La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

El Citroën C5 Aircross se convierte al ‘credo’ híbrido enchufable

Citroën C5 Aircross Hybrid.

Nadie duda de que el futuro del automóvil será eléctrico, pero cada vez surgen más dudas acerca del tempo con que tendrá lugar esta transición, pues las ventas de modelos 100% de baterías siguen siendo testimoniales en numerosos mercados. Lo que sí parece claro es que el presente, al menos en Europa, es de los híbridos y que, dentro de estos, los de tipo enchufable (PHEV) van a invadir -ya lo están haciendo- la gama de muchas marcas, necesitadas de anotarse ventas de vehículos de cero y muy bajas emisiones para atenerse a los límites impuestos por la UE en esta materia.

La francesa Citroën no es ajena a esta exigencia, y de ahí que acabe de poner a la venta en España la variante PHEV de uno de sus coches más populares, el C5 Aircross, que lleva vendidas en el continente 250.000 unidades desde el lanzamiento de su generación actual hace un par de años. En nuestro país se han entregado en ese tiempo más de 15.000 unidades, correspondientes por cierto en su mayoría a versiones altas de gama y personalizadas, como ocurre con otros modelos de Citroën.

El C5 Aircross Hybrid, como se conocerá comercialmente, atesora los mejores argumentos de sus hermanos de combustión interna. Dos de los más destacados son la suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos, de serie en toda la gama, y los asientos Advanced Comfort, que mima a los pasajeros con su efecto acolchado, su mullido y su sujeción.

También se mantienen intactas las cotas del habitáculo, donde las plazas traseras recuerdan el gran especialista en monovolúmenes que ha sido y es Citroën. Además de ser tres asientos individuales e iguales en tamaño, se pueden reclinar en cinco posiciones, deslizar a lo largo de 150 milímetros y abatir hasta habilitar un suelo completamente plano. Cada una de las plazas es capaz de albergar una sillita infantil, y en el caso de que se necesite utilizar solo una, queda espacio suficiente para que dos adultos se acomoden a su lado sin hacer contorsionismo.

El sistema híbrido enchufable del C5 Aircross sí afecta, sin embargo, a la capacidad de carga, pero de manera indirecta. En lugar de los 580 litros, que llegan a 720 cuando la segunda fila de asientos se lleva al tope de su recorrido longitudinal, de las versiones térmicas, aquí se dispone, respectivamente, de 460 y 600 litros, lo que supone una merma de 120 litros.

Pues bien, esa pérdida no se debe en sí a la intrusión de la batería de alto voltaje en el espacio del maletero, sino a la presencia de un eje trasero multibrazo que se ha incorporado -este sí- para soportar el peso extra de esa batería, calculado en unos 350 kilos (que no son poca cosa).

Viejo conocido de otros modelos del Grupo PSA, el esquema de propulsión que se utiliza en esta ocasión se compone de un motor de gasolina PureTech de 1,6 litros de 180 CV y otro eléctrico de 80 kW que, en conjunto, desarrollan 225 CV y 320 Nm de par máximo. La batería de que se nutre este último propulsor tiene 13,2 kWh de capacidad y permite recorrer 55 kilómetros sin emisiones locales, circunstancia por la que el coche tiene el distintivo ambiental Cero de la DGT. La homologación le otorga 1,4 litros/100 km de consumo combinado y 32 gramos de CO2 por kilómetro.

En la conducción real a la que lo hemos sometido durante una jornada de pruebas en Madrid, el consumo medio se ha situado por debajo de 5 litros/km escogiendo comenzar la ruta en modo 100% eléctrico, con el que se inicia la marcha por defecto, y pasando pronto al modo híbrido o automático, en el que el coche elige en cada momento la propulsión que más conviene a la eficiencia general. Un tercer programa, Sport, emplea sobre todo el motor de gasolina para favorecer las mejores prestaciones y solo excepcionalmente cuenta con apoyo de la parte eléctrica.

El C5 Aircross Hybrid dispone además de la función eSave, con la que podemos reservarnos energía eléctrica para 10 o 20 kilómetros, pongamos por caso para acceder a una zona de bajas emisiones (ZBE), como Madrid Central, al término de un viaje que, de lo contrario, habría agotado con seguridad las baterías. A este respecto, este modelo incorpora, como otros de PSA, un testigo -colocado en el retrovisor interior y visible desde fuera del coche- que indica cuándo el vehículo está rodando realmente sin recurrir al motor de gasolina.

La palanca del cambio automático de ocho velocidades cuenta con una posición específica, B (de Brake, freno en inglés), gracias a la cual no solo cabe forzar la regeneración de energía -en otras palabras, convertir la energía cinética del coche al avanzar en energía eléctrica- destinada a la batería, sino también afrontar las bajadas muy pronunciadas con mayor seguridad y sin fatigar los frenos, por obra del freno motor.

Los 4,7 litros/100 km de nuestro recorrido fueron el resultado de recorrer 94 kilómetros a una media de 57 km/h y reservar batería para 12 kilómetros para una hipotética llegada a un parking subterráneo o una ZBE.

En el uso canónico de los híbridos enchufables, los 55 km de autonomía se aprovecharán seguramente para ir al trabajo y volver a casa, donde el coche se enchufará para tener la batería otra vez operativa al día siguiente. Según los cálculos de Citroën, el 75% de los europeos hace menos de 40 kilómetros al día para atender sus obligaciones laborales y de otro tipo. La gracia es que el mismo vehículo sirva también para desplazamientos largos porque, cuando se agota la batería, el motor térmico está siempre ahí para tirar del carro.

El nuevo SUV francés se suministra de serie con un cargador de 3,7 kW y ofrece como opción uno de 7,4 kW. En una toma doméstica normal, la recarga lleva unas 7 horas; en una reforzada el proceso se acorta a 4 horas, y en un poste público se queda en 2 horas.

Durante la prueba por carreteras de Madrid hemos confirmado que ni esta ni las demás versiones del C5 Aircross invitan a conducir rápido, sino a disfrutar de las comodidades que se ofrecen: la de los asientos Advanced Comfort, la suavidad de la suspensión de amortiguadores progresivos y el eficaz aislamiento acústico que a uno le hace sentir dentro de una burbuja como las que hoy están por desgracia de moda.

El modelo está disponible en dos acabados, Feel y Shine, a la venta desde 40.900 y 43.850 euros, respectivamente, según precio de tarifa. Con los descuentos del fabricante, el C5 Aircross Hybrid más asequible sale por 34.350 euros, a los que se pueden restar 2.600 más si el comprador, con titánico esfuerzo, accede a las ayudas del Estado.

Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2020 - 13:55 h

Descubre nuestras apps

stats