Comercio con Luis de Guindos. Hasta su fichaje por el fabricante de trenes, Poncela era directiva de uno de los principales clientes de Talgo, la estatal Renfe. En concreto, desde mayo de 2019 era directora Internacional de Renfe Operadora.

También está vinculada a Talgo desde 2019 la exvicepresidenta del Gobierno y exministra socialista Elena Salgado, que en junio fue nombrada consejera del operador de aparcamientos Saba, propiedad del hólding industrial de La Caixa. Unas semanas antes, en mayo, trascendieron dos de los fichajes más polémicos de los últimos meses, los de dos antiguos compañeros de Salgado en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, los exministros José Blanco y José Montilla, como consejeros de Enagás, participada por SEPI.

Esos nombramientos, formalizados en junio, se produjeron casi en paralelo a la puesta en marcha de Acento, la consultora de asuntos públicos impulsada por Blanco junto al ex portavoz del PSOE en el Congreso Antonio Hernando y que ha incorporado, entre otros, al el líder del PP vasco Alfonso Alonso y a la exvicesecretaria general del PSOE Elena Valenciano. Acento, como reveló eldiario.es, se ha dedicado a vender por carta a empresas del Ibex sus contactos directos con ministros del actual gobierno.

A los nombramientos de Montilla y Blanco se sumaron, también en mayo, las designaciones de Pedro Mejía (ex secretario de Estado de Comercio con Zapatero y ex presidente del operador del mercado eléctrico) como consejero del fondo Cerberus en España, y el primer fichaje por parte de una gran empresa de un ex vocal de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC): la exvicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, que hasta 2017 fue vocal del 'súperregulador' y que se incorporó al consejo de administración del fabricante de trenes CAF.

También en mayo, Duro Felguera (que en abril fichó como consejero al exministro y expresidente de Red Eléctrica Jordi Sevilla) anunció el nombramiento como consejera de Elena Pisonero, ex diputada del PP y ex secretaria de Estado en tiempos de Rodrigo Rato. A Pisonero, que fue presidenta de Hispasat hasta hace un año, el cargo en Duro Felguera le duró dos días por los posibles conflictos de interés que iba a conllevar su presencia simultánea en Solaria, empresa de energía fotovoltaica que acaba de incorporarse al Ibex 35. 

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 23:17 h

Descubre nuestras apps

stats