La portada de mañana
Acceder
El Gobierno de Ayuso se resquebraja por su gestión de la pandemia
Villarejo intentó vender material para "anular" los casos Gürtel, Pujol y procés
OPINIÓN | Estado de sindiós, por Elisa Beni

El hospital de Alcalá denuncia que la Comunidad de Madrid no autoriza una pieza clave para atender a enfermos de coronavirus

Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

Desde varios hospitales de Madrid se las están ingeniando para poder atender a los enfermos de COVID-19 ante el colapso de la sanidad. Uno de los centros más saturados de la región por la crisis del coronavirus es el Hospital Principe de Asturias en la localidad de Alcalá de Henares. Allí hace días que las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) están por encima de su capacidad, hasta el punto de ya no pueden ingresar a más críticos porque no tienen medios para hospitalizarlos ni atenderlos.

Una de las soluciones que encontraron desde este hospital, en el noreste de Madrid, fue idear un circuito para ayudar a los pacientes con dificultad respiratoria, a la espera de que se queden respiradores libres. Este circuito "ha demostrando su eficacia", aseguran los sanitarios del centro ya que "pacientes que estaban con una saturaciones de oxígeno muy bajas de en torno al 65% remontaron hasta saturaciones por encima del 90 %". Una saturación de oxígeno normal suele estar en del 95% al 100%, explican.

"Se está aplicando en pacientes que no tienen criterio de ingreso en UCI porque tienen patologías previas y es poco recomendable su entubación y también en pacientes que sí que tienen criterio de ingreso en UCI pero que al no haber camas intensivas se les coloca esto para ganar tiempo", asegura un sanitario del centro a eldiario.es.

Este aparato consiste en un tubo, una mascarilla, una pieza en forma de 'T' que hace de conector y una válvula, como aparece en el vídeo. Una de esas piezas, la que tiene forma de T, se ha agotado en el hospital y los médicos y enfermeros han dejado de poder usar un mecanismo que, aseguran, "salva vidas".

"En el hospital tienen todos los materiales para construir ese dispositivo excepto una pieza que se puede imprimir en 3D pero que las personas que lo han ideado prefieren que se imprima en otro material que les da más seguridad", explican. La empresa tecnológica HP se ha ofrecido a fabricarla en grandes cantidades pero reclaman una autorización de algún responsable sanitario.

Este conector ha sido diseñado por el ingeniero español, Luis Miguel Peñalver en colaboración con el Director del laboratorio Little Devices Lab del MIT de Boston y fundador del sistema MakerHealth, Jose GómezMárquez.

Desde el Hospital de Alcalá se pusieron en contacto con el director general del Proceso Integrado de Salud de la Consejería de Sanidad, Manuel Ángel de la Puente, que declinó dar esa autorización, aseguran. "En los hospitales donde se ha implementado ha funcionado muy bien pero debido a la situación de emergencia en la que estamos no es posible hacer ensayos clínicos", explican desde el centro. "Tampoco los médicos pediatras o los enfermeros deberían atender a pacientes intensivos y lo están haciendo porque nos encontramos en una situación de emergencia", denuncian.

El gerente del centro, José-Gilberto González Antón, firmó una carta este domingo avalando este mecanismo para lograr así la autorización de la Consejería de Sanidad. En la misiva, a la que ha tenido acceso eldiario.es, el gerente explica que el jefe de sección de Cuidados Intensivos "de forma artesanal" está montando "dispositivos de CPAP con los que parece que los enfermos ingresados por neumonía Covid presentan una mejor evolución". Por ello, "ante la situación excepcional", explica, "avala la utilización de estos dispositivos dentro del hospital en aquellos supuestos clínicos indicados por el facultativo de Cuidados Intensivos".

"Entre las consecuencias más graves y visibles de esta crisis se encuentra la insuficiencia de los medios ordinarios de nuestro Sistema de Salud para atender el incremento exponencial de necesidades de atención sanitaria en los hospitales y, en particular, en las unidades en las que se concentran los pacientes infectados por el COVID 19 con graves insuficiencias respiratorias", recuerda el gerente en la carta.

Este medio se ha puesto en contacto con la Consejería de Sanidad que se ha limitado a responder que "sobre las piezas de impresión 3D, el consejero ha hecho consulta al ministro de Sanidad sobre cómo proceder, ya que son Sanidad y Trabajo los ministerios competentes". Sin embargo, aunque desde este periódico se ha aclarado que no se trata de una impresión 3D sino de la fabricación industrial por parte de una empresa, desde la Consejería que dirige Enrique Ruiz Escudero no han querido hacer ninguna apreciación más.

La Comunidad de Madrid y el Ministerio de Sanidad volvieron a chocar en la gestión de la emergencia sanitaria por el coronavirus, esta vez a cuenta de las mascarillas de impresión 3D que ofreció una red de voluntarios bajo el nombre 'Coronavirus Makers'. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, aseguraba este lunes que el Ministerio de Sanidad no autorizaba estos equipos de protección improvisados para los sanitarios porque debía "probar cada uno antes de homologarlo, para asegurarse de que funcionan a la perfección", pero desde el departamento que dirige el ministro Salvador Illa desmienten que el Ministerio tuviera que avalarlos.

Etiquetas
Publicado el
31 de marzo de 2020 - 23:55 h

Descubre nuestras apps

stats