Euskadi se felicita por haber dejado atrás el pico de su quinta ola: "Con todas las cautelas, hemos iniciado un lento descenso"

La consejera Sagardui, este martes antes de comparecer en rueda de prensa

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha anunciado "con todas las cautelas" que Euskadi "ha iniciado un lento descenso" de la última ola de la COVID-19, si bien la tasa de incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes sigue estando en 509,52 casos, alerta roja. Sagardui ha rescatado su ya clásico "vamos bien pero no estamos bien" porque, según ha enfatizado, hay que seguir en alerta "para que esta tendencia tenga un reflejo más pronunciado en el sistema sanitario". Y es que las UCI vascas siguen en máximos, con 188 pacientes críticos y 92 personas ingresadas en las últimas 24 horas, casi tantas como en todo el fin de semana.

Euskadi ha administrado este fin de semana 24 vacunas por minuto y completa la doble vuelta entre todo el personal de Osakidetza

Euskadi ha administrado este fin de semana 24 vacunas por minuto y completa la doble vuelta entre todo el personal de Osakidetza

El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) tiene abiertas 397 camas de UCI. De ellas, el 76,32% están ocupadas o con casos de COVID-19 o con enfermos graves por otras patologías. Están libres alrededor de 90 puestos, por lo tanto. De lunes a martes se han producido 13 ingresos en UCI y, tras el balance de altas, se han liberado siete camas, aunque no se precisa si por mejorías o por defunciones. Lo llamativo es el desequilibrio territorial de la presión asistencial. En Gipuzkoa la ocupación no baja y las salidas de UCI son una en Álava y seis en Bizkaia. La media es que el 62,05% de los ingresados en intensivos lo sean por cuadros severos de coronavirus, pero en Gipuzkoa ese porcentaje llega al 78% y en Álava al 74%, cuando en Bizkaia ronda el 51%. Son un total de 681 las personas ingresadas sumadas las UCI y las plantas por 732 de hace una semana. Sin embargo, de momento hasta la semana próxima se mantiene suspendida toda la actividad quirúrgica no urgente para liberar espacios y equipos humanos para atender a los pacientes con COVID-19.

Euskadi ha notificado este martes 646 casos positivos más, el 5,6% de todas las pruebas diagnósticas realizadas. Un 34,1% de ellos eran sintomáticos en el momento de la toma de muestras. Los casos se reparten en 351 en Bizkaia -el único territorio que no solamente no sigue la estela descendente sino que vive ligeros repuntes como los de Basauri, Bermeo y Ermua, que pasan la barrera de 400 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días-, 246 en Gipuzkoa -cuya tasa de incidencia sigue claramente por encima de 600- y 42 en Álava -ya sin alerta roja en Vitoria aunque con la comarca del Valle de Ayala con muchos contagios-. Muy al contrario, Elorrio puede presumir de ser el único municipio con un nivel de incidencia considerado como "óptimo", menos de 60 casos en dos semanas. Es la primera vez que una localidad está con semáforo verde en semanas.

Sagardui ha destacado también que el R0 -que mide los casos que genera cada positivo- sigue en 0,89, por debajo de 1, lo que indica que la pandemia está contrayéndose. Las nuevas variantes del Sars-Cov-2, en todo caso, generan incertidumbre. Son 370 los casos confirmados de la mutación brasileña, 72 de la sudafricana y uno de la nigeriana. Respecto a la detectada en origen en India, no hay más casos sospechosos que los cuatro de una tripulación en cuarentena. Se trata de un barco de pabellón noruego procedente de Malasia en el que tres ocupantes han dado positivo y hay un cuarto con síntomas. Algunos de ellos son de nacionalidad india y se espera el resultado de la secuenciación de las muestras, que tarde 72 horas, por lo que hasta el jueves podría no haber noticias.

La consejera, en vista del posible final de esta ola, ha querido insistir en que Euskadi no debe ser estigmatizada, ya que hace más pruebas que la media. Además, ha remarcado que este pico ha sido "más bajo" que otros anteriores y con una mortalidad menor. Igualmente, ha destacado el elevado ritmo de vacunación de las últimas jornadas. De lunes a martes se han pinchado 25.000 dosis más. "Dosis suministrada, dosis administrada", ha repetido sonoramente. Además de las 91.260 unidades de Pfizer recibidas este lunes, ha llegado al fin un cargamento con 11.800 de Moderna que se había retrasado la pasada semana. El plan es terminar con el grupo de 70 a 79 años y aprovechar los sobrantes de Pfizer, Moderna y Janssen para cerrar también el colectivo de 60 a 69, el único en el que se puede emplear AstraZeneca. Después se pasaría a la franja de 50 a 59 años, con más de 300.000 personas.

Respecto a las más de 80.000 personas vacunadas en primera dosis con AstraZeneca y que tienen menos de 60 años, siguen esperando una decisión sobre su futuro. En torno a 53.000 -según datos oficiales- verán retrasada hasta cuatro semanas la decisión mientras se estudia si es eficaz inocularles como recuerdo una vacuna de otra marca. En todo caso, ha dicho que el retraso no compromete las especificaciones técnicas del producto de Oxford y que incluso con una sola dosis "ya cuentan con un 60-80% de la efectividad que tendrían con dos", lo que podría "servir de barrera" para minimizar síntomas en caso de contraer el Sars-Cov-2.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
4 de mayo de 2021 - 13:55 h

Descubre nuestras apps

stats