El cinematógrafo en la plaza: estreno de 'Sol de Malasaña', la peli vecinal

Una escena de 'Sol de Malasaña'

Hubo un tiempo, al principio de todo, en el que el cinematógrafo llegaba a las plazas como un acontecimiento. La calle (nadie había pronunciado aún la fórmula espacio público) se reconfiguraba al paso de los feriantes para que las comunidades la inundaran, con la mirada fija en una sábana mágica colocada para la ocasión. Luego llegaron los barracones, los grandes salones, las multisalas…la nada, en muchos de nuestros barrios.

El próximo sábado, 21 de octubre, en un inesperado giro de los acontecimientos, el cine vuelve a la plaza (a los Jardines del Arquitecto Ribera), y ya no traerá mundos de fantasía rodados en estudio, sino la propia vida del barrio de Malasaña contada por sus protagonistas. Aunque se va a adecuar la plaza para la ocasión, se espera que los vecinos bajen sus propias sillas a la plaza, rememorando la vieja costumbre del cine itinerante.

Sol de Malasaña es una película colaborativa hecha con los vídeos que han mandado malasañeros (residentes u ocasionales) entre los días 4 y 30 de septiembre. La iniciativa se enmarca en la programación de Tándem París-Madrid (hermanamiento de ambas ciudades construido alrededor de la reforma de dos plazas, aquí los Jardines del Arquitecto Ribera), y en su coordinación han participado Espacio Oculto y este periódico.

Una Malasaña bañada por el Sol

¿Cómo es la Malasaña diurna? Esta es la respuesta que, sobre todo, pretende dar Sol de Malasaña. La pregunta no es caprichosa. Cuando desde el Ayuntamiento se propusieron pulsar la opinión del tejido social de Malasaña para diseñar una parte de la programación de Tándem París-Madrid, no tardó en emerger la demanda.

Consultados en contactos preliminares, las asociaciones (como ACIBU o Vecinos haciendo jardines), los puntos neurálgicos del vecindario (el CP Isabel la Católica o el Mercado de Barceló), las instituciones públicas (los Museos del Romanticismo y de Historia de Madrid o la Biblioteca Pública Mario Vargas Llosa), o privadas (la Escuela de Música Creativa), todos (estos y los que faltan, que nos perdonen), sugirieron subrayar en las actividades la vida de barrio en Malasaña, la que transcurre bajo la luz solar.

Tratando de hacer equilibrios sobre este eje, se pensó hacer un documental a muchas manos, en la línea del Life in a day de Ridley Scott o, más cercanamente, del reciente Usera en un día. Tras meses de trabajo colaborativo y un esprint final para tenerla a punto a tiempo, la película será presentada a los vecinos –muchos aparecerán como codirectores en los títulos de crédito- el sábado 21 a las 20 h. Para calentar motores, Guerrilla Food Sound System (plataforma libre de difusión cultural) estarán haciendo talleres desde las 18 h. Después, a las 21 h., continuará el cine en Barceló, con la proyección de un montaje de imágenes de cine mudo de los hermanos Lumière con sonorización en directo a cargo de Vinyl Lovers Films, sello del Dj barcelonés Esteban Lahoz, que utiliza únicamente el vinilo y música de vanguardia para musicar filmes clásicos

Un collage pegado por alguien que conoce bien Malasaña

Los narradores de Sol de Malasaña son todos los vecinos que han hecho un parón en su día a día para compartir un pedacito de su tiempo en forma de vídeo grabado con el móvil. De sus vidas –sus casas, sus trayectos, su trabajo-, y de las propias calles del barrio, están hechas las teselas que habrán de dar forma a la película. Sin embargo, alguien tenía que poner orden y concierto en busca de una narrativa coherente. Juanjo Castro ha sido elegido para ello.

Castro es malasañero de rancio abolengo y tiene experiencia como contador de Malasañas, como demostró en su documental Me gusta Malasaña, que tendrá continuación. La película se estrenó este mismo año en el marco de las Fiestas del Dos de Mayo, lo que da idea de la implicación cineasta y barrio. Para él, Sol de Malasaña ha resultado todo un reto, nos cuenta:

Hacer un documental de este tipo ha sido muy atractivo. Al principio no sabíamos qué nos íbamos a encontrar, y eso tiene algo fascinante. Enfrentarte a un material que no está hecho por profesionales, que es lo interesante, te hace estar muy abierto. Han llegado vídeos de todo tipo y lo que he intentado es crear una historia compuesta de muchas microhistorias.

El próximo viernes el cine vuelve a la plaza y promete ser especial ¿Nos vemos allí?

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2017 - 15:59 h

Descubre nuestras apps

stats