eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El Ministerio de Defensa gastará alrededor de un 50% más de lo presupuestado

El secretario de Estado, Pedro Argüelles, ha presentado en el Congreso el presupuesto de Defensa: 5.765 millones de euros en 2015

En los ejercicios de 2012, 2013 y 2014 la diferencia entre el presupuesto presentado en el Congreso y el resultado final fue del 50%

Defensa reconoce: "Al igual que en años anteriores, no consignaremos estas cantidades [para el pago de armamento] en los presupuestos iniciales de 2015 (…)" y se tramitarán "por este procedimiento apropiado [decreto en agosto]"

El Gobierno propone un pacto para dotar a Defensa de una financiación estable

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, antes de su comparecencia esta tarde ante la comisión de Defensa del Congreso, para informar sobre los presupuestos de su departamento para 2015. / Efe

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha presentado este lunes en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados el presupuesto de su departamento para 2015: 5.765 millones de euros. Sobre el papel, esto implica un ligero crecimiento, una subida de apenas el 1% respecto de la cifra presupuestada este ejercicio: 5.740 millones.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa hace años que no cumple su presupuesto y no es una desviación menor. En 2013, Defensa presupuestó 5.934 millones de euros. Finalmente, gastó 8.403 millones. No fue una excepción. Durante los últimos tres años, la diferencia entre las cuentas que aprueba el Congreso de los Diputados y el gasto final ha rondado el 50%.

Ministerio de Defensa:  Variación entre presupuesto inicial y final.

Fuentes: Presupuestos Generales del Estado. Para el cómputo de 2014 se ha empleado el avance de la liquidación del presupuesto de este año (créditos totales). Elaboración propia.

Esta enorme diferencia entre la teoría y la práctica del presupuesto militar responde a una estrategia de comunicación del Gobierno, que intenta así evitar un titular incómodo: que los gastos en Defensa son una de las pocas partidas que no solo no se han recortado, sino que durante los últimos tres veranos –todos desde que gobierna Mariano Rajoy– el Ejecutivo ha aprobado en pleno agosto un real decreto para financiar varios programas de compra de armamento, como el caza EuroFighter 2000, el carro de combate Leopard o el blindado Pizarro. Estas inversiones en armas se firmaron entre 1996 y 2000, cuando el actual ministro, Pedro Morenés, era secretario de Estado de Defensa. En total, estas inversiones superan los 30.000 millones de euros que han sido duramente críticados incluso por el Ejército. Informes de la propia Secretaría de Estado de Defensa alertaron de abusos de la industria sobre el departamento, de la poca relevancia estratégica de los equipos de defensa adquiridos y del inexistente control en la ejecución de los contratos.

A pesar de que los contratos ya están firmados y que su pago no debería ser una sorpresa, el Gobierno de Rajoy nunca ha incluido en el presupuesto del Ministerio de Defensa el pago de este armamento, que siempre cubre por medio de ese decreto en pleno agosto. El último de ellos, el 1 de agosto, supuso una inyeción en el presupuesto militar de 883 millones de euros.

Para este año, el Gobierno ya ha asumido que deberá pagar 873,5 millones a la industria de armamento. Sin embargo, solo ha presupuestado en esta partida 6,8 millones en las cuentas que ha presentado en el Parlamento. El resto, se aprobará en verano, cuando la opinión pública esté de vacaciones.

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha confirmado que existirá otro Real Decreto en 2015 tal y como sucedió en los veranos de 2012, 2013 y 2014. "Al igual que en años anteriores, no consignaremos estas cantidades [para el pago de armamento] en los presupuestos iniciales de 2015 (…)" y se tramitarán "por este procedimiento apropiado (…) y que resulta completamente transparente", aseguró Argüelles en el Congreso confirmando que, de nuevo, la inversión en armas se pagará por decreto en agosto para evitar así el incómodo titular de que Defensa aumenta un 50% su presupuesto en plena crisis.

Todos los grupos parlamentarios de la oposición han criticado este modo de proceder por parte del Ministerio de Defensa. Según Irene Lozano, de UPyD, "no podemos debatir si el gasto del Ministerio de Defensa es mucho o poco porque no sabemos cuánto gasta este departamento". José Luis Centella, de IU, criticó que todos los veranos el presupuesto aumente por decreto: "No es que vaya a haber un acontecimiento especial que les obligue a modificar los presupuestos; es que ustedes lo saben y no modifican el presupuesto".

Más gastos sin sumar

Además de los contratos de armas que se pagarán en agosto, el presupuesto del Ministerio de Defensa tampoco incluye los presupuestos de sus Organismos Autónomos dependientes, como el Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa, o el Instituto Social de las Fuerzas Armadas, entre otros. De entrada, estos organismos elevan el presupuesto definitivo en más de mil millones: hasta los 6.853 millones de euros para 2015.

Además, en el trascurso del año se realizará una transferencia desde el Fondo de Contingencia al Ministerio de Defensa para sufragar los gastos de las misiones españolas en el exterior (Líbano, Mali, República Centroafricana, etc.). El Fondo de Contingencia es una partida que se fija en los Presupuestos Generales del Estado para hacer frente a los imprevistos. Sin embargo, las misiones en el exterior ya se conocen, aunque no se presupuestan. Esta práctica, que también tendrá lugar en 2015, ha sido criticada tanto por los grupos políticos de la oposición como por el propio Tribunal de Cuentas: causa distorsiones burocráticas, evita el escrutinio parlamentario y la justificación del Ministerio de que es gasto difícil de prever no resulta creíble para este Tribunal.

En 2014, el Fondo de Contingencia inyectó 722 millones de euros en el presupuesto de Defensa. Para 2015 se espera que ocurra lo mismo, según confirmó en su comparecencia el secretario de Estado de Defensa, aunque con una cantidad algo más reducida debido a la retirada de nuestro contingente en Afganistán.

De propina, el Ministerio usará otros dos mecanismos para aumentar su presupuesto sin que se note. El primero, con la venta de su amplio patrimonio inmobiliario, lo que ha procurado 193,5 millones de euros en 2014 y que probablemente volverá a notarse en el próximo ejercicio. Y, además, contará con las transferencias que realizan otros ministerios y administraciones a Defensa por servicios prestados, unos 21 millones de euros para 2014.

Ministerio de Defensa: Variación entre presupuesto inicial y final

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha