"Viva Murcia": condenado un joven español a 18 meses de cárcel en Reino Unido por dañar un Picasso

Buste de femme

Un joven de 20 años vecino de El Mirador, en la localidad murciana de San Javier, ha sido condenado por la justicia británica a 18 meses de prisión por dañar y golpear el cuadro de Picasso ‘Busto de una mujer’, una obra valorada en más de 22 millones de euros y que se encuentra expuesto en la Tate Modern de Londres.

Más allá del Picasso de Botín: cuando el contrabando nutre las arcas públicas

Más allá del Picasso de Botín: cuando el contrabando nutre las arcas públicas

El condenado es Shakeel Ryan Massey, que había comenzado sus estudios en la Universidad de Cartagena tras finalizar un bachillerato especializado en Artes Plásticas. En una nota que escribió antes de cometer el acto vandálico se hacía llamar a sí mismo "El indiako d'el Mirador" y contaba cómo había planeado durante tres años la acción, a la vez que se despedía de algunos de sus amigos y advertía: "No creo que llegue a ser uno de los mejores de nuestros tiempos, pero sí el más prolífico, y espero volver en un par de años habiendo conseguido todo lo que creíais que era capaz de conseguir y más". La carta se remataba con un "viva Murcia y viva El Mirador" y fue subida a sus redes sociales minutos antes de dañar el cuadro.

Massey ha admitido haber dañado la pintura el pasado 28 de diciembre. Según la BBC, en el momento de su arresto se defendió diciendo que la acción era “una performance”. El condenado golpeó el cuadro varias veces con un candado antes de arrancarlo de la pared y arrojarlo al suelo. El juez le ha reprendido por entender que se trató de un acto que hizo para “buscar notoriedad y cinco minutos de fama”, según la información de la cadena pública británica.

Durante el juicio, varios expertos se encargaron de explicar al tribunal que la reparación de la obra, que llevaría al menos un año y medio, tendría un coste de 350.000 libras.

La obra en sí es el retrato que Picasso hizo de su amante Dora Maar, una artista francesa a la que el malagueño maltrataba tanto física como psicológicamente, llegando a tener que utilizar con ella técnicas de electroshock.

Fue pintada en su estudio de Rue des Grands-Augustins, en París, en mayo de 1944 en París, durante los meses finales de ocupación Nazi.  El mismo lugar donde unos años antes, en 1937, el malagueño había pintado el Guernica y la propia Maar lo había fotografiado mientras trabajaba.

Etiquetas
Publicado el
27 de agosto de 2020 - 22:00 h

Descubre nuestras apps

stats