La portada de mañana
Acceder
La monarquía cuesta a los españoles mucho más de lo que reflejan sus cuentas
Verano sin mascarillas en el exterior y con vacunas, pero aún con restricciones
Estudiantes y salud mental en la era COVID: "Creía que no podía y me preguntaba si valía para esto"

Sánchez Dragó llama a boicotear la primera carnicería vegana que se abre en Madrid

Morcilla vegana de Compasión, elaborada con  Alubias Negras, cebolla, arroz, harina de maíz, harina de algarroba, salsa soja, comino, pan rallado sin gluten, aove, pimiento negra, canela, anís, pimentón dulce, pimentón picante y sal

De acuerdo con que "carnicería vegana" es un oxímoron que chirría al leerlo o al escucharlo pero de ahí a pedir boicotear un negocio de proximidad como el que recientemente ha abierto en el número 4 de la calle del Espíritu Santo, en Malasaña, y que se presenta como tal y como el primero de su especie que abre en Madrid, hay mucho trecho y es justo lo que ha hecho el siempre polémico Fernando Sánchez Dragó, vecino de este barrio, al descubrir la novedad que representa Compasión, que así se llama el sitio.

De momento, el pretendido boicot al que animaba el escritor se le ha vuelto en su contra, recibiendo un sinfín de críticas en redes sociales, las mismas a través de las que había querido lanzar la campaña en contra de un establecimiento que elabora artesanalmente la práctica totalidad de los productos que vende en un obrador que tiene en el cercano distrito de Tetuán.

De allí salen a diario las recetas de 'carnes' rojas, blancas y embutidos veganos que elaborados con productos como seitán, shitake, setas, tempeh, tofu y un montón de especias, venden después en Espíritu Santo. También es en su obrador donde elaboran platos de cocina tradicional con ingredientes veganos. Todo ello sin emplear aditivos químicos ni espesantes, que es algo que Sánchez Dragó afirma, sin razón, que tiene "la llamada carne vegetal".

Para justificar su llamada al boicot, Sánchez Dragó también indica que "si cunde el ejemplo" y prosperan estas carnicerías "las vacas, los corderos, las gallinas y oras especies animales se extinguirían. Y la ganadería, también".

El mundo vegano no ha tardado en reaccionar al ataque de Sánchez Dragó, que estaría consiguiendo justo lo contrario a lo que querría: publicidad gratuita desde sus redes para un negocio que detesta, además de un buen número de críticas hacia su persona. De estas últimas, un "Estás descatalogado", es de lo más suave que se le ha dicho.

Se da la circunstancia de que en el número 4 de Espíritu Santo ha habido carnicerías desde hace 75 años. Carnicerías de las de antes, claro está. El local llevaba años cerrado desde que la última que estuvo en él cerró ante las pretensiones económicas de los dueños del espacio.

Desde entonces, sólo esta carnicería 3.0 es la que se ha atrevido a rescatar a este local de la nada comercial en la que ha permanecido en los últimos tiempos.

El proyecto, según sus responsables, dos jóvenes emprendedoras, surge de combinar dos valores: la pasión y la satisfacción que les produce elaborar recetas con las que "estamos contribuyendo a la salud y al respeto del planeta y los animales", y la compasión que dicen sentir por el hecho de saber que ambos, planeta y animales, están sufriendo. Además, echan mano de la cuarta acepción que contempla la Rae para el término 'carne' hasta para negar el supuesto oxímoron que se le puede imputar a una carnicería vegetal: "Parte de un fruto o de un tubérculo, generalmente blanda, que está bajo la cáscara o la piel".

Convivencia frente a confrontación y alternativa alimenticia es lo que dice propugnar Compasión.

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2021 - 15:17 h

Descubre nuestras apps