La portada de mañana
Acceder
El PP agota su campaña contra los indultos a los presos del procés
Las claves de las notas de Bruselas al plan español para los fondos europeos
Opinión - Techo, luz y votos, por Neus Tomàs

La UCI y los ingresos alcanzan el máximo desde el verano en Euskadi pero las autoridades insisten en que la afección es todavía "escasa"

Equipo de intubación de una UCI de osakidetza

"Acabo de intubar a una paciente. Va para la UCI de Santiago", explicaba este mediodía un sanitario de un hospital guipuzcoano. En Euskadi en general, con una tasa de incidencia de la COVID-19 que duplica a la media española (540 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días), y en Gipuzkoa en particular (tasa de 711), la presión hospitalaria es elevadísima. Este viernes se ha igualado el máximo de ocupación de las unidades de críticos de esta segunda fase iniciada en verano, 173 pacientes graves que suponen el 47% de las 363 camas habilitadas y se ha superado el número medio de ingresos de anteriores olas. Casi cada 10 minutos una persona tiene que ser ingresada y se han tenido que paralizar actividades programadas no urgentes en centros como el Donostia, Txagorritxu, Santiago, Cruces, Galdakao, Basurto y otros hospitales comarcales.

Los asesores epidemiológicos de Urkullu ven "signos esperanzadores" en la evolución de la pandemia en Euskadi y no creen necesarias nuevas medidas

Los asesores epidemiológicos de Urkullu ven "signos esperanzadores" en la evolución de la pandemia en Euskadi y no creen necesarias nuevas medidas

La UCI, sumados también los pacientes con otras patologías, solamente tienen un 19% de camas disponibles. No obstante, el viceconsejero de Salud, José Luis Quintas, y el subdirector de Salud Pública, Koldo Cambra, han matizado que la "desprogramación de actividades es muy escasa", "cirugía demorable y poco más". Han destacado también el "trabajo en red" en Osakidetza, que permite que "allí donde tienen más presión pueden derivar pacientes a otros que tengan menos". Eso sí, asumen que los niveles son próximos a los de los peores momentos de la ola de noviembre -con menos contagios, debido a la variante detectada en origen en el Reino Unido, que ha sustituido a la cepa salvaje- y que esta escalada se inició con un "suelo más alto", es decir, sin terminar de haber superado el tensionamiento del pico anterior, el que siguió a Navidad. Euskadi dice tener capacidad para llegar incluso a 600 camas y, de hecho, no prevén elevar el nivel de alerta hospitalaria, actualmente un escenario 3 sobre 5.

Los expertos que asesoran al Gobierno vasco han estimado que la curva de contagios de esta oleada se aproxima ya al pico, a una meseta que precederá a un descenso. Los responsables de Salud ven también algunos indicadores de parón, aunque insisten en que el escenario es "preocupante" y que ha contribuido a ello la mayor movilidad e interacción social de la Semana Santa. De hecho, se han vuelto a registrar este viernes otros 978 positivos, el 9% de las pruebas diagnósticas realizadas. Solamente en Vitoria y en Álava la pandemia muestra con claridad un frenazo. Los casos se reparten en 431 en Gipuzkoa -donde solamente Elgoibar no está en alerta roja entre los municipios de más de 5.000 habitantes-, 425 en Bizkaia y 117 en Álava y cinco o de fuera o sin residencia conocida.

La incidencia es especialmente elevada entre los más jóvenes, con una tasa incluso por encima de 1.000 en el tramo de 17 a 18 años. La vacunación, en todo caso, contiene el repunte entre los mayores de 80 años a 303. Ello tiene una afección directa en el sistema educativo. No dejan de crecer los centros con casos. Son ya 93, en 92 de ellos se mantiene la actividad salvo por 140 aulas clausuradas pero, por vez primera en meses, se ha cerrado un colegio, Bizilore Eskola Aktiboa de Azkoitia. Por otro lado, se confirma que hay ya transmisión local de las variantes de Brasil (222 casos aparecidos principalmente en grandes ciudades) y Sudáfrica (54 casos concentrados en la zona del Bidasoa). "Es un goteo continuo" y se ha reforzado el rastreo de estos casos para que no se expandan como hizo la mutación británica.

Salud demanda a la población que extreme el cumplimiento de las medidas. Han destacado que "el 66%" de la población vive en municipios cerrados perimetralmente y que toca asumir responsabilidad. Esta ola -entienden- sigue un patrón diferenciado de las anteriores porque el virus ha mutado. "Es una subida más larga de menor intensidad pero mantenida en el tiempo", han descrito. Con la vacunación ya avanzada, se entiende que el esfuerzo por doblegar esta curva será ya el último de esta envergadura en la pandemia.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
23 de abril de 2021 - 13:56 h

Descubre nuestras apps

stats