eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Gobernar en la fragmentación. Sí se puede

Un repaso a la naturaleza de nuestros gobiernos autonómicos muestra que los ciudadanos están habituados a convivir con ejecutivos que no disponen de mayoría en el parlamento, y que, contra lo que a veces se cree, no son necesariamente castigados en la urnas por ello.

En el momento de escribir estas líneas, casi la mitad de los españoles viven en comunidades autónomas gobernadas por una coalición de partidos que no tiene mayoría absoluta en el parlamento regional. Es, como muestra el gráfico 1, la fórmula de gobierno autonómico más común de todas, e incluye a gobiernos de todos los colores ideológicos: la coalición de PP y Ciudadanos en Andalucía, el gobierno vasco entre PNV y PSE, el catalán entre Junts per Catalunya y Esquerra, o muchos de los gobiernos en funciones salientes, como el aragonés entre PSOE y Chunta Aragonesista. La siguiente categoría más común es la de los gobiernos de un solo partido en minoría: un 32 por ciento de los españoles viven en comunidades autónomas con esta fórmula. Juntando estas dos categorías, ocho de cada diez españoles viven con gobiernos autonómicos que no tienen mayoría absoluta en el parlamento, y que por tanto han de negociar apoyos con fuerzas que no están en el ejecutivo para ser investidos y aprobar leyes y presupuestos. Solo dos comunidades autónomas tienen hoy gobiernos de coalición con mayoría absoluta en el pleno (Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha), y solo una tiene un gobierno de un solo partido con mayoría absoluta (Galicia). 

Gráfico 1. Población española residente en comunidades autónomas con diferentes formas de gobierno, en porcentaje sobre la población total (Junio de 2019).

graf1

Estos números cambiarán algo en las próximas semanas, como consecuencia de las investiduras de los gobiernos que salieron de las elecciones del pasado 26 de Mayo. Así, Extremadura y Castilla-La Mancha pasarán a formar parte del grupo de comunidades autónomas gobernadas por un solo partido con mayoría absoluta, mientras que las Islas Baleares, entre otras, seguirán la senda valenciana de transitar de un gobierno de coalición en minoría a tener un gobierno de coalición con mayoría tras la incorporación de Podemos al ejecutivo. Pero el panorama general no cambiará mucho: habrá seguramente más gobiernos de coalición con mayorías absolutas, pero también muchos de los gobiernos en funciones que hoy son de un solo partido es previsible que pasen a ser de coalición en minoría. Así pues, la mayor parte de los ciudadanos seguirán siendo gobernados por ejecutivos de coalición que no gozan de una mayoría absoluta en la cámara legislativa autonómica.

¿Cómo les fue electoralmente a los diferentes tipos de gobiernos en las elecciones autonómicas de 2019? ¿Fueron los gobiernos de coalición sin mayoría en el parlamento más penalizados que los demás en las urnas ante su supuesta mayor incapacidad de aprobar leyes y presupuestos? El gráfico 2 muestra el cambio en el porcentaje de voto del conjunto de los partidos en el gobierno entre 2019 y 2015 para todas las comunidades autónomas en las que se celebraron elecciones en esta pasada primavera (todas excepto Galicia, Andalucía, País Vasco y Cataluña). Los puntos por encima de la línea roja reflejan “ganancias” (los partidos en el gobierno obtuvieron un porcentaje de voto más alto en 2019 que en 2015), y los puntos por debajo, “pérdidas” (los partidos en el gobierno obtuvieron un porcentaje de voto más bajo en 2019 que en 2015).

Gráfico 2. Cambio en el porcentaje de voto de los partidos en el gobierno 2015-2019, en función del tipo de gobierno en el momento de celebración de las elecciones.  

graf1

No tenemos mucha evidencia para decir que los gobiernos de una determinada fórmula hayan sido sistemáticamente premiados o penalizados por los votantes en 2019. Los únicos gobiernos que perdieron votos en 2019 son los de un solo partido, pero es cierto que son los únicos de toda la muestra gobernados por el Partido Popular. De entre los gobernados por el PSOE, en todos ellos los partidos en el gobierno experimentaron en su conjunto un crecimiento en los apoyos, y el mayor de ellos, en una comunidad autónoma gobernada en minoría por una coalición  (Aragón). También crecen en porcentaje de votos los partidos en el gobierno de Cantabria (gobierno en minoría de PRC y PSOE), Navarra (Geroa Bai, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra) y Canarias (gobierno en solitario en minoría de Coalición Canaria). En definitiva, en 2019 los españoles no han castigado a los partidos que han tenido que gobernar en una situación parlamentariamente precaria. Si acaso, los han premiado.

Quizá sería conveniente incorporar esta información a las negociaciones para la formación de gobierno que tenemos encima de la mesa. Un elemento que sobrevuela el debate sobre la forma de gobierno es el del miedo de los negociadores a que la debilidad parlamentaria acabe siendo un lastre insalvable para la acción de gobierno. Indiscutiblemente, un gobierno con una sólida mayoría parlamentaria detrás podrá gobernar con más facilidad y logrará sacar más iniciativas legislativas adelante. Pero la experiencia autonómica nos muestra que también se puede gobernar teniendo que contar con el apoyo parlamentario de fuerzas políticas que no están en el ejecutivo, y que los ciudadanos no están penalizando a los gobiernos por hacerlo. Igual los ciudadanos se están adaptando al nuevo pluralismo y al multipartidismo mucho más rápido que las cúpulas de los partidos a los que votan. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha