Las tropas rusas entran en Kiev

Restos de un aparato militar derribado en una calle de Kiev.

elDiario.es


84

Las tropas rusas han conseguido entrar en un distrito del norte de Kiev y las autoridades han pedido a los ciudadanos que resistan. Rusia ha intensificado en las últimas horas su ataque sobre la capital, que ha amanecido sobresaltada por los bombardeos que se dejan sentir en diferentes puntos de la capital junto a las sirenas y las alarmas de vehículos. El ministro de Defensa ucraniano ha afirmado que el “enemigo” está en el distrito de Obolon, a nueve kilómetros del Parlamento, situado en el centro de la ciudad.

Los líderes de la UE endurecen las sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania: "No es una crisis, es una guerra"

Los líderes de la UE endurecen las sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania: "No es una crisis, es una guerra"

Varios testigos han señalado que ha habido disparos cerca de la sede del Gobierno en Kiev, según informa AP, y las sirenas han vuelto a sonar en la ciudad para avisar de ataques aéreos. Defensa ha pedido en un mensaje en sus redes sociales a la población de esa zona que prepare cócteles molotov para defenderse o busque refugio.

Además, el Ejército de Ucrania ha afirmado que se enfrenta en la localidad de Ivanki, a 80 kilómetros de Kiev, a tanques rusos que avanzan en dirección a la capital.

El número de víctimas provocadas hasta el momento por el conflicto no está claro y está siendo difícil de verificar, por lo que las cifras pueden estar subestimadas. Según datos preliminares proporcionados por Zelenski durante la noche de este primer día de combates, al menos 137 ucranianos han muerto, diez de ellos oficiales. Al menos 316 han resultado heridos. La misión de observación de los derechos humanos de la ONU en Ucrania ha recibido informes de al menos 127 víctimas civiles, 25 muertos y 102 heridos en el país causadas por bombardeos y ataques aéreos, la mayoría de ellas (114) en zonas controladas por el Gobierno. Reino Unido ha dicho que 450 soldados rusos y 194 ucranianos, entre ellos 57 civiles, han muerto desde que comenzó la invasión, recoge la BBC.

Amnistía Internacional ha denunciado que la invasión se “ha caracterizado por los ataques indiscriminados contra zonas civiles y los ataques contra bienes protegidos, como los hospitales” “Los ataques indiscriminados violan el derecho internacional humanitario (las leyes de la guerra) y pueden constituir crímenes de guerra”, dice la ONG en un comunicado.

Miles de personas están huyendo de sus hogares. Acnur ha dicho este viernes que más de 50.000 refugiados ucranianos han huido de su país en menos de 48 horas, la mayoría hacia Polonia y Moldavia, y muchos más se dirigen hacia sus fronteras.

Putin anima a los militares ucranianos a tomar el poder

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha animado a los militares ucranianos a dar un golpe de Estado. “¡Tomen el poder en sus manos! Por lo visto con ustedes será más fácil llegar a un acuerdo que con esa banda de drogadictos y neonazis que se ha asentado en Kiev y tiene secuestrado a todo el pueblo ucraniano”, ha manifestado.

Ucrania está dispuesta a mantener conversaciones con Rusia sobre el estatus de neutralidad con respecto a la OTAN, según informa Reuters citando al asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak. “Si las conversaciones son posibles, deben celebrarse. Si en Moscú dicen que quieren mantener conversaciones, incluso sobre el estatus de neutralidad, no nos da miedo. También podemos hablar de eso”, ha dicho a través de un mensaje de texto.

A mediodía, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se ha dirigido al presidente de Rusia para pedir que negocie. “En todo el territorio de Ucrania hay combates. Sentémonos a la mesa de negociaciones para detener la muerte de seres humanos”, ha afirmado en un mensaje televisado. El mandatario, que ha hecho públicos varios vídeos durante la noche y la mañana del viernes para dirigirse a la nación, también se mostró dispuesto a debatir la neutralidad del país. “No tememos a Rusia, no tememos a hablar con Rusia, a hablar de todo: de garantías para nuestro Estado, del estatus de neutralidad”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha afirmado en una comparecencia que cree que el presidente ucraniano “miente” cuando habla de su disposición a debatir la neutralidad de su país y ha asegurado que no reconocen como “democrático” al Gobierno porque “oprime y utiliza métodos genocidas contra su propio pueblo”. Tanto Ucrania como la UE, la OTAN y EEUU desmienten este genocidio, que Vladímir Putin también alegó, sin pruebas, durante su discurso televisado este jueves.

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha dicho este viernes que “analizarán” la declaración de Zelenski. El portavoz también ha comunicado este viernes que Putin está listo para mandar una delegación rusa a Minsk para mantener conversaciones con Ucrania, según informa la agencia de noticias rusa tass.

La amenaza rusa no afecta solo a Ucrania. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, ha advertido a Finlandia y a Suecia de “consecuencias militares y políticas perjudiciales” si intentan unirse a la OTAN.

Una OTAN que ha anunciado que reforzará su flanco oriental –con mayor presencia en los países próximos a Ucrania y a Rusia, como los países bálticos, además de Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria y el Mar Negro– sin desplegar tropas dentro de Ucrania. Los países occidentales habían dejado ya claro en los últimos meses que no enviarán tropas de combate a Ucrania. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha pedido a Rusia que retire sus fuerzas de Ucrania y que elija “el camino de la diplomacia”.

Noche de ataques con “misiles”

Los dirigentes ucranianos informaron durante la noche de ataques con “misiles”. En las horas de noche se escucharon al menos dos grandes explosiones en el centro de la ciudad, junto a una tercera fuerte explosión en la distancia a primera hora de este viernes. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, alertó en un mensaje de madrugada de que había tropas rusas bombardeando zonas residenciales del país y acusó a Putin de mentir al decir que las infraestructuras civiles no son un “objetivo”.

“Los aviones enemigos están operando vilmente sobre áreas residenciales, en particular en la capital. Explosiones terribles en el cielo matutino sobre Kiev. Bombardeos. Impacto en un edificio residencial. Incendio”, dijo el mandatario ucraniano en un vídeo.

“Dicen que las infraestructuras civiles no son objetivo. Es mentira. No distinguen en qué áreas operan”, repitió Zelenski, que insistió en que los ataques rusos recuerdan a los que fue sometida Kiev en 1941, cuando la Alemania nazi invadió la Unión Soviética. “¿Las sanciones anunciadas ayer han convencido a Rusia? Por lo que escuchamos en el cielo y vemos en tierra eso no es suficiente”.

Los gobiernos europeos han aprobado una nueva ronda de sanciones, que incluyen directamente a los bienes que Putin pueda tener en el extranjero y los de su ministro de Exteriores, Sergéi Lavrov. Los ministros de Exteriores de la UE han acordado este viernes por la tarde el paquete de sanciones, junto con medidas contra bancos, empresas públicas y el sector industrial y financiero ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, también denunció “ataques con misiles” contra Kiev durante la madrugada y lo ha comparado asimismo con los bombardeos nazis. “Terribles ataques con misiles contra Kiev. La última vez que nuestra capital sufrió algo similar fue en 1941, cuando fue atacada por la Alemania nazi”, escribió en Twitter el jefe la diplomacia ucraniana.

La defensa antiaérea de Kiev derribó este viernes durante la madrugada un aparato ruso, que cayó en un edificio de viviendas de la ciudad y ha generado un incendio. Lo ha notificado el asesor del Ministerio del Interior de Ucrania Anton Guerashenko, sin precisar el tipo de avión abatido.

La entrada a Kiev

Para llegar a Kiev las tropas rusas han optado por la vía más corta, el acceso desde el norte del país a través de Chernígov, en la frontera con Rusia, pero también desde la zona de exclusión nuclear de Chernóbil, en la frontera con Bielorrusia, cuyo mandatario, Aleksandr Lukashenko, es un firme aliado de Putin. Los ejércitos de ambos países habían desarrollando maniobras militares conjuntas en la frontera sur de Bielorrusia en las últimas semanas en lo que había sido considerado por varios países un movimiento destinado a hacer acopio de tropas en la frontera para una eventual campaña militar sobre Ucrania.

Las fuerzas rusas tomaron el jueves el aérodromo de Hostomel, a 35 kilómetros de la capital, donde llegaron con 200 paracaidistas, pero Ucrania ha afirmado que sus tropas han logrado recuperar el control, según indicó anoche el asesor presidencial Alexéi Arestóvich y este viernes ha repetido en su primer parte del día el Mando General de las Fuerzas Armadas en su página de Facebook.

De madrugada, en un mensaje en vídeo, Zelenski aseguraba contar con información de que “grupos de saboteadores enemigos” se encontraban ya en la capital y que tanto él como su familia se habían convertido en el objetivo de las tropas rusas: “Quieren destruir Ucrania destruyendo a su jefe de Estado, pero voy a permanecer en la sede del Gobierno”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats