Hard Rock Café reinventa su línea hostelera abriendo una cocina fantasma en el Mercado Barceló

Cocina ciega del Hard Rock Café en el Mercado Barceló | SOMOS CHUECA

Después de cerrar su tienda emblema del número 2 del Paseo de la Castellana, en la que permaneció 25 años, la cadena internacional Hard Rock Café se ha reinventado abriendo un local mucho más pequeño en el número 11 de la calle Preciados, una "rock shop" que dedica únicamente a la venta de productos de merchandishing de la firma, y poniendo en marcha una cocina fantasma, o ciega, -más conocida con el término inglés dark kitchen- en el Mercado de Barceló, desde la que mantendrá la pata hostelera del negocio transformándola en comida para llevar y de entrega de pedidos a domicilio a través de las plataformas con las que trabaja.

Las dark kitchen son un innovador modelo de negocio al alza. En estos espacios se cocinan aquellos pedidos que les llegan a través del comercio electrónico y establecen un rápido y funcional sistema de entrega de las comandas, bien en el mismo lugar, habilitando un punto de recogida, bien a domicilio. Ahorrando en costos de inversión y de personal, las dark kitchen centran sus esfuerzos en el servicio de entrega.

La segunda planta del Mercado de Barceló, elegida por Hard Rock Café para establecer su cocina fantasma, es un lugar cuya comercialización de puestos de venta al público está siendo complicada para la asociación de comerciantes que gestiona esta plaza municipal, que estos días cumple seis años en su nuevo edificio. Muchos puestos permanecen vacíos, en contraste con lo que sucede en las otras dos plantas inferiores del mercado,  con una ocupación plena.

Hard Rock Café Madrid abrió sus puertas en el Paseo de la Castellana un 25 de Noviembre de 1994 y las cerró en julio de 2020 prometiendo volver en breve a la capital, cosa que han cumplido. A su inauguración de hace más de 25 años asistió el mítico pionero del rock Chuck Berry y desde entonces grandes artistas musicales del panorama nacional e internacional fueron dejando huella en un local donde se pudo disfrutar de conciertos y entrevistas en su Sala Skyline y que, a su vez, también dejó huella cultural y gastronómica en Madrid.

Etiquetas

Descubre nuestras apps