Catalunya y la amenaza del artículo 155 de la Constitución

Mariano Rajoy y Artur Mas, en el Palacio de la Moncloa.

La convocatoria de las elecciones catalanas el próximo 27 de septiembre ha provocado la reacción del Gobierno, que ha recordado a Artur Mas la existencia del artículo 155 de la Constitución española. Un apartado que permite al Ejecutivo intervenir una administración autonómica siempre que lo autorice el Senado. Pero, ¿en qué consiste? ¿sería posible aplicarlo? ¿qué pasaría al día siguiente de una declaración de independencia por parte de una comunidad autónoma?

Catalunya acelera, Euskadi se frena

Catalunya acelera, Euskadi se frena

El artículo 155 de la Constitución establece una serie de mecanismos excepcionales destinados a garantizar "la integridad y unidad de España". Este mecanismo constitucional nunca se ha puesto en marcha en nuestro país por lo que saber qué pasaría si se hiciera está sujeto a muchas interpretaciones. Como precedente destaca el caso de Irlanda del Norte donde en el año 2002 el gobierno británico suspendió por cuarta vez la autonomía de sus vecinos del Úlster.

"No es una suspensión de la autonomía, sino una sustitución de autoridades", comenta Teresa Freixes, catedrática en Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona. Freixes sostiene que la aplicación del 155 no entrañaría una gran dificultad y resume sus consecuencias: "No se deja que los parlamentos sigan funcionando y se sustituyen las autoridades"-

Para el profesor de la Universidad Complutense de Madrid Ángel Sánchez lo más delicado a la hora de utilizar este precepto constitucional es que no se tiene una experiencia previa. "El problema es que nunca se ha aplicado y se desconoce el desarrollo". Sobre lo que implicaría, Sánchez zanja: "Al Gobierno se le da una carta blanca".

El artículo 155, paso a paso

Lo primero que se tiene que dar para que el artículo 155 vea línea de salida es que una comunidad autónoma no cumpla con las obligaciones que establece la ley o atente gravemente contra el bien general de España. Si esto sucede, el Gobierno Central está habilitado para hacer un requerimiento al presidente autonómico que está obligado a atender al Ejecutivo.

Si dicho presidente hace caso omiso del requerimiento, el Gobierno debe presentar en el Senado las medidas que se quieren aplicar y ser aprobado por mayoría absoluta en la Cámara alta. "Este es uno de los pocos casos en los que se da tanto poder al Senado", explica Sánchez. El Gobierno no puede actuar unilateralmente, sino que tiene que someter la decisión a una votación en la cámara de representación territorial. Actualmente, el Senado cuenta con mayoría absoluta del PP.

Una vez aprobado por la Cámara alta, la clave está en esta parte del precepto: "El Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas", recoge. Sánchez asegura que esto "habilita a dar órdenes a los funcionarios autonómicos. Esto es fundamental". El profesor insiste en que "en principio no dice que el Gobierno pueda cargarse la autonomía, pero sí que se le da carta blanca para dirigir a los funcionarios". Esto significa que el Ejecutivo central puede dar órdenes a los policías autonómicos, a los profesores e incluso a los medios de comunicación públicos.

De utilizarse, considera Sánchez, "marcaría un antes y un después en la relación entre el Gobierno y las autonomías. En Reino Unido, Tony Blair suspendió la autonomía de Irlanda del Norte hasta que pudieron retomar las negociaciones" del proceso de paz, recuerda Sánchez.

¿Qué pasaría con Artur Mas?

Para el titular de la Complutense, el presidente catalán podría terminar en la cárcel: "A cualquier funcionario se le puede imputar y mandar a la cárcel. Y Mas es un funcionario".

Sánchez concede que no se puede saber "qué pasaría exactamente" después de aplicar el 155. Freixas señála que "las autoridades de la autonomía tendrían que ponerse a disposición del Senado". "Si el presidente de la Generalitat se resiste o desobedece el requerimiento o las posteriores medidas, evidentemente está ante un ilícito penal", confirma la profesora catalana.

La plataforma que promueve el independentismo en Cataluña, Assemblea Nacional Catalana, cree que el artículo 155 no se aplicará en ningún caso. "Entendemos que no se va a aplicar. Forma parte de esa campaña del miedo y de amenazas que ha llevado desde el minuto uno el Estado español frente al pueblo catalán por querer votar", ha asegurado Gabriel Rufián, portavoz de la plataforma. Para Rufián es "ciencia ficción política" intentar saber qué pasaría con Mas o con Cataluña después de la utilización del precepto. "De cara a la comunidad internacional sería algo muy grave e inaudito. La comunidad internacional tendría que pedir calma al pueblo español", ha concluido.

Etiquetas
Publicado el
8 de agosto de 2015 - 19:41 h

Descubre nuestras apps

stats