La portada de mañana
Acceder
La cuarta ola evoluciona con grandes diferencias entre comunidades autónomas
¿Quién tiene una casa en España? La brecha entre propietarios e inquilinos
Opinión – Lo de Madrid, por Antón Losada

Crecen los positivos en Euskadi por el incremento de las pruebas y los fallecidos son ya más de 1.200

Urkullu y la consejera Murga, este martes en los laboratorios de Osakidetza

El número de personas hospitalizadas en planta o en UCI -incluso en los centros y hoteles habilitados- sigue cayendo poco a poco (32 y 3 menos, respectivamente) pero las curvas de positivos y fallecidos con COVID-19 en Euskadi no acaban de aplanarse. Este sábado se han conocido 352 nuevos positivos y 19 decesos, lo que hace que se superen las barreras de los 14.000 casos diagnosticados (14.132) y de los 1.200 muertos (1.212).

Es difícil de interpretar el alza de positivos ya que el informe de datos ofrecido por el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) indica que el 24 de abril 371 personas dieron positivo en la prueba serológica o test rápido, más incluso que los casos totales anunciados. Esta prueba no mide exactamente si la enfermedad está activa, sino si la persona ha generado anticuerpos. De hecho, se diferencia los resultados respecto a los diagnósticos positivos con PCR y se consideran que sólo esos últimos son "nuevos" contagios. 162 pruebas PCR fueron positivas este viernes. Se realizaron un total de 4.968 PCR y 4.441 test rápidos. Como a muchos se les realizan las dos a la vez y se considera como un único diagnóstico, los 352 positivos representan un 7% de las 5.343 pruebas únicas realizadas.

¿Cuál podría ser una explicación a que no se detengan los positivos? En estos días se han iniciado campañas de testeo masivo a sanitarios, internos y personal de residencias y policías y desde el lunes se pondrán en marcha otras dos iniciativas de más de 4.000 pruebas cada una, un estudio del Ministerio de Sanidad y otro propio de Osakidetza con casos sospechosos a los que nunca se les realizó una prueba (150 tendrán el test ya este lunes). Eso sí, dos indicadores que ofrece a diario el Ministerio de Sanidad han empeorado ligeramente: el porcentaje de contagios y el número de casos derivados de cada uno, aunque sigue por debajo de 1, el umbral que se considera positivo.

Por territorios, Álava roza de nuevo el centenar de casos positivos con 98 y se queda en 3.551. La provincia ya ha superado la barrera de un 1% de contagios entre su población. En Bizkaia, son 197 nuevos contagios y 8.025 en total. Gipuzkoa suma 57 y se queda en 2.556. En cuanto a los fallecimientos, son 19 más, 15 en Bizkaia (642 totales), 3 en Gipuzkoa (238 totales) y 1 en Álava (332, un elevado porcentaje en relación a su población).

Los hospitalizados son 769, de los que 113 permanecen en la UCI. Pero en Álava ha habido un ligero repunte de ingresos que corta la tendencia descendente. Estos datos se han de completar con 211 en hospitalización a domicilio, 35 derivadas a hoteles (26 al Lakua de Vitoria y 9 al María Cristina de Donostia) y 49 en la clínica San Onofre (ahora de IMQ). También en estas derivaciones se aprecia una caída considerable, ya que se superaron las 500 personas en esa situación. Las personas recuperadas son 4.520, 8.941 si tienen en cuenta las altas hospitalarias. Puedes consultar aquí todos los datos sobre la pandemia y también los relativos a las actuaciones policiales durante el estado de alarma.

Que los niños salgan con "responsabilidad"

La consejera de Salud, Nekane Murga, ha considerado que "los niños necesitan actividad", en relación a la posibilidad que se les abre desde mañana para poder pasear en el entorno de su domicilio. La consejera ha reconocido las dificultades para controlar que se cumplan los requisitos pero ha confiado en la "responsabilidad" de las familias. "Nos tenemos que dar cuenta de lo que se está jugando la sociedad. Nos estamos jugando que esta epidemia vuelva", ha señalado sobre los "riesgos" de que esta oportunidad se emplee para otros fines como hacer "visitas" a domicilios o para que varios niños jueguen juntos. Ciudades como Vitoria han precintado ya algunos parques y zonas recreativas.

Por otro lado, Murga ha insistido en que los planes de desescalada han de ser diferentes en función de los territorios. "Los que estamos próximos a las personas [...] somos el Gobierno vasco", ha llegado a decir para defender que son las autonomías las que tienen la "información" y la capacidad de "seguimiento" de los planes. Euskadi ya ha mostrado su deseo de reabrir comercios -menos los bares-, de permitir la apertura de teatros o museos, de autorizar el 'running' o el ciclismo e incluso de convocar las elecciones pendientes en julio.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats