El Mazda MX-30 convence también en carretera y prepara su versión de autonomía extendida

Mazda MX-30.

Tras probar el MX-30, el primer modelo 100% eléctrico de Mazda, este verano en un recorrido eminentemente urbano, días atrás hemos podido conducirlo por carretera, así como obtener más información sobre los planes de electrificación de la marca y la utilización que pretende dar a este sistema de propulsión en otros modelos de la gama actual o futura.

En esta ocasión se proponía a los periodistas una ruta casi enteramente extraurbana y que atravesaba algunos de los mejores parajes que atesora la Comunidad de Madrid para los amantes de la conducción. Mazda quería demostrar que los 200 kilómetros de autonomía del MX-30, escasos para los más críticos, son suficientes no solo para moverse por ciudad durante tres o cuatro días antes de recargarlo, sino también para cubrir un recorrido como este, más exigente para el motor de 145 CV y, sobre todo, para la batería de 35,5 kWh.

En efecto, nosotros pudimos completar la ruta de 100 kilómetros habiendo conservado batería para recorrer otros 100, todo ello sin realizar una conducción más cuidadosa de lo normal en cuestión de consumo eléctrico pero jugando, eso sí, con las levas tras el volante para regular (en cinco grados diferentes) la regeneración de energía.

Así como en la prueba urbana del mes de julio obtuvimos un registro de unos 15 kWh/100 km, con el que el coche puede alcanzar hasta 265 kilómetros entre recargas (puedes leer aquí el artículo), ahora la cifra presente en el cuadro de instrumentos oscilaba entre los 17 y 18 kWh/100 km. Para un modelo que carga permanentemente con el lastre de 310 kilos de baterías, se trata de unos números más que razonables que hablan de la eficiencia del sistema.

No obstante, la compañía japonesa ha prestado oídos a quienes reclaman una autonomía mayor y tiene previsto comercializar una versión de rango extendido que empleará un motor rotativo de gasolina, el nuevo Skyactiv-R. Este propulsor actuará únicamente como generador de electricidad para la batería y no tendrá conexión con las ruedas. Basta abrir el capó delantero del MX-30, donde el pequeño motor eléctrico suministrado por Hitachi apenas ocupa la mitad del espacio disponible, para darse cuenta de que todo está preparado ya para esa incorporación.

El director de Marketing de Mazda España, José Manuel Loscos, ha confirmado el lanzamiento de esta variante de autonomía extendida, en un momento aún por precisar, y también el de nuevos motores de seis cilindros microhíbridos e híbridos enchufables que contribuirán a que la marca pueda reducir un 50% las emisiones de CO2 de cada vehículo que fabrica -considerado su ciclo de vida completo- antes del año 2030.

El subchasis donde se montan las baterías producidas por Panasonic goza de la flexibilidad necesaria -ha desvelado asimismo Loscos- para que Mazda pueda instalar con facilidad packs de baterías de mayor o de menor tamaño ya sea en el MX-30 o en otro modelo de la compañía.

De igual modo que en plena era del downsizing de los motores Mazda defendía que estos debían tener el tamaño y la potencia adecuados a cada vehículo, ahora sostiene que una batería como la de 35,5 kWh es apropiada para un coche de las dimensiones y peso del MX-30, sobre todo en vista de que, según un estudio reciente, los conductores europeos recorren al día 47,5 kilómetros de media, cifra que desciende a los 44,3 en el caso de los españoles.

Loscos ha dado a conocer otro dato interesante del nuevo modelo, y es que presenta una rigidez torsional un 30% superior a la del CX-30, que es prácticamente su gemelo de gama con motor de combustión, y ello a pesar de carecer de pilar central debido a sus puertas traseras de apertura invertida, sin duda el rasgo de diseño más característico del coche.

En la prueba por las sinuosas carreteras madrileñas hemos podido percibir con mayor claridad que en el uso urbano otro rasgo que distingue al MX-30 de otros eléctricos puros, la incorporación de un sonido artificial que emula -con notable fidelidad a nuestro parecer- el que produciría un modelo de gasolina convencional en las mismas circunstancias. La verdad es que el efecto está tan bien conseguido que uno puede no percatarse de él olvidando por un momento que los eléctricos no suenan así y que los sonidos que se les añaden a posteriori se emiten generalmente a baja velocidad con el fin de advertir de la presencia propia a los peatones.

Mazda España prevé que el MX-30 suponga el 3% de sus ventas en 2020, lo que supone vender alrededor de 350 unidades en lo que resta de año. De ellas, el 57% corresponderán a la llamada 1st Edition, que por un mínimo suplemento (250 euros) sobre el precio de la versión básica (Origin) incluye elementos de lujo como los faros full led adaptativos, llantas de 18 pulgadas y asientos con calefacción, memoria y, en el caso del conductor, ajuste eléctrico.

Los precios de tarifa arrancan en los 34.375 euros del acabado Origin y suben a los 34.590 del 1st Edition, los 36.850 del Evolution y los 38.250 euros del Zenith. Aplicando un descuento general de 1.210 euros y las ayudas del Plan Moves, el modelo está disponible desde 27.880 euros. Mazda se hace cargo además del coste del wallbox en casa del comprador, valorado en 840 euros y suministrado por Iberdrola gracias a un acuerdo que permite además recargar a 3 céntimos de euro cada kWh de 1 a 7 de la mañana, siempre con energía 100% renovable certificada.

Etiquetas
Publicado el
29 de septiembre de 2020 - 12:33 h

Descubre nuestras apps

stats