Los salarios seguirán adelgazando

Uno de los “hechos estilizados” más arraigados entre los economistas es que la participación de los salarios –técnicamente masa salarial o remuneración de los asalariados- sobre el PIB es constante y, que además, está alrededor de 2/3. En otras palabras, de cada 100 unidades producidas en un país los trabajadores reciben 67 unidades y el capital, 23 unidades. Es casi un dogma de fe académico desde que Kaldor lo estableció en 1957.

Sin embargo, este hecho estilizado es completamente falso. Desde la década de los años 80, la participación de los salarios en el PIB se ha venido reduciendo en casi todos los países del mundo.

En el caso de España, esta reducción es especialmente intensa. Desde el año 1976 la participación de los salarios en el reparto de la “tarta nacional” se ha venido reduciendo sistemáticamente, tal y como se aprecia en el gráfico. En concreto, los salarios han pasado de representar el 68% del PIB en 1976 al 54% en 2013, de acuerdo con las estimaciones de la Comisión Europea. Y, lógicamente, la retribución al capital -y demás factores productivos- ha crecido desde el 32% del PIB al 46%. Estos datos quieren indican que la mayor parte de las ganancias de productividad de los últimos 40 años han ido a parar a manos del capital.

Para hacernos una idea de lo que esto representa, voy a ilustrarlo con un ejemplo. Si el peso de los salarios en la economía se hubiera mantenido constante e igual al de 1976, entonces el salario medio en España hoy sería un 27% más alto. O si se prefiere, el sueldo medio anual sería unos 9.000 euros más alto. No está nada mal, sin duda.

Es cierto que este no es un fenómeno exclusivo de España, pero aquí es mucho más intenso que en otros países. Según los datos de la Comisión Europea, Portugal, Irlanda, Japón y España encabezan el ranking de caídas, seguidos muy de cerca por Italia. Esto merece una reflexión. Cuando a los países del Sur se nos piden sacrificios salariales en favor de una supuesta recuperación de la competitividad, habría que responder que ya se vienen realizando sacrificios desde hace 40 años de forma sistemática. Y con pobres resultados por lo que se ve.

Por cierto, si buscan Alemania en el gráfico no está. Hay datos desde 1991. Desde ese año, el peso de los salarios alemanes sobre el PIB ha caído 3,8 puntos. En el mismo periodo, en España ha caído 8 puntos.

Los motivos que hay detrás de esta caída del peso de los salarios son variados. Un reciente estudio de Elsby, Hobijn y Sahin sobre Estados Unidos explica que –principalmente- es la competencia de los países con salarios bajos, como China, la que está provocando el comportamiento a la baja de la masa salarial. España, especializada en industrias de tecnologías bajas y medias, estaría sufriendo más intensamente esta competencia. Pero se analizan otros factores, entre los que destacan:

  • Un elemento distorsionador que es de tipo estadístico. El aumento del autoempleo o, en terminología española, de los autónomos. Esto reduciría el peso del empleo asalariado, con independencia de que sean falsos empleados o no.

La pérdida de la industria. La industria tiende a pagar mayores salarios que los servicios y su desaparición en muchos países favorece una caída del peso de los salarios. En este punto, por ejemplo, Economistas Frente a la Crisis ha venido insistiendo en la necesidad de impulsar una política industrial activa.

  • La sustitución de trabajadores por nuevas tecnologías y una mayor automatización. Algo que, además, estaría impactando especialmente sobre los trabajadores de conocimientos medios, tales como licenciados sin especializaciones adicionales.
  • La pérdida de peso social y político de los sindicatos. En este caso, la menor capacidad de negociación de los sindicatos a favor de los empresarios llevaría aparejada una mayor retribución del capital.

La pregunta ante toda esta evidencia es bastante evidente: ¿qué se puede hacer?

Siga leyendo más aquí

Etiquetas
Publicado el
13 de febrero de 2014 - 11:46 h

Descubre nuestras apps

stats