La portada de mañana
Acceder
Moncloa aceptó a Espejel y Arnaldo para tener nueve años de mayoría en el TC
Cena familiar o de empresa: así es el riesgo de contagio durante las fiestas navideñas
Opinión - 'Matan la filosofía, asesinan el futuro', por Elisa Beni

Cruz Roja y DYA reparten las primeras mascarillas en Euskadi entre el desconocimiento y el menor uso del transporte

Reparto de mascarillas en la estación de tren Abando

En Vitoria, en el tranvía que llegaba a las 8.02 a la parada de Angulema e iba hacia el Sur, nadie llevaba mascarilla, ni siquiera el conductor. En el sentido contrario, en esa misma parada, todos llevaban protección salvo un pequeño que iba en el regazo de su madre. Nadie allí parecía saber nada del reparto. A unos metros, en El Corte Inglés, una ambulancia de la Cruz Roja indicaba que, allí sí, los voluntarios entregaban mascarillas en las paradas de autobuses. Otros dos jóvenes de rojo hacían lo propio en la parada del Parlamento, bien vigilada por dos patrullas de la Ertzaintza y una dotación de la Policía Local no lejos de allí. Algunos viajeros, sin embargo, ya traían la mascarilla de casa, aunque sin tener muy claro las normas para que su uso sirva de algo.

En Bilbao, el primer reparto de mascarillas ha comenzado a las 07.00 horas. Pasada media hora, en estaciones muy transitadas como la estación de tren y metro de San Mamés o la de Abando, las mascarillas ya estaban agotadas. "No nos queda más remedio que ir a por más", señalaba uno de los voluntarios que primero ha sido destinado a otra estación y en el último momento le han llamado para que acuda a Abando. Toca esperar al segundo turno. Un relevo que toman Olga y Peru, voluntarios de la DYA que llegan a las 08.00 horas a la estación de Casco Viejo.

Cada vez que llega un tren, el mismo 'modus operandi': Olga se pone en una esquina de los tornos y Peru en la otra y no dejan que nadie se vaya sin su mascarilla. Eso sí, son conscientes de que la gente "aprovecha" este tipo de acciones para llevarse más de una, teniendo en cuenta que la demanda de estos productos se ha disparado en las farmacias, que en su mayoría no disponen de 'stock' o, si tienen a la venta, lo comercializan a precio de oro.

Descoordinación y dudas 

"A las 6:30 me han hecho ir a San Mamés, me encargaba de repartirlas en la línea de autobús Bilbao-Ondarroa y, claro, no había nadie. Así que, rápidamente, he tenido que venir aquí. Entiendo que es difícil coordinarnos a todos, pero hay cosas que son de cajón y se sabe dónde va a haber más gente", señalaba Olga, quien ha achacado la falta de previsión al hecho de tener que organizarlo todo durante las vacaciones de Semana Santa. 

"¿Para cuanto tiempo sirve?", le pregunta a la voluntaria un hombre a quien le ha entregado una mascarilla. "Pues es de un único uso". El señor, aún con duda le repregunta: "¿Cuántas horas puedo estar con ella sin que haya riesgo de contagio?" Olga se sincera y le responde que no sabe más, sólo que son de un único uso. "Es lo único que nos han dicho", confiesa. Aparentemente, a partir de la cuarta hora no protegen. No serán válidas para la vuelta, desde luego.

A su lado, su compañero Peru se lamenta por no llevar los correspondientes guantes para la entrega de mascarillas: "No tenía en casa y tampoco nos han dado", señala mientras un responsable de seguridad de la estación le entregaba gel hidroalcohólico para que pudiera con el menor riesgo de contagio posible.

Sobre las entregas, Denis Itxaso, delegado del Gobierno en el País Vasco, ha señalado en Radio Euskadi que se ha realizado en 43 municipios vascos, que "ha ido muy bien" y que no ha habido aglomeraciones: "La gente los está cogiendo porque sirven de barrera. Son un elemento de protección colectiva". Sin embargo, ha indicado que será complicado "llegar a todas las estaciones o paradas". Aún así, ha recordado que "la ansiedad no viene al caso" con el uso o no de mascarillas, puesto que es una "recomendación" y no una obligación. Además, ha confirmado que más allá de las cerca de 500.000 mascarillas entregadas a Euskadi, se está trabajando en "abastecer las farmacias a finales de semana".

En cuanto a la afluencia de personas en el transporte, Denis Itxaso ha señalado que "si en Euskadi se producen 320.000 viajes diarios, se hace un 10% en un día de estas características en Renfe". No obstante, Arantxa Tapia, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, ha señalado en una entrevista en la misma emisora que el uso del transporte público ha caído un 10%. Además, ha confirmado que la vuelta al trabajo "está siendo ordenada" y que el reparto de mascarillas "se está realizando sin incidencias reseñables". Según los datos de Euskotren, en el tranvía de Vitoria a las 08.00 horas la afluencia ha bajado un 28% en comparación con el pasado 25 de marzo -aunque en la parada del Parlamento no se ha subido nadie a esa hora- mientras que, a la misma hora, en la línea 3 del metro de Bilbao ha bajado un 13% en comparación con ese mismo día de marzo. 

Los voluntarios de la DYA, la Cruz Roja y personal de Protección Civil seguirán repartiendo durante la tarde de este lunes y a primera hora del martes de forma gratuita casi 500.000 mascarillas en trenes, tranvías, metros, autobuses y otros medios de transporte colectivo de todo el territorio vasco. 

Etiquetas
Publicado el
14 de abril de 2020 - 10:29 h

Descubre nuestras apps

stats