Navarra no quiere tener un verano "fallido como el anterior" y Salud mantendrá una flexibilización "prudente" de las medidas

La consejera de Salud, Santos Induráin. EFE/ Jesús Diges/Archivo

La consejera navarra de Salud, Santos Induráin, y el director general del ramo, Carlos Artundo, han destacado este martes la mejoría de la situación sanitaria en la comunidad foral gracias al avance de la vacunación, pero han pedido "no bajar la guardia" para evitar una nueva ola de la pandemia tras el verano, como sucedió el año pasado tras los Sanfermines. "No podemos ahogarnos en la orilla y más cuando tenemos al alcance la tabla de salvación de la vacunación", ha señalado la consejera Induráin.

El Gobierno de Navarra se gastó más de 2 millones de euros en la reserva de camas de la red privada para pacientes con COVID-19

El Gobierno de Navarra se gastó más de 2 millones de euros en la reserva de camas de la red privada para pacientes con COVID-19

Los principales responsables del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra han comparecido este martes en el Parlamento foral, donde han explicado que Navarra seguirá la hoja de ruta que se ha diseñado y que se ha venido cumpliendo hasta la fecha a la hora de flexibilizar las medidas para contener la pandemia. Carlos Artundo ha avanzado que ya se trabaja en una flexibilización de las restricciones en la hostelería y el sector de la cultura, si bien no ha concretado en qué aspectos. "Será una flexibilización progresiva y prudente", ha enfatizado el director general de Salud, que también ha apuntado que de cara al periodo estival "habrá que replantear la hoja de ruta" tras analizar el impacto que tienen las últimas semanas de flexibilización de restricciones junto con la evolución de la vacunación, con el fin de plantear "el marco de las reglas de juego para el verano".

Salud no quiere un nuevo verano "fallido" como el del 2020, en el que tras los Sanfermines se registraron varios brotes numerosos de contagios que obligaron incluso a confinar el barrio pamplonés de Mendillorri, y al que siguió un otoño en el que la comunidad foral lideró la tabla de incidencia acumulada del país. La consejera de Salud ha explicado que pese a que ahora se estén flexibilizando las medidas se sigue monitorizando las diferentes situaciones "no solo en contagios, sino en la repercusión en el sistema hospitalario" para endurecer las restricciones "cuando sea necesario".

La consejera Induráin ha destacado que "por primera vez en el pulso contra la pandemia el tiempo juega a nuestro favor y no en nuestra contra", pero ha pedido no bajar la guardia para que la incidencia continúe a la baja las próximas semanas.

Sin ingresos ni fallecidos con COVID-19 en la última jornada

Por el momento todos los indicadores de la pandemia continúan a la baja en Navarra, que este lunes no ha notificado fallecimientos de pacientes con COVID-19 por octavo día consecutivo, ni tampoco ha registrado ingresos hospitalarios relacionados con esta enfermedad.

Los contagios por su parte se mantienen por debajo del centenar desde hace más de dos semanas. El Servicio Navarro de Salud (Osasunbidea) ha detectado 53 casos de coronavirus tras haber realizado 1.955 pruebas diagnósticas (770 PCR y 1.185 test de antígenos) que sitúan la positividad del 2,7%, todavía lejos del 5% que la Organización Mundial de la Salud ha marcado como barrera en el que se considera muy elevada la transmisión comunitaria.

Sobre los nuevos contagios en Pamplona y su comarca se registraron el 60% de los casos positivos, en el área de Tudela, el 9% y en el área de Estella-Lizarra, el 2%. Los demás positivos (29%) se reparten por otras zonas de Navarra. En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, el grupo mayoritario es el de 45 a 59 años, con un 29%; seguido del de 15 a 29 años, con un 24%. A continuación, se sitúan los grupos de 30 a 44 años, con un 22%; y de menores de 15 años, con un 16%. Finalmente, se encuentra la franja de 60 a 75 años, con un 7%; y el grupo de mayores de 75 años, con el 2% de los nuevos contagios. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 35,3 años.

La ocupación hospitalaria continúa es descenso en la comunidad foral después de que en la última jornada no se hayan producido ingresos de pacientes con COVID-19 en planta ni tampoco en UCI, algo que no sucedía desde hace 10 días. Así, tras el balance de ingresos y altas, 64 personas permanecen ingresadas con y por COVID-19 (13 menos que el día anterior), 13 de las cuales se encuentran en puestos UCI (cuatro menos que ayer) y otras seis en hospitalización domiciliaria (seis menos que en la jornada anterior). Los demás, 45 pacientes, están en planta (tres menos que el día previo). 

En cuanto al proceso de vacunación, el lunes se administraron 3.673 dosis, lo que eleva el número de vacunas administradas a 370.357, de las 384.945 recibidas hasta el momento en Navarra. Las personas que han completado su vacunación hasta la fecha son 129.662, tras haber recibido ayer su segunda dosis 1.499 de ellas.

Santos Induráin ha señalado en el Parlamento que se administran "un 99% de las vacunas que recibimos y reforzamos los dispositivos para ir incrementando conforme vayamos recibiendo más vacunas en junio". En ese sentido, ha explicado que si hasta ahora estaban llegando 23.000 vacunas semanales de Pfizer, a partir de la semana que viene serán 37.000.

síguenos en Telegram

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2021 - 14:15 h

Descubre nuestras apps

stats