Casado acusa al Gobierno de "utilizar la vacunación con intereses partidistas" y, a la vez, de "no pintar nada en la vacunación"

Pablo Casado, este jueves.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, comenzó este jueves su intervención durante una jornada de la Fundación Concordia y Libertad –el think tank oficial del PP– en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), en Madrid, asegurando que la campaña electoral en Madrid no iba a "interferir" en su intervención en ese foro. Pero solo unos segundos después, el mismo Casado utilizaba su intervención para defender la gestión de las comunidades del PP, incluida Madrid, y cargar de nuevo contra el Gobierno. "Es importante que la presidenta Ayuso se haya comprometido con la cultura de la vida", decía.

El PP no logra apoyos para su "plan B jurídico", una de las propuestas estrella de Casado contra el estado de alarma

El PP no logra apoyos para su "plan B jurídico", una de las propuestas estrella de Casado contra el estado de alarma

En su discurso, lleno de contradicciones, el líder del PP acusaba por un lado al Ejecutivo de "utilizar" el proceso de vacunación "con intereses partidistas" y, a la vez, se preguntaba: "Si el Gobierno de España no pinta nada en la vacunación y en la pandemia, ¿para qué vale el Gobierno?" "No puede ser que cuando un país ha sufrido 100.000 muertos, tiene una población mayor atemorizada que lleva un año sin ver a sus seres queridos, no puede ser que la estrategia de vacunación, que es la gran esperanza, se utilice con intereses partidistas", lamentaba.

A renglón seguido, Casado insistía en que "la responsabilidad exclusiva sobre pandemias es del Gobierno de España", al que ha vuelto a acusar de utilizar el estado de alarma para "gobernar por decreto" y no dar explicaciones en los tribunales y de "parapetarse" en las comunidades autónomas, cuya gestión durante la emergencia sanitaria no ha dejado de destacar.

El líder del PP, a la vez que ha criticado que se ponga fin a la alarma el 9 de mayo –así lo anunció Sánchez el martes, condicionando ese final a un impulso en la vacunación– ha denunciado "la dejación" del Gobierno, insistiendo en pedir un "plan B jurídico" como el que su partido llevó al Congreso y que fue tumbado por el resto de los partidos de la cámara, con duras críticas de sus socios autonómicos como Vox y Ciudadanos. "Hasta el 9 de mayo hay tiempo para aprobar el Plan B jurídico. Si no tendremos que pensar que lo que más le importa a Sánchez no es la salud, sino no darnos la razón o no tener que reconocer que durante un año ha querido gobernar por decreto y estado de alarma", ha insistido.

Para Casado, la estrategia de los próximos meses debe ser "vacunas en los brazos y dinero en los bolsillos". "Hay que vacunar y vacunar" ha añadido, con una "buena campaña de vacunación y no una vacunación en campaña", ha concluido. También ha criticado el líder del PP que ante los problemas de la vacuna de AstraZeneca el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "se vaya a Angola sin dar ninguna explicación".

Casado ha confiado en la Agencia Europea del Medicamento (EMA) sobre la regulación de AstraZeneca aunque ha anunciado que el PP ha registrado "hoy mismo la comparecencia de la ministra de Sanidad para que explique qué está pasando". En su opinión, "los números" sobre la campaña de vacunación "no cuadran".

También ha defendido el líder del PP la "diferencia de criterios" entre las comunidades autónomas gobernadas por su partido a la hora de gestionar la pandemia, que han llevado por ejemplo a Castilla y León a suspender la vacunación con AstraZeneca mientras, al mismo tiempo, altos cargos de la Comunidad de Madrid se grababan poniéndose esa misma vacuna. Esas contradicciones –que también se han visto con los toques de queda o los confinamientos– se deben, a juicio de Casado, a la "concentración demográfica", la "dispersion hospitalaria" y el "envejecimiento de la población".

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2021 - 11:01 h

Descubre nuestras apps

stats