El Gobierno vasco conmemora una década sin ETA con una "condena radical" y un recuerdo a más de 800 víctimas

El lehendakari Urkullu, en el Parlamento Vasco

El Gobierno vasco, una coalición de PNV y PSE-EE liderada por el lehendakari Iñigo Urkullu, ha solemnizado este martes una declaración institucional en vísperas del décimo aniversario del final del terrorismo de ETA. Este documento, que parte de la "condena radical" de la violencia, se complementa con actos que tendrán lugar este miércoles, coincidiendo precisamente con la fecha del comunicado de 2011, en la sede del Instituto de la Memoria (Gogora), en Bilbao, y con actos propios de los partidos que integran el gabinete, como la reunión de José Luis Rodríguez Zapatero y Patxi López, presidente y lehendakari socialistas hace diez años, en Gernika, localidad que simboliza los derechos humanos y también el autogobierno vasco.

Las víctimas se cuelan en las aulas para combatir el desconocimiento sobre ETA en las nuevas generaciones

Las víctimas se cuelan en las aulas para combatir el desconocimiento sobre ETA en las nuevas generaciones

La resolución hecha pública por el Ejecutivo tiene una "mirada triple". "En primer lugar, una mirada al pasado, una mirada en términos de condena radical de la sinrazón que supuso la actividad terrorista de ETA, quien durante más de cuarenta años supuso la vulneración más grave de los derechos y libertades de todos y todas. Las 854 víctimas mortales y los miles de personas heridas, secuestradas amenazadas, coaccionadas y extorsionadas son reflejo vivo de aquella sinrazón", ha leído el consejero-portavoz, Bingen Zupiria.

El segundo punto, en línea con lo expresado por Urkullu en una tribuna con este periódico, plantea "una mirada a los diez años transcurridos desde el 20 de octubre de 2011", que es "una mirada en términos positivos". "Tras sentirnos liberados del lastre de la violencia, caminamos con determinación y paso firme en la buena dirección. El reconocimiento legal, institucional, social y moral de las víctimas -de todas las víctimas; de las víctimas de ETA y de las víctimas de todas las vulneraciones de derechos-, la convicción compartida de que el futuro debe tener memoria, y el haber recuperado como sociedad la confianza en nuestras propias capacidades representan avances significativos en este camino", entiende el Gobierno compartido por nacionalistas y socialistas.

El documento acaba con una "mirada al futuro", una visión "esperanzada y comprometida". "Es un futuro a seguir construyendo entre todos y todas, sobre la base de un corpus sólido y compartido de principios y valores éticos y democráticos. La dignidad de la persona, la protección y la garantía efectiva de los derechos humanos, la no violencia, el respeto, el diálogo, el pluralismo, la diversidad… Todos y todas nos sentimos reconocidos en esos principios. Más y mejor convivencia. Ése es el camino. Entre todos y todas, para todos y todas. Sin dejar a nadie atrás", se lee en la declaración institucional. Antes, este lunes, Urkullu consideró positivo pero insuficiente el comunicado de la izquierda abertzale en el que se disculpa con las víctimas de ETA y remarca que la violencia nunca se debió producir.

Etiquetas
Publicado el
19 de octubre de 2021 - 11:50 h

Descubre nuestras apps

stats