El BNG celebra sus 40 años de historia con la consigna de “ensanchar, ampliar e incorporar”

Celebración del 40 aniversario de la fundación del BNG.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) se constituyó hace justo 40 años en el frontón de Riazor, en la ciudad de A Coruña. Los días 25 y 26 de septiembre de 1982 quedaba sellada la alianza de varias fuerzas políticas de izquierdas nacionalistas. Cuatro décadas después, ha vuelto al mismo escenario para celebrar el camino recorrido e insistir en la consigna de abrirse para expandir su base electoral con la vista puesta en el año electoral de 2023, con las municipales como cita más inminente, y, después, en las autonómicas previstas para 2024. “Tenemos que conjugar tres verbos: ensanchar, ampliar e incorporar. Es el gran reto que tenemos en este momento”, dijo ante el pabellón la actual portavoz nacional, Ana Pontón.

El BNG recupera a Beiras para un documental que repasa los 40 años de existencia de la formación política

El BNG recupera a Beiras para un documental que repasa los 40 años de existencia de la formación política

No hubo en la celebración una foto de reencuentro con los líderes históricos. En el acto no estuvo Xosé Manuel Beiras, con el que el BNG alcanzó su máximo en número de votos en las autonómicas de 1997 -aunque no en escaños en el Parlamento gallego, cuya cifra más alta son los 19 actuales-. Beiras abandonó el Bloque en la asamblea de Amio de 2012 e impulsó la fundación de Anova, organización que acaba de situarlo de nuevo en su Comisión Permanente, aunque sin tareas ejecutivas. Tampoco acudió a Riazor Anxo Quintana, el líder con el que la formación entró en la Xunta y ocupó la vicepresidencia entre 2005 y 2009.

Sí estuvieron presentes otros veteranos, como Camilo Nogueira -el primer diputado del BNG en el Parlamento Europeo- o Francisco Rodríguez, que tomó la palabra para recordar que la idea fundamental sobre la que se cimentó el Bloque es la de querer que Galicia tenga “voluntad política expresa de existir” y de “no ser un pueblo subordinado”.

Pontón consideró que uno de los principales logros de BNG ha sido “generar soluciones adaptadas a la realidad gallega” para los problemas. Hubo, dijo, momentos difíciles, pero “mereció la pena”. Volvió a lanzar el mensaje de que ahora es necesario “abrir las puertas a todas las personas que llevan a Galicia en la cabeza y en el corazón”. En este momento, con una nueva crisis, considera que es “más necesario que nunca” para Galicia contar con lo que ha calificado como “una fuerza libre”. “Los que nos gobiernan miran a los ojos de los millonarios. El PP ni lo disimula”, criticó. Hizo referencia a las rebajas fiscales anunciadas en Andalucía y Galicia: “Dime a quién le bajas los impuestos y te diré para quién gobiernas”.

La líder del BNG consideró que ya se ha manifestado en qué consiste el “estilo Rueda” del que PP hablaba durante la sustitución de Alberto Núñez Feijóo en el partido en Galicia y en la Xunta. “Es muy simple, es el mismo que el de Feijóo”, concluyó Pontón. “Lo más necesario ahora es poner Galicia por delante”, añadió ante los suyos.

La historia del BNG

El BNG regresó en su celebración al lugar en el que dio sus primeros pasos con la integración de la Unión do Povo Galego (UPG), la Asemblea Nacional-Popular Galega (AN-PG), el Partido Socialista Galego (PSG) y otras organizaciones. De aquella asamblea constituyente de 1982 salió un frente que lidió en los siguientes años con sucesivos procesos de escisiones e integraciones de formaciones de izquierda y que no logró consolidarse hasta los años 90. En las elecciones de 1997 logró casi uno de cada cuatro votos y sentó a 18 diputados en el Parlamento de Galicia. Con Xosé Manuel Beiras como carismático líder logró el que fue su techo electoral hasta los comicios de 2020. Por primera vez, la fuerza se situaba por delante del PSdeG en número de papeletas.

También a finales de los 90 logró un diputado en las elecciones al Parlamento Europeo. El escaño lo ocupó el histórico dirigente Camilo Nogueira. En las generales del año 2000 logró otro hito: tres representantes en el Congreso de los Diputados español.

A pesar de la bajada en las siguientes citas electorales autonómicas con respecto a 1997, en 2005 el BNG llegó por primera vez a los despachos de la Xunta. El PP de Manuel Fraga perdió la mayoría absoluta y PSdeG y BNG pactaron para gobernar, en un acuerdo que dio la Presidencia de Gobierno gallego al socialista Emilio Pérez Touriño y la vicepresidencia, al líder nacionalista en aquel momento, Anxo Quintana. El bipartito se mantuvo en el Ejecutivo una sola legislatura. En 2009 Alberto Núñez Feijóo lograba la primera de sus cuatro mayorías absolutas al frente de los populares en Galicia.

La crisis de 2012

El descalabro electoral abrió una profunda crisis interna en el BNG, que cristalizó con la salida en 2012, en la Asamblea de Amio, de dos grandes bloques internos y de figuras de peso como Xosé Manuel Beiras, que ese mismo año concurrió a las elecciones con la recién fundada Anova y en coalición con Esquerda Unida, liderada por Yolanda Díaz. La unión, Alternativa Galega de Esquerda (AGE), irrumpió en el Parlamento gallego con nueve diputados, más de los que logró el BNG, siete.

La segunda década de los años 2000 fue, para el BNG, un recorrido de resistencia en el que los resultados electorales continuaron empeorando y bajaron hasta los cinco diputados tras los comicios de 2016, en pleno auge de las llamadas candidaturas de las confluencias y la izquierda rupturista, y con En Marea como segunda fuerza política en las elecciones de ese año (con más votos que el PSOE, aunque con igual número de escaños).

La situación dio un vuelco en los siguientes cuatro años. Las mareas de desinflaron, el BNG se recompuso y, con Ana Pontón, una joven veterana, al frente, logró en 2020 adelantar por segunda vez al PSdeG en las autonómicas y alcanzó su techo en número de diputados en el Parlamento: sus actuales 19 parlamentarios.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats