eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

"No pactaremos con los socialdemócratas para ser culpables de una política antisocial"

Klaus Lederer, candidato de Die Linke en Berlín, asegura que los socialdemócratas "hacen propaganda de izquierdas y política de derechas".

"El sector de los salarios bajos ha explotado en las últimas décadas y el SPD es responsable de la instauración de la Agenda 2010".

"Hay 1,3 millones personas que trabajan a tiempo completo, pero sus salarios son tan bajos que están por debajo del nivel de ingresos de un desempleado".

36 Comentarios

Klaus Lederer, miembro de Die Linke / C.N.

Klaus Lederer, miembro de Die Linke / C.N.

Klaus Lederer es el máximo representante de Die Linke en el Estado de Berlín y el candidato directo a diputado por el barrio de Mitte de la capital alemana.

Su partido parece subir en las encuestas de intención de voto. ¿A qué cree que se debe?

Cada vez son mas quienes son conscientes de que el número de personas que viven en condiciones de pobreza está aumentando en Alemania. Más de cinco millones de personas tienen que vivir hoy de la ayuda del Estado. De ellos, 1,3 millones trabajan a tiempo completo, pero sus salarios son tan bajos que están por debajo del nivel de ingresos de un desempleado. El sector de los salarios bajos ha explotado en las últimas décadas y el SPD es responsable de la instauración de la Agenda 2010. Aquello que la socialdemocracia critica a la CDU lo ha hecho ella misma antes bajo el Gobierno del excanciller Gerhard Schröder. Es por eso que Die Linke pide un salario mínimo. Solamente con la introducción de éste, se acabaría con el sector de salarios bajos y el Estado podría recaudar 19.000 millones de euros en impuestos cada año.

La candidata de su partido Katja Kipping presentó hace unos días unas líneas rojas que Die Linke ha establecido como condición para acceder a una coalición con el SPD. ¿No cree que es inadecuado formular este tipo de ultimatum antes de las elecciones?

Muy al contrario. Opino que un partido ha de prometer lo que va a hacer realmente después de las elecciones. Si es para un cambio político consecuente, estamos preparados para realizar una coalición con el SPD. Pero para ser culpables de una política antisocial como la que han llevado a cabo en los últimos tiempos, no.

Su partido ha podido tener experiencias de coalición a nivel federal con el SPD y una coalición de estas características gobierna Brandenburgo. ¿Por qué el SPD se opone a una coalición rojo-verde-roja a nivel estatal?

El SPD está preparando en este momento una gran coalición con la CDU/CSU. Si el SPD y Die Linke formaron una coalición en Berlín, ello se debió a que a principios del 2000, cuando formaba coalición con la CDU, a raíz de un escándalo bancario, se les hizo imposible seguir gobernando con aquel partido. Un intento de gobernar con verdes y liberales tampoco les salió bien. No les quedó otra alternativa. Ya en aquel momento nos quedó claro que sobre todo en los asuntos de política social era muy difícil trabajar de forma responsable junto al SPD.

Ellos hacen propaganda de izquierdas y política de derechas. Siempre han querido que Die Linke deje de existir a nivel nacional. Sin embargo, en Berlín pudimos imponernos para evitar más privatizaciones que ellos propusieron en aquel momento, como los hospitales Vivantes o la empresa de transportes Berliner Verkehrs Betriebe (BVB).

Cuando era joven se unió a un partido cuyo antecesor fue corresponsable de la derrota del orden social socialista en la RDA, ¿por qué?

Con 15 años viví el fin de la RDA de una forma consciente. Interioricé el fracaso del socialismo burocrático del partido como una experiencia personal muy importante. Estaba convencido de que aquella no era la forma en que debería funcionar el socialismo. Pero las tesis del fin de la historia de Fukuyama tampoco las hice propias. Como muchos otros jóvenes me enfrenté a la derrota del socialismo y llegué a la conclusión de que una sociedad socialista ha de ser democrática. Mi conclusión fue que quería trabajar dentro de un partido por el socialismo democrático.

¿Cree que hay un peligro real de que un partido neonazi se pudiese establecer en un futuro cercano en Alemania como está ocurriendo en Grecia?

Los neonazis no son una fuerza relevante en este momento. El racismo en el centro de la sociedad por el contrario sí lo es. Por ejemplo, ha aumentado la desconfianza con los refugiados que vienen a Alemania en busca de protección. El crecimiento del racismo en la sociedad hay que comprenderlo como parte del aumento de la pobreza y la desigualdad social. Las posiciones populistas de la derecha se encuentran incluso dentro del SPD. Gente como el antiguo senador socialdemócrata y exmiembro de la dirección del Bundesbank, Thilo Sarrazin, tratan de enfrentar a diferentes grupos sociales entre sí para buscar un cabeza de turco.

Como candidato directo de Die Linke por el barrio berlinés de Mitte, ¿qué hará si llega al Parlamento?

Para mí personalmente es muy importante hacer una política independiente de los que en este momento son los grandes intereses de la política, y sobre todo de los lobbies. Die Linke no acepta grandes donaciones. Yo creo que debería estar prohibido por ley que grupos con influencia económica decidan los textos de nuestras leyes. Es una práctica que en otros países es ilegal, pero en Alemania no. Supone básicamente el soborno a los diputados. El candidato socialdemócrata Peer Steinbrück cobró charlas por valor de 1,25 millones de euros mientras fue, entre otros cargos, ministro de Hacienda de la última gran coalición.

¿Cuál es la política que su partido quiere realizar en relación a la crisis de la eurozona?

La política de austeridad de Merkel ha empeorado los problemas y la calidad de vida de las personas que están supeditadas a los dictados de la troika. Sobre todo una cosa está clara, y es que las divisas de los rescates no han ido a parar a las arcas de los estados, sino a pagar a los acreedores, sobre todo a los bancos. De los alrededor de 200.000 millones de euros de los "rescates" a Grecia, por ejemplo, solamente una cantidad ridícula ha acabado en manos del Estado.

En Die Linke queremos que en toda Europa haya unos estándares mínimos de bienestar. Un salario mínimo, ayudas a los desamparados, bajada de impuestos a la clase media y baja. El SPD asegura que llevarán a cabo un Plan Marshall II para el sur de Europa. Pero hasta ahora lo único que han hecho ha sido aprobar los programas de rescate a los bancos. Si sigue en esta línea, acabará apoyando a Merkel en la petición de mas recortes y "esfuerzos", como ellos los llaman. Die Linke quiere crear un banco público que promueva créditos a los países en condiciones decentes y que las medidas de austeridad se declaren inválidas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha